Jueves, 14 de Diciembre de 2017
15:56 CET.
Bolivia

Heridas en la tierra

Archivado en

El presidente boliviano Evo Morales amplía la lista de los enemigos del porvenir que diseña para su país. Es una reserva sin fondo. Se trata de un conjunto de fuerzas variadas que van desde fundaciones privadas, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación, empresarios, partidos opositores y el imperialismo yanqui, hasta las filas de algunas escuadras de la policía nacional.

Así lo ha dejado ver el dirigente en los discursos pronunciados durante el conflicto que ha sido (y es) el centro de la vida nacional en los últimos días: la construcción de una carretera que atravesaría el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), una reserva natural ubicada entre las provincias de Cochabamba y Beni, asentamiento de comunidades de moxeños, chimanes y yucarés.

Los moradores de esa región iniciaron una marcha de protesta sobre La Paz, negados a perder la virginidad y la pureza de su tierra. Morales reaccionó con severidad. Acusó (sin pruebas) a varios sectores de manipular a los caminantes y luego repitió una y otra vez esta frase cerrada: "Quieran o no quieran vamos a construir este camino y lo vamos a entregar en esta gestión".

El pasado 25 de septiembre un operativo policial interrumpió el viaje con una carga a degüello contra los indígenas. La violencia paró en seco a los hombres y mujeres que se dirigían a La Paz. La brutalidad del episodio y la reacción de los bolivianos hizo que renunciaran a sus cargos dos ministros y un viceministro.

Con la salida de esos funcionarios, Morales se propuso tomar distancia de la operación represiva. Y esta semana encontró otro poncho para aislarse de la golpiza. Dijo que detrás de la agresión existe una "mano negra" y que fueron agentes de la policía quienes filmaron y filtraron a la prensa las escenas de violencia para dañar la imagen de su Gobierno.

"Es muy raro, también quiero que se investigue. Siento que hay algunos policías que no quieren al presidente y al Gobierno y se aprovechan de esta clase de movilizaciones para calumniar", afirmó. Los indígenas reiniciaron su camino a la capital con un pliego de demandas. Si algo sale mal y hay que herir de muerte a la Pachamama (la Madre Tierra) o volver a golpear a los caminantes, Morales hallará enseguida un culpable. Evo es inocente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.