Tropicana

Mats Lundahl | Estocolmo | 10

En 1941 Tropicana contrató a bailarines de los Ballet Rusos. En esa producción, Chano Pozo era el rey de los tambores. Los jesuitas del cercano Colegio de Belén protestaron por el ruido selvático de aquella música, y hubo juicio.