Antigonón

María Matienzo Puerto | La Habana | 2

La puesta de Carlos Díaz y Rogelio Orizondo, reflejo de una sociedad inconexa, nos conmina a reírnos de nosotros mismos.