Miércoles, 21 de Agosto de 2019
Última actualización: 16:52 CEST
Represión

Gobierno 'reguló' a otros líderes evangélicos que participarían en evento sobre libertad religiosa

Culto evangélico en Cuba. (AIEC/FACEBOOK)

Pastores de la Convención Bautista Occidental y el Movimiento Apostólico permanecen "regulados" por las autoridades cubanas, confirmó este martes a DIARIO DE CUBA la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba (AIEC).

El Presidente bautista Daniel Llanes fue advertido de que había sido sancionado con esa limitación hace un par de semanas cuando se dirigió a la dirección de Inmigración y Extranjería de San José de las Lajas, donde reside, para actualizar su pasaporte.

Asimismo, este sábado fue retenido en el aeropuerto internacional de Santiago de Cuba el pastor Alain Toledano, invitado a un evento internacional sobre libertad religiosa, organizado por el Gobierno de EEUU en Washington.

Toledano es miembro del Movimiento Apostólico, una red evangélica de amplio crecimiento en la Isla, a la que el Gobierno ha obstaculizado su inscripción en el Registro de Asociaciones, y con la que en 2016 llegó a un punto crítico, cuando se hicieron frecuentes detenciones de líderes y demoliciones de templos.

También este domingo oficiales de Emigración y Extranjería negaron a los presidentes denominacionales Moisés de Prada y Álida León, de Asambleas de Dios y la Liga Evangélica de Cuba, respectivamente, tomar un vuelo en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana para el mismo evento en la capital estadounidense.

Esas denominaciones protestantes, debidamente inscritas en el Registro de Asociaciones, son la primera y la cuarta más grandes del país.

Ambas, así como la Convención Bautista occidental, junto a otras cuatro denominaciones, crearon a inicios de junio la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba (AIEC), entidad independiente y alternativa al oficialista Consejo de Iglesias de Cuba (CIC).

Aunque aseguraron "trabajar unidas en defensa de los valores bíblicos", de acuerdo con el acta fundacional, en las semanas siguientes la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, no inscrita en el Registro de Asociaciones y apadrinada por Mariela Castro, y el propio CIC, atacaron a la organización fraternal.

El sitio español REC, especializado en cobertura de temas religiosos, reconoció la valía de que naciera la AIEC "en un país que restringe tanto la libertad de asociación."

La negativa a participar en el encuentro con la sociedad civil en Estados Unidos, cuya segunda edición se realizaba este año, "está íntimamente relacionada con la creación de la AIEC y las 16 peticiones que un grupo de iglesias evangélicas llevaron ante el Estado durante la pasada reforma constitucional", explicó una fuente eclesial que prefirió mantener el anonimato.

"Las iglesias evangélicas fueron el principal grupo que enfrentó el proyecto constitucional comunista y en la ruptura de la tradicional y temerosa unanimidad en las votaciones dentro del periodo revolucionario", dijo la fuente, recordando el resultado de la votación, con más de un 10% de la población absteniéndose o apostando por el No.

Durante la pasada reforma constitucional, tutelada por el Partido Comunista, las iglesias cristianas y sus líderes fueron presionados para que votaran por el Sí, de acuerdo con denuncias de las propias iglesias.

Las peticiones de los creyentes iban desde mayor libertad de conciencia, y la no criminalización de la llamada por el régimen "acumulación de riquezas", hasta el entendimiento del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, así como mayor libertad religiosa.