Lunes, 20 de Mayo de 2019
Última actualización: 17:08 CEST
Represión

Yoendri Luna Caballero se convierte en el preso político número 48 de UNPACU

Yoendri Luna Caballero herido de arma blanca. (UNPACU)

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Yoendri Luna Caballero acaba de ser condenado a dos años y medio de prisión, con lo que se convierte en el preso político número 48 de esa organización.

Luna Caballero había sido citado el 7 de abril a la unidad policial de Siboney, poblado de Santiago de Cuba donde reside, denunció a DIARIO DE CUBA Carlos Amel Oliva, líder juvenil de UNPACU.

En esa cita, agentes de la Seguridad del Estado dijeron a Luna Caballero que "tenía que distanciarse de UNPACU", dejar de reunirse con sus dirigentes y de coordinar una de las células de la organización en Siboney, pues de no hacerlo debía "atenerse a las consecuencias", explicó Amel Oliva.

Ante la negativa del activista, Luna Caballero fue encarcelado y mantenido en prisión hasta que el pasado día 12 lo sometieron a un tribunal que lo acusó de "peligrosidad social predelictiva", uno de los delitos contemplados en el Código Penal cubano que el régimen suele utilizar para reprimir a los opositores pacíficos.

"Lo sancionaron a dos años y medio de prisión. Está en la tercera unidad policial de Santiago de Cuba, conocida como La Motorizada, y a sus familiares le dijeron que iba a ser trasladado a la prisión Aguadores", indicó Amel Oliva.

Luna Caballero se había sumado a UNPACU en 2017 y desde esa fecha se mantuvo muy activo con la organización.

No obstante, cuando a mediados de febrero los activistas de UNPACU sufrieron una oleada represiva que incluyó allanamientos de varias de sus sedes, violencia física y detenciones, y decidieron en protesta y como apoyo a la campaña por el No al Referendo constitucional convocado por el régimen, plantarse en huelga de hambre, Luna Caballero sufrió un "asalto".

Cuando el activista se trasladaba de Siboney a la sede de UNPACU en Santiago de Cuba para sumarse a la huelga de hambre, refirió Amel Oliva, "unos supuestos asaltantes lo apuñalaron".

Al asistir al hospital buscado socorro, Luna Caballero fue abordado por la Policía. El oficial le retuvo su teléfono móvil, que más tarde entregó a sus familiares, aunque sin la tarjeta microSD "que contenía algunas entrevistas a propósito de la campaña del No", aseguró Amel Oliva.

"Además, en vez de hacer una denuncia de oficio por las heridas de arma blanca al llegar al hospital, el Policía dijo que esta se haría más tarde. Hasta el día de hoy no se ha hecho tal acusación", apuntó el líder juvenil de UNPACU.

Aparte de esas irregularidades, luego de ser condenado, la familia de Luna Caballero solicitó al tribunal copia de la sentencia. "No quisieron dársela", denunció Amel Oliva.

Según el propio activista, los activistas de la organización han seguido recibiendo represalias "por las acciones en torno al Referendo constitucional. Han citado a participantes en la huelga de hambre, a activistas jóvenes de Palmarito de Cauto", dijo.

En ese poblado, "el tristemente célebre oficial Pagán ha citado a siete activistas de allí y los amenazó con llevarlos a prisión, todo eso en los últimos diez días", indicó Amel Oliva.