Sábado, 20 de Abril de 2019
Última actualización: 00:37 CEST
DISIDENCIA

Rosa María Payá pide en un encuentro con Bolsonaro 'apoyo a la comunidad cubana' en Brasil

Rosa María Payá Acevedo con Jair Bolsonaro y Ernesto Araújo. (TWITTER@ROSAMARIAPAYA)

La promotora de la iniciativa Cuba Decide, Rosa María Payá, pidió al presidente Jair Bolsonaro "apoyo a la comunidad cubana en Brasil" en un encuentro sostenido en Santiago de Chile y en el que también participó el canciller del gigante sudamericano, Ernesto Araújo.

Bolsonaro y Araújo participaron este viernes en el lanzamiento oficial del Foro para el Progreso de América del Sur (PROSUR), organismo de integración alternativo a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) que han abandonado varios gobiernos.

Payá ofreció detalles de una "intensa reunión" con el mandatario y el jefe de la Diplomacia brasileña "sobre las acciones específicas que Brasil y PROSUR pueden tomar en apoyo al pueblo cubano en su lucha por la democracia".

En otro mensaje que compartió en su cuenta en la red social Twitter, la opositora cubana escribió: "Con el Pdte. @jairbolsonaro y @ernestofaraujo hablamos de las condiciones de semi-esclavitud de los profesionales de la salud enviados por el régimen al extranjero, agradecí sus acciones para terminar abuso a los médicos cubanos y solicité apoyo a la comunidad cubana en Brasil".

La situación de los médicos cubanos en Brasil es muy difícil. Unos 2.000 profesionales que decidieron quedarse en ese país después de que La Habana cancelara su participación en Más Médicos están sin empleo. Sus opciones se complicaron aún más después de que Brasilia pusiera fin al programa.

Varios galenos que interactuaron con el tuit de la activista cubana denunciaron que siguen "siendo víctimas de la dictadura cubana al ser aquí excluidos: tildados de comunistas hasta para aquellos que son prohibidos en Cuba".

"Sepa usted que fuimos excluidos desde el principio, se nos negó la oportunidad de trabajar como médicos libres e independientes, y se nos negó la oportunidad de trabajar en cualquier cosa, aquí hay un 95% de cubanos desempleados!!! No hay trabajo", escribió un usuario que se identifica como Aira El Pidio.

Otros médicos pidieron a los políticos para que se unan a la solicitud de "reapertura del Cuban Medical Professional Parole", el programa de EEUU que otorgaba refugio a estos profesionales de salud. Actualmente se estudia su reanudación tras una iniciativa presentada por los legisladores cubanoamericanos Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey) y Marco Rubio (republicano por la Florida).

Payá Acevedo entregó una serie de propuestas al recién nacido PROSUR, integrado por Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Guyana.

La activista propuso "identificar y denunciar públicamente al aparato de Inteligencia y represión del régimen cubano por injerencia y crímenes; denunciar la ilegitimidad de la Constitución recién aprobada por La Habana y articular presión política-diplomática en favor del plebiscito" que viene promoviendo Cuba Decide.

Durante su estancia Chile, Payá Acevedo se reunió también con la esposa del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, Fabiana Rosales, y aprovechó para obsequiar al diputado brasileño Eduardo Bolsonaro el libro de su padre Oswaldo Payá, La noche no será eterna.

"Nos toca unir esfuerzos a todos los demócratas de América Latina para terminar la noche de las dictaduras", dijo la joven opositora.

El viernes en Santiago de Chile los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, más el embajador de Guyana en Chile, dejaron constituido el PROSUR, "para impulsar la toma de decisiones pragmáticas y eficientes, alejadas de ideologías", ante el impasse de la UNASUR.

La Declaración de Santiago que otorga carta fundacional al Prosur no hace mención alguna a la crisis de Venezuela, pero durante las conversaciones que mantuvieron las autoridades reunidas se denunció que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está intentando desestabilizar la democracia regional en la región.

El PROSUR es fruto de la primera reunión de presidentes de Suramérica que tiene lugar desde la última cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que data de 2014, celebrada este viernes en la sede del Gobierno chileno, el Palacio de La Moneda.

La nueva organización regional aspira a tener "reglas de funcionamiento claras" y "un mecanismo ágil de toma de decisiones" que permita alcanzar "entendimientos y programas concretos", según se desprende de su documento fundacional.

Chile ostentará la primera presidencia "pro tempore" del organismo durante los próximos 12 meses —cuando pasará a manos de Paraguay— y serán los ministros de Relaciones Exteriores de cada país los encargados de implementar el PROSUR durante este tiempo.