Miércoles, 24 de Abril de 2019
Última actualización: 19:43 CEST
DISIDENCIA

Activistas invitan a los cubanos a luchar 'por un estado de bienestar como el de millones de españoles'

Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) con sede en Madrid envió un mensaje a los cubanos con nacionalidad española, a propósito del referéndum constitucional del próximo 24 de febrero, en el que proponen votar "No" como un primer paso hacia un cambio democrático en la Isla.

"Durante 60 años, el Partido Comunista ha sembrado división y miseria en Cuba. Los jóvenes no tienen futuro y los mayores se preguntan hasta cuándo. Por eso, hoy te hablo a ti que vives en Cuba, pero estás conectado a España por medio de tu segunda nacionalidad", inició su comunicado. 

El OCDH invitó no solamente admirar el pasaporte español, "sino a que como cubano veas un ejemplo en la democracia de esta gran nación. Una democracia que se construyó con mucho sacrificio, pero de manera pacífica: de la Ley a la Ley".

"Cuba necesita un cambio de rumbo urgente. Votar como quiere el Gobierno, equivale a decir que todo va bien, y tú sabes que eso no es cierto", añadió.

En su mensaje, el Observatorio invita a los cubanos con vínculos con España a que sueñen y exijan para sus familias "una democracia y un estado de bienestar como los que gozan millones de españoles". 

"(…) Respetuosamente creemos que el primer paso sería votar 'No' en el referendo del 24 de febrero. (…) No perdamos la esperanza", concluyó.

En la sociedad cubana, dentro y fuera de la Isla el tema de la Constitución se debate entre los que irán al próximo referendo a estampar el "Sí" que defiende la propaganda oficial por todos los canales, medios de presa estatales incluidos, y los que apuestan por el "No" o el boicot con la no asistencia a las urnas el próxima 24 de febrero, estos relegados solo a las redes sociales, pero no con poca fuerza.

El malestar y la inconformidad con la futura Ley de leyes ha sido patentizado desde grupos opositores a denominaciones evangélicas, la Iglesia Católica cubana o incluso actores individuales.