Miércoles, 27 de Marzo de 2019
Última actualización: 01:45 CET
represión

El régimen arrecia el hostigamiento contra la UNPACU

Protesta de miembros de UNPACU a favor del proyecto Cuba Decide. (UNPACU)

La represión arrecia contra los miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Son ya 48 los activistas de esa organización encarcelados, y las detenciones y allanamientos de las viviendas de sus miembros aumentan en estos días.

El activista Carlos Amel Oliva Torres conversó con DIARIO DE CUBA para precisar que este martes Fernando Isael Peña Tamayo cumple 33 días en huelga de hambre. Peña Tamayo, recluído en la prisión El Típico, de Las Tunas, protesta por la revocación de su reclusión en régimen abierto, provocada por una denuncia telefónica donde alertó acerca de un recluso enfermo de tuberculosis que se encontraba mal atendido en el campamento de trabajo forzado donde él y otros presos se hallaban expuestos al contagio.

En represalia, el activista fue confinado a régimen cerrado, razón por la cual decidió protestar declarándose en huelga de hambre y sed.

Asimismo, Yosvany Sánchez Valenciano, encerrado en el Combinado del Este de La Habana, cumplió 25 días plantado. Y en celda de castigo, en la prisión de Veguitas, Las Tunas, a pesar de su delicada situación de salud, se encuentra Yolanda Carmenate Fernández, de 61 años de edad.

Por su lado, el expreso político Alexander Verdecia Rodríguez, condenado a dos meses de prisión domiciliar por no pagar multas arbitrarias, sufrió una detención de 48 horas en la Unidad Provincial de Instruccion Penal de Bayamo, y al regreso a su casa en el poblado de Río Cauto sufrió un allanamiento sin orden judicial mediante.

La Policía le sustrajo dos móviles con sus respectivos cargadores, una cantidad de medicamentos suyos y de su familia, dos tarjetas micro SD y documentos de la organización. También su esposa, Elianne Villavicencio, sufrió una detención de unas horas.

Fue este el allanamiento número 33 que sufren los de UNPACU en lo que va de año, el tercero en noviembre.

Ismael Boris Reñí, que fuera liberado el 3 de noviembre después de varios meses en estado pendiente a juicio, fue detenido en una parada de ómnibus el día 20. La Policía lo condujo detenido a su casa, donde sufrió un allanamiento.

A partir de esa fecha, estuvo 72 horas detenido, fue acusado por desorden público y conducido al Centro de Prisión Preventiva conocido como Vivac. Allí se declaró en huelga de hambre, y hasta hoy se encuentra en el hospital de ese centro de detención.

Esta ola de represalias puede tener relación con que UNPACU anunció una iniciativa para enjuiciar al régimen de La Habana ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad. 

José Daniel Ferrer García, líder de la organización, presentó la iniciativa como "un claro mensaje de que no nos estamos cruzando de brazos ante la complicidad de cualquier Gobierno del mundo".

"Es un plan para hacer lo más visible posible en el exterior los crímenes de la tiranía contra el pueblo cubano, los opositores cubanos, los profesionales cubanos y el daño que esta viene ayudando a hacer a pueblos hermanos", concluyó.