Jueves, 21 de Febrero de 2019
Última actualización: 20:55 CET
POLÍTICA

'Libertad y punto' aborda lo ocurrido esta semana en la ONU, EEUU y la política hacia Cuba

Los participantes del programa realizado por Estado de Sats cuestionan la posición del nuevo Gobierno de Colombia en las Naciones Unidas.

1 comentario

Imagen de Pedro Benitez

En principio, todo el pueblo cubano está fusionado en el embargo.  Lo que define la postura de los países que votan contra el embargo, no es un asunto del antiamericanismo,  inversiones extranjeras, ni siquiera guarda relación con las simpatías por la revolución cubana. Fundamentalmente, radica en el éxito del gobierno cubano en silenciar la opinión de la nación cubana en pleno secuestro.  El gobierno tiránico habla por todos nosotros. La oposición cubana que vive fuera de la isla no logra proyectarse con una sola voz. En el exilio existe un vacío que ningún grupo opositor ha logrado llenar.  Y la única manera de llenar este vacío tiene base en la reunión del exilio bajo un solo propósito que conecta a los intereses de todos los cubanos en la isla, y en el exilio. Un plebiscito vinculante no se  puede aplicar sin primero sumar las fuerzas democráticas que conforman los cubanos que vivimos fuera de Cuba. En términos políticos, el embargo a Cuba no es falso, porque esperar que los políticos extranjeros defiendan a un pueblo que vive en la miseria, y sin voz, es fajarse por los derechos de aquellos que no defienden sus propios derechos a nivel  nacional. Quedando los cubanos presos en las dos dimensiones, una nacional, y la otra internacional.  Los políticos extranjeros no son benefactores, sino que ayudan según la oportunidad. Ni Obama, tampoco Trump; las estrategias que logran el efecto necesario son las medidas que llegan al pueblo, y no las que acomodan,  o castigan al gobierno. Como consecuencia, los derechos humanos para los cubanos, son los derechos que define la tiranía en ausencia del desafío nacional.  

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.