Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Última actualización: 17:57 CEST
REPRESIÓN

El activista de la UNPACU Tomas Núñez Magdariaga lleva 20 días en huelga de hambre

Tomás Núñez Magdariaga. (MARTÍ NOTICIAS)

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Tomás Núñez Magdariaga, de 66 años, cumple 20 días en huelga de hambre exigiendo su libertad después de que fuera condenado a un año de prisión.

"Su sobrina Nurvia Núñez Jaime lo visitó el pasado jueves y dice que lo vio muy mal, con acentuada pérdida de peso y realizando un esfuerzo extraordinario para hablar y seguir el hilo de la conversación producto de la misma debilidad", dijo a DIARIO DE CUBA Carlos Amel Oliva, del consejo coordinador de la UNPACU.

Núñez Jaime explicó que ese día fue una "especie de comisión" a visitar a su tío. Según precisó a Oliva Torres, en el grupo había "un médico, un fiscal y otros funcionarios del MININT para insistirle en que abandonara la huelga, a lo que Núñez Magdariaga se negó".

Los funcionarios le dijeron que "él estaba en un proceso de apelación, que no tenía por qué estar en esa protesta".

Para Oliva Torres, "lo que están buscando es que (Núñez Magdariaga) abandone (la huelga de hambre) generando una esperanza, pero de una manera absurda, pensando que el proceso de apelación pueda ser legítimo, cuando han ido allí cumpliendo una encomienda de la policía política, que es quien verdaderamente va a decidir lo que va a ocurrir con Tomás".

El vocero de la UNPACU mencionó que la semana anterior a la última visita, un mayor de la unidad donde se encuentra el activista (la Unidad de Instrucción Penal de Santiago de Cuba) le dijo a su sobrina "que lo que debían hacer era dirigirse ante la Fiscalía y exigir que Tomás pudiera pasar el proceso de apelación en libertad, que eso era legalmente posible".

"Están jugando al policía malo, al policía bueno, y todo esto lo están haciendo para socavar la voluntad de Tomás, para que cese la huelga y lo dejen en prisión", añadió.

La UNPACU teme que por la edad de Núñez Magdariaga (63 años) y su estado de salud general, el activista se deteriore aún más.

"Hasta el momento no ha sido llevado a ninguna instalación hospitalaria. Cuando su sobrina lo fue a ver, continuaba en el mismo calabozo, en condiciones de pestilencia, humedad, con mosquitos", describió.

"Él sabe que cometieron una injusticia en su contra, igualmente sabe que en las cárceles castristas, por su condición de homosexual, la situación es aún peor. Ya fue anteriormente acosado", recordó Oliva Torres.

Núñez Magdariaga, que se niega a ingerir alimentos, pero sí está bebiendo agua, tiene varios padecimientos, entre ellos gastritis, producto de otras huelgas de hambre que ha realizado, así como problemas en los riñones.

"Una vez más exigimos su libertad, responsabilizamos al régimen por todo lo que pueda pasar a Tomas Núñez Magdariaga y pedimos la solidaridad internacional para este activista que ha sido víctima de una farsa judicial", denunció el activista.

Según Oliva Torres, "un confeso agente de la policía política le acusó de 'amenaza' y fue enjuiciado por un tribunal completamente parcializado y en un proceso donde no se le permitió a Tomás presentar sus testigos, claves para demostrar su inocencia". El opositor fue sancionado a un año de privación de libertad.