Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 15:49 CET
Represión

El régimen también suspende a Eduardo Cardet las llamadas telefónicas

Eduardo Cardet. (MARTÍ NOTICIAS)

Las autoridades de la cárcel Cuba Sí, de Holguín, han suspendido también las llamadas telefónicas al médico opositor Eduardo Cardet, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), quien cumple una condena de tres años por un supuesto delito de "desacato", informó la organización en una nota de prensa.

Cardet tiene suspendidas por seis meses, desde inicios de junio, las visitas familiares. Las autoridades dijeron entonces a la familia del opositor que esas visitas no estaban "contribuyendo a la reeducación".

La prohibición de llamadas que se suma ahora durará dos meses, indicó el MCL. La familia se enteró al acudir a la cárcel en busca de información sobre la situación de Cardet.

"Los carceleros no permitieron verle ni tener comunicación telefónica", señaló el MCL. Dijeron que la suspensión de las llamadas es un castigo "por una supuesta comunicación de él con otra organización", señaló la organización, que rechaza esa versión.

El MCL advirtió que hace unas semanas un "supuesto miembro" de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) llamo a la familia "e intentó engañar a la esposa de Eduardo diciéndolo que Eduardo disponía de un teléfono celular".

Según la organización, después de salir de la prisión, los familiares de Cardet se dirigieron a la Fiscalía en Holguín, donde las autoridades les dijeron que por esas supuestas "indisciplinas" el médico no tiene "posibilidad de pasar a régimen de mínima" severidad.

"Además, le reprocharon a la esposa las denuncias públicas que hace sobre la situación" de Cardet, dijo el MCL.

"Ni la familia ni el MCL damos ninguna credibilidad a esas afirmaciones del régimen cubano, que son parte de las maniobras de confusión para prolongar el ensañamiento contra nuestro coordinador nacional", advirtió la organización.

Eduardo Cardet, considerado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional, fue detenido en Velasco, Holguín, el 30 de noviembre de 2016, cinco días después de la muerte de Fidel Castro.

Había sido amenazado con la cárcel por su promoción del proyecto "Un cubano, un voto" para una nueva ley electoral, que los activistas del MCL estaban entregando personalmente a los diputados de la Asamblea Nacional.

El régimen le ha negado la libertad condicional que le correspondía alegando que no tiene "seguridad de que ha 'entendido' las consecuencias de su 'actuar'", por lo cual no está "listo para reinsertarse a la sociedad".

Su encarcelamiento y el ensañamiento de las autoridades han causado una amplia repulsa internacional.

El 23 de julio la ONG UN Watch presentó una denuncia ante el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU para exigir a La Habana que libere a Cardet.