Martes, 20 de Febrero de 2018
23:58 CET.
DISIDENCIA

'Un diálogo entre el Gobierno y las minorías será imposible mientras la sociedad civil sea vista como el enemigo'

Un diálogo entre el Gobierno y las minorías de la Isla "será imposible mientras no cambie la defensa de una sola ideología de Estado, mientras la sociedad civil sea vista como un enemigo", opinaron activistas de organizaciones independientes cubanas que participaron la pasada semana (el 30 de noviembre y el 1 de diciembre) en el Foro de Minorías de Naciones Unidas y en la sesión de discusión temática del Comité sobre Eliminación de la Discriminación Racial (el 29 de noviembre).

Tras participar en esos eventos, los activistas estuvieron este lunes en Madrid para asistir a un conversatorio en el Instituto Atlántico de Gobierno, donde los entrevistó DIARIO DE CUBA.

Por temor a represalias en la Isla, todos ellos pidieron guardar anonimato y solo revelaron (dos de ellos) los nombres de las organizaciones a las que pertenecen: la Cofradía de la Negritud y la Consejería Jurídica e Instrucción Cívica en Cuba.

Los activistas viajaron a Ginebra, a la sede de Naciones Unidas, "por una invitación oficial" cursada por el propio CER (Comité sobre Eliminación de la Discriminación Racial) y la ONU, explicaron.

El integrante de la Cofradía de la Negritud señaló: "CER está centrado en la lucha contra el racismo, la desigualdad. En el caso de Cuba tiene una relevancia porque presentó el año pasado el informe de país y de Estado parte de la Convención que debe ser evaluado en agosto del año que viene".

"Nosotros tenemos como propósito, como miembros de la sociedad civil alternativa, dar a conocer nuestro punto de vista sobre el tema racial. En este encuentro en Naciones Unidas hablamos sobre qué cosa es nuestra organización, en qué está enfocada. Hablamos del Decenio Internacional para los Afrodescendientes que es una estrategia que tiene la ONU que con la divisa de reconocimiento, justicia y desarrollo quiere impulsar la realización de los afrodescendientes. En el caso de Cuba hablamos que faltaba un plan de acción nacional para desarrollar esto".

Asimismo, este activista sostuvo que en Ginebra "vio cómo interactúan los estados con las organizaciones no gubernamentales y con el propio mecanismo del CER. Fue una experiencia enriquecedora y que nos va a servir para diseñar mejor nuestra estrategia y nuestras tácticas en Cuba. También constatamos que el racismo no es solo un problema de país, sino una problemática internacional".

Por su parte, otro de los activistas, perteneciente a la Consejería Jurídica e Instrucción Cívica en Cuba, señaló que el evento le permitió constatar la posibilidad de un diálogo entre las minorías y los estados y su "factibilidad" en el caso cubano.

"La ONU le da un espacio a la sociedad civil, un espacio para tratar nuestras cuestiones como minorías. Les podemos decir a nuestros coterráneos que sigan luchando, que se pueden conquistar esos espacios, como Naciones Unidas", agregó.

Otra activista, que no quiso hablar a nombre de su organización ni revelar su identidad, explicó a DDC: "Pudimos constatar en estos dos eventos algo necesario: la posibilidad de que a nivel internacional el diálogo conlleve ayudar a los países a mejorar sus políticas públicas en base a determinados temas y vimos cómo la sociedad civil legalizada tiene acceso a ese diálogo".

"En Naciones Unidas advertimos la voluntad de que (el diálogo entre las minorías y el Estado) sea algo de creación en conjunto. Todavía eso es algo de lo que nosotros (los cubanos) no disfrutamos. Todavía no podemos ni siquiera legitimar nuestras organizaciones en el país", denunció.

Esta misma activista opinó que este diálogo le pareció "elitista" y "de acceso difícil": "Había muy poca representación de países de América Latina. El acceso a Naciones Unidas para los países pobres es muy difícil porque es muy caro. Cuando se habla de participación allí lo veo un poco coartado en ese sentido".

Interrogados por DDC sobre un posible diálogo con el Gobierno cubano en el futuro, el activista de la Cofradía de la Negritud dijo que creía que podía haber "un diálogo fructífero que haga posible el aminoramiento y la reducción gradual de las diferencias. Ahora mismo no existe ese diálogo, estamos trabajando en él".

El activista de la Consejería, por su parte, sostuvo que "ya el Estado cubano está presente en Naciones Unidas y puede llegar en un futuro a establecer un diálogo" con la sociedad civil independiente.

Interrogados sobre cuáles serían esas primeras demandas y señalamientos que harían como minorías a La Habana, concordaron en "que exista una estrategia dirigida a la eliminación gradual a las situaciones de discriminación y desigualdad"; "que se incluya a la sociedad civil en los asuntos del Estado" y "que haya una participación ciudadana real para conseguir una verdadera sociedad inclusiva".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Hay un nivel de contención en los entrevistados para definir los problemas de la discriminación racial en CUBA, que demuestran un miedo profundo a represalias en cuanto lleguen a Cuba.El nivel de gravedad de la discriminación racialen Cuba, que ni siquiera se puede discutir el problema en la opinión pública nacional, está muy avanzado en las organizaciones como el CIR  y en investigaciones académicas.Parece ser que estos activistas no se han enterado o peor ni siquiera se atreven a hablar.