Viernes, 17 de Agosto de 2018
Última actualización: 22:52 CEST
REPRESIÓN

Uno de los manifestantes del 26 de Julio será juzgado por 'resistencia y desobediencia'

Protesta este 26 de julio en Santiago de Cuba. (YOUTUBE/ CAPTURA DE PANTALLA)

Leonardo Ramírez Odio, uno de los activistas que se manifestó en Santiago de Cuba reclamando libertad para el pueblo el pasado 26 de Julio, será juzgado el próximo 6 de noviembre, según denunció a DIARIO DE CUBA la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Ramírez Odio fue liberado el pasado 18 de octubre después de estar detenido casi dos meses, por la protesta pública que protagonizó junto a su padre y a su hermano, Alberto de la Caridad Ramírez Baró y Alberto Antonio Ramírez Odio, respectivamente.

Leonardo Ramírez "fue citado el pasado día 23 al tribunal de Santiago de Cuba y allí le notificaron que está acusado de resistencia y desobediencia. En el tribunal estaba el agente Richard de la policía política que le ofreció anular el caso a cambio de algo que él quería que el joven hiciera para él", explicó a este diario Carlos Amel Oliva Torres.

La actual acusación del régimen contra el activista se debe, según explicó Oliva Torres, a unos sucesos que tuvieron lugar en 2016.

"El año pasado él estaba filmando una disputa entre un ciudadano y una trabajadora de una tienda TRD donde el ciudadano decía que la trabajadora lo había estafado con un vuelto. La policia le dijo que dejara de filmar y él entró a su casa para que el policia no le quitara la cámara y le borrara lo grabado", contó el líder juvenil de la UNPACU.

Tanto el activista como su hermano y padre fueron acusados de desorden público en las pasadas semanas y estuvieron en "prisión provisional" por orden de la Fiscalía.

La protesta pública tuvo como marco la celebración emblemática del régimen del 26 de Julio, el aniversario del fallido asalto al Cuartel Moncada.

"Abajo la dictadura. Abajo Fidel. Abajo Raúl. Abajo el Congreso", gritaron los tres hombres ante algunos transeúntes congregados en el parque Céspedes y que grababan con sus teléfonos.

Los activistas también reclamaron a gritos: "Libertad y justicia. Libertad de expresión. Libertad para los presos políticos y para el pueblo de Cuba".