Sábado, 21 de Julio de 2018
Última actualización: 18:48 CEST
REPRESIÓN

UNPACU: Nadie ha visto a Jorge Cervantes tras 21 días de deponer la huelga de hambre

Jorge Cervantes, activista de UNPACU. (TWITTER)

"Todo sobre Jorge Cervantes es una incertidumbre. No sabemos nada de él. No ha tenido visitas. Hasta que su esposa no vaya a la prisión y lo vea no sabremos cómo está. Aún se desconoce su paradero exacto", denunció a DIARIO DE CUBA el líder del frente juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Carlos Amel Oliva Torres.

Cervantes, activista de UNPACU, fue detenido el pasado 23 de mayo. Protagonizó una huelga de hambre durante 39 días que depuso el pasado 1 de julio. La policía política ha dicho a su esposa que se le acusa de "desacato y atentado" contra autoridades del Ministerio del Interior en Las Tunas.

La UNPACU defiende que los delitos son falsos y que las represalias contra el opositor se deben a sus denuncias sobre la corrupción de dirigentes del Partido Comunista y la policía política en la provincia.

Desde el fin de la huelga se desconoce su paradero exacto y las condiciones de salud en que se encuentra.

El régimen condena a tres años de prisión al activista Noslen Ayala García

El activista Noslen Ayala García fue condenado a tres años de privación de libertad, según confirmó su esposa Yumileysi Trujillo Nápoles.

"El abogado le informó que hoy (este viernes) llegó la sentencia de tres años de privación de libertad del juicio que tuvo lugar el 27 de junio. Noslen pasó más de diez meses esperando un juicio. Actualmente se encuentra en la prisión en Melena del Sur", informó UNPACU.

Ayala García, quien era coordinador de la organización opositora en Mayabeque, lleva más de un año en prisión y ya ha sido sometido a tres juicios por delitos que UNPACU califica de "fabricados".

"El 5 de marzo de 2016 Ayala García fue llevado a la prisión de Melena del Sur por su activismo, acusado de un supuesto delito de 'desacato', que él no cometió. Allí estuvo 11 meses pendiente de juicio, hasta que el 7 de febrero fue juzgado y condenado a ocho meses de cárcel. A pesar de haber cumplido la condena, no fue liberado y el régimen le fabricó nuevos delitos", detalló Carlos Amel Oliva.

En junio el activista fue sometido a dos nuevos juicios: uno por "supuesto atentado" y el otro por los presuntos delitos de "desacato, resistencia y negación de auxilio".

"Todo esto es porque él se niega a aceptar el programa de reeducación comunista. Le han llenado la vida de trabas. La idea de ellos más allá de cualquier procedimiento y norma es tenerlo en prisión por cuestiones políticas", precisó Oliva.

Según recordó Oliva Torres, en lo que va de año, los activistas de UNPACU se han enfrentado a 34 procesos judiciales.

Liberados ocho activistas de UNPACU en La Habana

Este jueves fueron detenidos diez activistas de UNPACU en La Habana cuando intentaban participar en la misa de homenaje a Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero, ocho de ellos fueron liberados este viernes.

"Todos durmieron en los calabozos. Unos pasaron 18 horas y otros 24. En la unidad conocida como punto 30 en La Habana Vieja estuvieron los activistas Roberto Hernández García, Sonia, Miguel Daciel Valdés, Dayron Damian Morales González y Yuly Soyet Soto que fueron liberados en la mañana de este viernes. Mientras que en la séptima unidad de la Lisa estuvieron hasta la tarde de hoy Lázaro Millar Salgado, Yudelkis Licea Blanco y Alberto Valdés Alfaro. Aún allí permanecía detenido Israelio Fonseca Morell", detalló Oliva Torres.

Por su parte, el activista Jordi Manuel Boffil Fong, tambien detenido este jueves "fue deportado hacia Santiago de Cuba desde la prisión del Vivac, a pesar de tener permiso de residencia en La Habana desde hace cuatro años", precisó el líder de UNPACU.

Con las detenciones de este jueves, en lo que va de julio han sido apresados 36 activistas de UNPACU con una media de más de una detención por día.

La UNPACU es una de las organizaciones más activas dentro de la oposición al régimen. Muchos de sus miembros sufren el acoso de la policía política y, algunos, terminan procesados por causas "fabricadas" para impedir su activismo.