Sábado, 25 de Noviembre de 2017
10:56 CET.
REPRESIÓN

Medicina Legal dice que Daniel Llorente es 'agresivo' y está 'enajenado'

Daniel Llorente Miranda, quien cumple seis días en una segunda huelga de hambre en el Hospital Psiquiátrico de La Habana para exigir su libertad, fue calificado por medicina legal como "agresivo y enajenado".

Eliecer Llorente, hijo del opositor, dijo a Martí Noticias que su padre "tenía mareos, estaba decaído, pálido y había bajado de peso", pero lamentó que en los últimos días no ha podido hablarle, porque el doctor le "prohibió las llamadas".

El opositor fue arrestado de forma violenta durante el desfile del Primero de Mayo por manifestarse frente a Raúl Castro con una bandera de Estados Unidos. Las imágenes del hecho fueron recogidas por medios internacionales.

Días después lo trasladaron al Hospital Psiquiátrico de La Habana, conocido como Mazorra, por supuestos trastornos mentales, y en protesta por su encierro inició una huelga de hambre exigiendo que lo dejaran en libertad.

En esa ocasión le prometieron reevaluar su caso si dejaba el ayuno, y accedió, recordó Martí Noticias. Sin embargo no lo liberaron y decidió retomar la protesta.

Los directivos del hospital dijeron el miércoles al hijo de Llorente que debían recibir una notificación del tribunal para dejarlo salir. El jueves fue al tribunal a indagar y le mostraron un documento escrito por medicina legal en el que califican al paciente de "agresivo y enajenado".

Llorente cree que el médico está "involucrado con la Seguridad del Estado", y por esa razón no lo dejan salir.

El miércoles el joven entregó una nueva carta de su padre en la Embajada de EEUU en La Habana, en la que denuncia todas las violaciones que se han cometido en su contra.

Antes de su protesta durante el desfile del Primero de Mayo de este año en la Plaza de la Revolución, Daniel Llorente se había manifestado públicamente cuando llegó el crucero Adonia a La Habana en 2016 o cuando fue izada la bandera de EEUU en la embajada en Cuba. En esas ocasiones también fue detenido y liberado después.

'Me siento mal porque mi papá no está loco', dice el hijo de un activista recluido en Mazorra

El opositor Daniel Llorente, reprimido por correr el Primero de Mayo con una bandera de EEUU, se niega a tomar los medicamentos que le intentan dar en el hospital psiquiátrico y denuncia que lo tienen 'encerrado con candado'.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Enajenada estan mocopegao y su padre

Imagen de Anónimo

Los abusos del régimen fascista cubano ya pasan de castaño a oscuro. De todas formas, nada cambiará, el mundo entero continuará sin reconocer lo que pasa en Cuba. Todo seguirá igual porque para que un país cambie son los habitantes los que tienen que hacer algo, y ni siquiera así lo logran ante una dictadura fascista: miren el caso de Venezuela. ese país asesorado por los esbirros cubanos hace oídos sordos de sus ciudadanos y sus demandas. Es lo mismo que sucede en Cuba. Aún peor, porque en Cuba lograron lavarle el cerebro a generaciones enteras que ni saben cuales son sus derechos, ni les interesa saber. Ese es el resultado de esa dictadura fascista. Pobre gente.

Imagen de Anónimo

y quien en Cuba no es violento o esta enajenado!? 

Imagen de Anónimo

Que loco no dice que esta loco??

Imagen de Anónimo

En Mazorra el que no entra loco, sale desquiciado y eso es lo que estàn haciendo con este cubano. Hay que organizar una protesta enérgica, internacional para tratar de impedir que sigan abusando de Llorente. Los cubanos en EEUU, especialmente en Miami podrian organizar un dia de moratoria de envios de paquetes, remesas, llamadas a Cuba, uso de servicios consulares y pedir a sus familiares en Cuba que ese mismo dia dejen de comprar en las tiendas del estado con las remesas y muy probablemente entonces la comunidad cubana en el exterior podría percatarse de las fuerza de sus armas y advertir  a los mandantes cubanos que debe parar la represión o enfrentarse a otras consecuencias.