Sábado, 22 de Julio de 2017
02:22 CEST.
REPRESIÓN

Activista recién liberada tendrá que pagar una multa por 'daños a la propiedad'

El tribunal municipal de Boyeros, de La Habana, entregó el pasado lunes el documento de término de sanción a favor de la opositora Yaquelín Heredia Morales, pero le notificó que ella y las tres mujeres restantes de su causa deben pagar una multa por "daños a la propiedad".

"Los papeles dicen que tenemos que indemnizar al Vivac —de Calabazar— porque según ellos rompimos colchones, almohadas y tenemos que indemnizar", dijo la activista a Martí Noticias e insistió en que no es cierto que ese hecho ocurriera en el centro de detención.

La Dama de Blanco y miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) fue detenida el 4 de abril de 2016 junto a las opositoras Yunet Cairo Reigada, Xiomara Miranda Cruz y Marieta Martínez Aguilera mientras realizaban una protesta en el Parque de la Fraternidad.

Las cuatro fueron llevadas a la unidad conocida como El Vivac, en el poblado de Calabazar en el municipio Boyeros, antes de ser ubicadas en distintas prisiones.

Heredia explicó al medio que aunque le notificaron de la causa y acusación por daños, sin aún saber la cuantía de la multa, le han puesto fecha de expiración del pago.

"No sabemos exactamente cuánto, pero tenemos que indemnizar en un mes. Dicen que llegará la multa a la casa, pero no me ha llegado. Y ya me están poniendo, sin saber yo lo que quieren ellos que les pague, un término", se quejó la opositora.

Heredia Morales, de 37 años de edad y enferma de VIH Sida, había recibido una sanción de cuatro años de cárcel por el supuesto delito de "desacato", cuando en marzo de 2016 protestó por la multa a un bicitaxista en La Habana, pero fue liberada el pasado viernes 30 de junio.

Además de las consecuencias de la enfermedad, Heredia Morales sufre "fuertes dolores" debido a una golpiza recibida en la prisión de San José, a manos de un oficial que le dislocó un aditamento metálico que lleva en el brazo derecho.

"La varilla me la sacaron toda de su lugar, donde me sacaron el alambre de la rótula del codo y fue partida de los 'jalones' que me dieron", denunció.

"Ocurrió defendiendo los derechos de una enferma que se llama Surelys. El jefe de la unidad, que en ese tiempo era el teniente coronel Jorge Luis Castillo Castillo, la traía de conjunto con el oficial Deinier (segundo jefe de orden Interior), le venían dando golpes. Cuando yo venía saliendo del patio donde están los teléfonos, me metí. Todo porque ella hizo una reclamación porque le estaban dando golpes a otro muchacho. Yo me metí por esa situación, para defender los derechos de esa enferma, Surelys", contó la mujer.

Aunque sabe que necesita "una operación urgente", dijo que no está "en condiciones". "Los niños están aquí y no estoy en condiciones (…) yo sé que los dolores son críticos", concluyó.

La UNPACU publicó un vídeo donde muestra el reencuentro de Heredia con sus dos hijos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 0 ]

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.