Sábado, 21 de Julio de 2018
Última actualización: 02:34 CEST
Represión

El periodista de DDC Manuel Alejandro León enfrenta otra 'cita' con la Seguridad del Estado

Identificación de Manuel Alejandro León como periodista de DDC.

El periodista de DIARIO DE CUBA Manuel Alejandro León Velázquez, liberado el sábado en Guantánamo tras dos días de arresto, se enfrenta este lunes a las 9:00am (hora local) a otra "cita" con la Seguridad del Estado, que quiere acusarlo de "usurpación de funciones", "difusión de noticias falsas" y "asociación para delinquir", para impedir que siga informando sobre lo que ocurre en su provincia y en la región oriental del país.

León Velázquez fue detenido el jueves por la mañana en Río Frío, Guantánamo, cuando regresaba a su casa tras realizar un viaje a España.

El régimen ha aumentado los puntos de control militar en carreteras, sobre todo del Oriente de la Isla, para vigilar el movimiento de las personas e interceptar a activistas y periodistas independientes. La situación se ha agravado tras el paso del huracán Matthew por Guantánamo.

León Velázquez ha informado para DDC sobre los problemas de los afectados por ese huracán, la militarización de Baracoa y otras localidades y la insuficiente distribución de materiales entre los damnificados, entre otros temas.

El jueves, las autoridades le confiscaron "440 dólares americanos, 100 euros y alrededor de 400 pesos en moneda nacional, dos teléfonos, un transformador de 110 a 220, bolígrafos (…) la acreditación como periodista de DIARIO DE CUBA y el pasaporte".

A la vez, realizaron un registro en su casa y se llevaron "una laptop, una cámara fotográfica (...) varios discos con material audiovisual de la sociedad civil independiente y del ámbito social cubano, discos de películas, de música, un impreso de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, otro de la Constitución de la República y varios paquetes de denuncias de las prisiones", según detalló.

"Dicen que no me van a devolver nada y yo los voy a denunciar por robo", aseguró León Velázquez tras ser liberado el sábado.

Durante su detención, oficiales de la Seguridad del Estado le dijeron que estaba cometiendo el delito de "usurpación de funciones" porque no ha sido declarado periodista "por ningún medio oficial", los únicos legales en Cuba.

El régimen ya utiliza esa figura para intentar frenar el trabajo de los periodistas camagüeyanos Henry Constantín y Sol García Basulto.

En el caso de León Velázquez, quiere añadir los cargos de "difusión de noticias falsas" y "asociación para delinquir".

"Dicen que yo me reúno con grupúsculos contrarrevolucionarios", explicó León Velázquez, quien además es miembro de la organización opositora Alianza Democrática Oriental.

Además del periodista independiente, están amenazadas con la cárcel su esposa y su suegra, por supuestamente intentar esconder una laptop para evitar que las autoridades la confiscaran durante el registro a la vivienda familiar.

La Seguridad del Estado hizo firmar a la esposa de León Velázquez un compromiso de delatar las actividades del periodista.

Presionar a los familiares, incluidos los menores de edad, e intentar crear conflictos entre parejas es uno de los métodos habituales de la Seguridad del Estado contra activistas y periodistas independientes.

"Le dije a la policía política que no me iba a dejar amedrentar, que cuento con el apoyo de mis hermanos y el internacional", dijo León Velázquez.