Miércoles, 20 de Junio de 2018
Última actualización: 02:50 CEST
Represión

Detenido un activista por llevar en su camiseta un mensaje contra la mentira y el miedo

El opositor Antolín Castillo Leyva. (J. M. NÚÑEZ DÍAZ)

"Quien tiene a la verdad y a la razón de su lado no necesita a la mentira para justificar sus actos". Ese pensamiento, plasmado en una camiseta, fue suficiente para que la Policía de Bauta, Artemisa, detuviera a Antolín Castillo Leyva, miembro del Partido Unión por Cuba Libre (PUNCLI), informó el periodista independiente Joan Manuel Núñez Díaz.

El activista llevaba la prenda de vestir —que también decía "Antolín 'sinmiedo' Castillo" y daba publicidad al canal de YouTube de Núñez Díaz, Cubanos sin miedo— para comparecer ante un tribunal en el municipio de San Cristóbal este martes 30. Iba a ser procesado aparentemente por "desacato". Sin embargo, las autoridades le comunicaron que el juicio estaba pospuesto hasta nuevo aviso.

El opositor había estado detenido en la unidad de la policía de San Cristóbal el pasado 20 de mayo, junto a otros miembros de su partido, por intentar manifestarse en un céntrico parque de La Habana. En esa ocasión, permaneció cinco días preso.

Este martes, pese a la suspensión del juicio, "tres oficiales le dijeron que tenía que acompañarlos para terminar con la situación", relató su esposa, Yaritza Enrique Girón. Añadió que, al llegar a la estación policial de Bauta, a ella le quitaron su teléfono por considerarla cómplice de las ideas de su marido.

La mujer señaló que, tras una hora de espera, el oficial de guardia de la unidad policial le comunicó que Castillo Leyva había sido trasladado a la unidad de Mariel, aunque en realidad fue llevado directamente a San Cristóbal.

Desinformar a los familiares sobre el lugar en el que se encuentran sus allegados presos es una táctica habitual del régimen con los opositores.

Según Yaritza Enrique, la Seguridad del Estado le dijo que su esposo había sido detenido por llevar en la camiseta "una provocación".

Entretanto, Dany Luis Calzadilla, un sobrino de Castillo Leyva que trabaja junto a él como cuentapropista, fue llamado por un capitán quien le "insinuó" que las actividades económicas que realizan habían sido hasta ahora "toleradas", pero por las manifestaciones y acciones de su tío en contra del Gobierno las autoridades tendrían que "proceder".

Los disidentes que intentan abrirse paso en el sector privado, dada la imposibilidad de acceder a empleos estatales, son con frecuencia hostigados por las fuerzas represivas.

La esposa de Castillo Leyva dijo que se dirigió a la unidad de San Cristóbal donde durante horas insistió en conocer la situación legal del activista.

"Está detenido hasta nuevo aviso. No se sabe hasta cuándo, pues no tiene instructor", dijo Yaritza Enrique, quien intentaba contratar algún abogado dispuesto a defender a su esposo. El miércoles por la tarde las autoridades le comunicaron que Castillo Leyva sería trasladado a la prisión de Taco Taco a la espera de su juicio.

Miembros del PUNCLI y amigos han dado a conocer la noticia a la opinión pública "con la esperanza de que esta ejerza presión sobre la maquinaria represiva y absuelva a un ciudadano cuyo único delito ha sido llevar su pensamiento en la ropa", indicó Joan Manuel Núñez Díaz.

Con la lógica aplicada en la detención de Castillo Leyva, "llevar una camiseta donde diga: 'Yo soy Fidel', pudiera ser interpretado como una usurpación de identidad y que alguien acabe condenado por ultraje a la figura del comandante", ironizó.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Arribauta! Esta humanidad a dicho Bauta y ha echado a andar! Vivauta!