Jueves, 23 de Noviembre de 2017
18:48 CET.
REPRESIÓN

La UNPACU denuncia 'brutales golpizas' a dos activistas presos

Archivado en

La policía política ordenó tres brutales golpizas a dos activistas de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en prisión, Geordanis Muñoz y Rulizán Ramírez, según denunció la propia organización opositora en su canal de YouTube.

Geordanis Muñoz, coordinador de UNPACU en Palma Soriano, se encuentra en el destacamento 18 de la cárcel de Boniato, en Santiago de Cuba, después de ser sancionado a un año y seis meses de privación de libertad por "impago de multas", multas que la organización opositora califica de "arbitrarias" al haber sido impuestas por manifestarse o ejercer su activismo pacíficamente.

Este mes le han propinado dos brutales golpizas, el 15 y 21 de abril.

"La golpiza que le dieron fue brutal. Le dieron golpes desde el tórax hacia arriba, hacia la cabeza. Tiene un ojo morado. Tiene varios golpes en la cabeza. En diferentes partes del cuerpo tiene muchos morados. Dos palizas en solo seis días. (En la visita familiar a prisión) estaba almorzando y no se podía reír con sus hijas, enseguida se quejaba de un dolor que le daba en el pecho", relató Yeni, la esposa de Muñoz.

"Recibió muchos golpes y patadas por el equipo del Consejo de Presos, que es mandado por la policía política", lamentó la mujer.

Asimismo, responsabilizó de estas agresiones a su marido a "los oficiales de la policía política, Adriel Aitíe, y al agente de la Seguridad del Estado de Palma Soriano, que se conoce por Adolfo".

"Geordanis Muñoz ha sido uno de los presos más hostigados desde que entró en prisión. La policía política valiéndose de presos comunes que se prestan a su sucio juego le han ordenado presionarlo y darle golpizas", precisó Carlos Amel Oliva, uno de los líderes de la UNPACU.

Asimismo, refirió que un preso declaró que Muñoz estaba "irreconocible de la alteración que tenía en su cabeza".

A Rulizán Ramírez, otro activista de la UNPACU, en el departamento 16 de la misma prisión de Boniato, "también le dieron una fuerte golpiza ordenada por este mismo agente" de la policía política, denunció Oliva.

"A él y a otros presos políticos los están presionando para que no realicen denuncias por vías telefónicas. La última estrategia de la policía política y las autoridades carcelarias es volverles a los otros presos en su contra. Dicen que si Geordanis llama para hacer una denuncia, les van a suspender el teléfono a todos los presos por un mes. Lo que es una medida injusta", relató Oliva.

"Salta la gran diferencia que el trato que el régimen castrista le da a opositores pacíficos cubanos y el trato que el Gobierno norteamericano les daba a cinco espías cubanos. Esos espías todas las condiciones básicas para una existencia con decoro. Sin embargo, a los presos políticos cubanos no se les deja ni hacer una llamada telefónica", concluyó Oliva.

Ovidio Martín Castellanos, miembro del Consejo de Coordinadores de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), también recibió una "golpiza salvaje" la pasada semana, propinada por un agente de la Seguridad del Estado que le "partió el párpado derecho", según denunció a DIARIO DE CUBA.

La UNPACU es una de las organizaciones opositoras más activas en el país. Actualmente cuenta con más de medio centenar de presos por motivos políticos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.