Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Prensa

El CPJ cree que 'el férreo control del Gobierno sobre la prensa ha mermado'

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), con sede en Nueva York, ha publicado esta semana otro optimista informe sobre la situación de la prensa en Cuba, en el que declara que el "panorama mediático (…) ha comenzado a abrirse".

El reporte contrasta con el difundido este miércoles por otra organización, Reporteros Sin Fronteras (RSF), que considera "muy serio" el deterioro de la libertad de prensa en Cuba.

Aunque reconoce que "los periodistas independientes más críticos siguen sometidos al acoso" y que el "restrictivo marco jurídico de la Isla (…) limita la libertad de expresión", el CPJ afirma que "el férreo control del Gobierno cubano sobre la prensa ha mermado" y enfoca su reporte en lo que considera un "mayor dinamismo".

En ese sentido, señala que hay "un número cada vez mayor de sitios web noticiosos que contienen investigaciones periodísticas y opiniones noticiosas, y una innovadora generación de periodistas independientes que son críticos de las ideas socialistas y, no obstante, las siguen apoyando".

"Los periodistas, desde los más críticos —quienes son conocidos como disidentes— hasta los graduados de Periodismo, los documentalistas y los blogueros en favor de revolución, están abriendo nuevos espacios para la libertad de expresión y el periodismo emprendedor que hasta hace unos años parecían intocables", afirma la organización en el texto, titulado Conectando a Cuba y firmado por Carlos Lauría, director de programa y coordinador sénior del programa de las Américas.

A juicio del CPJ, "la represión estatal sistemática a gran escala ha disminuido significativamente", a pesar de que "los opositores más estridentes en los medios sostienen que siguen enfrentando el acoso y la intimidación por parte de las autoridades". La organización no especifica a quiénes considera dentro de la categoría de "estridentes".

Por otra parte, el CPJ ve un "envalentonamiento" en la prensa estatal, aunque los ejemplos que menciona no van más allá del coqueteo con una imagen de mayor libertad, como las secciones de "Cartas al director" de algunos medios, que pasan por el mismo filtro de censura que la información.

Los espacios de aparente permisividad en la prensa cubana ya han existido en el pasado, nunca han incluido desafíos a la élite del régimen ni a su control sobre la información.

La diferencia con el momento actual son las nuevas vías de difusión disponibles, pero los periodistas que tantean los límites trazados por el régimen saben que esas herramientas no eliminan el riesgo de ser marginados profesional y socialmente.

"Muchos de los periodistas entrevistados señalaron que abordan su trabajo con cautela y a veces se abstienen de publicar trabajos abiertamente críticos debido al marco jurídico vigente", admite el CPJ.

En su informe, la organización considera que los encarcelamientos de periodistas "por períodos prolongados se han vuelto raros desde la ola represiva de 2003 (…) pero las detenciones y citaciones siguen siendo comunes".

"La táctica, otrora común, de acusar a los periodistas de actuar como 'mercenarios' al servicio de Estados Unidos, se ha vuelto prácticamente obsoleta", dice el CPJ sin mencionar que esa "táctica" ha sido reemplazada por otras, como la confiscación arbitraria y sistemática de medios de trabajo y el encausamiento judicial bajo cargos como "usurpación de capacidad legal", situación en la que se encuentran en estos momentos Henry Constantín, vicepresidente regional para Cuba de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), y Sol García Basulto.

El reporte del CPJ sigue la línea de otro, publicado en septiembre pasado, en el cual la organización opinó que en la Isla se registraban "lentos pasos hacia la libertad de prensa".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Habría que ver quiénes son estos del Comité para la protección de los Periodistas y su relación con el gobierno cubano. Cuando se edulcora la realidad se es cómplice de los atropellos.

Imagen de Anónimo

Pienso que la táctica del gobierno fue ir silenciando a la prensa extranjera, con todo un arsenal de variantes para hacer cada vez más dóciles a los corresponsales. Ahí podemos ver a Ravsberg, que perdió toda credibilidad por sostener al régimen. Directamente han callado toda manisfestación de la disidencia.DDC debería hacer un resúmen diario de notas de las agencias de prensa extranjera acreditads en Cuba, para comparar las pobres notas que hacen los cómodos corresponsales, con los duros escritos que confeccionan los sudorosos periodistas independientes.

Imagen de Anónimo

¡Lo que hace un cómodo despacho!!, nalgas clavadas en comodo sillón de oficina, salario coherente, ausencia de dolores de cabeza para imaginar que llevar una tarde o noche a la mesa para comer. Hay unos que se dedican a relatar penas y avatares mientras otros les cogen las "faltas" de ortografía...; hay quienes la vida relajada les tuerce el prisma de mirar y su caleidoscopio se llena de matices que distorsionan nucho más la imagen que se tiene delante del visor, tras el, alguien que viste carne y hueso pero necesita decir cosas inconexas. Asi va el mundo cuando madres e hijos lloran en una aldea sin ubicación cierta en un mapa político..., en otra latitud otras madres e hijos juegan sin que nada, afortunadamente, les distorsione el orden de "sus" cosas. 

Imagen de Anónimo

Carlos Lauría: otro nombre para no olvidar NUNCA.

Imagen de Anónimo

No puedo creer que una Comisión para Protección de Periodistas (¡de periodistas!) sea tan, pero tan desinformada. ¡Le ronca la berenjena, la quinta y los mangos! Es decir, tremenda guayaba la que se tragan en esa "comisión".