Domingo, 17 de Diciembre de 2017
15:08 CET.
DERECHOS HUMANOS

HRF celebra diez años promoviendo la libertad y exponiendo los crímenes autoritarios

Human Rights Foundation (HRF) emitió un extenso comunicado a propósito de sus diez años de fundada en el que expone de forma minuciosa el trabajo desempeñado durante el pasado 2016, en la misma línea que el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel concibiera la organización en 2007.

"Para promover la libertad, debemos exponer los crímenes de los autoritarios y apoyar a sus víctimas", había clamado el escritor en el primer Oslo Freedom Forum celebrado, donde urgió a "tener siempre claro que la indiferencia ante las atrocidades del autoritarismo jamás debe ser una opción".

Enfocado en los mismos preceptos, HRF se prepara para el octavo de estos eventos para mayo próximo y muestra un resumen de los logros de la organización en 2016 y lo que va de 2017, "un tiempo en el que la misión de proteger la libertad en donde se encuentra más amenazada continúa siendo tan vital como siempre".

En el texto, el presidente y director ejecutivo de HRF, Thor Halvorssen, denuncia cómo "lamentablemente, los líderes del mundo democrático solo actúan si sienten suficiente presión por parte de organizaciones de la sociedad civil" y cómo "cuando finalmente deciden actuar, el pragmatismo político es lo que a menudo guía sus acciones, y muy frecuentemente las consideraciones financieras y de seguridad prevalecen sobre las consideraciones morales".

En ese sentido pone como ejemplo a "países como Estados Unidos (que) protestan siempre las violaciones de derechos humanos en Corea del Norte o Irán, pero no siempre las que se producen en China o Arabia Saudita".

Halvorssen señala que "el contraste es incluso más marcado cuando se toma en consideración el doble estándar de la política exterior de los líderes de países europeos como Francia y el Reino Unido".

"Estos gobiernos se han vendido ante petro-estados dictatoriales y hoy en día sus capitales son el patio de recreo de los peores violadores de derechos del mundo y sus matones", lamenta.

También critica que la ONU, "creada para llevar paz y prosperidad al mundo, está repleta de autoritarios electos por voto popular y de dictadores. Por ejemplo, China, Cuba y Arabia Saudita son parte del Consejo de Derechos Humanos, desde donde censuran agresivamente cualquier denuncia sobre sus sistemáticas violaciones de derechos humanos".

"¿Y qué hay del sector filantrópico? Tome en cuenta que una de las reuniones filantrópicas más grandes del mundo, que se lleva a cabo en Suiza, está financiada, en parte, por algunos de los peores violadores de derechos humanos del mundo e incluso ha tenido como disertantes a muchos dictadores, como los gobernantes de Irán, China, Etiopía, Kazajistán, Rusia, Turquía y muchos otros", fustiga.

"En vista de lo anterior—argumenta—, la lucha en contra de las dictaduras ha recaído sobre los hombros de activistas y disidentes que viven bajo regímenes opresivos o que trabajan en el exilio. Se trata de hombres y mujeres muy valientes, pero que cuentan con muy pocos recursos y suelen ser ignorados por el público en general".

En opinión del ejecutivo de HRF, si se quiere "desafiar a las dictaduras de manera eficaz (…) se debe reconocer que las organizaciones de la sociedad civil y los pensadores y activistas independientes necesitan recursos, entrenamiento, atención y solidaridad. Eso es exactamente lo que provee HRF, gracias en gran parte a la ayuda" que recibe.

"Para comenzar a cambiar el curso en la lucha en contra de las dictaduras, gente de todas las industrias necesitan unirse a la lucha. Artistas, emprendedores, tecnólogos, inversionistas, políticos, diplomáticos y estudiantes, todos tienen un rol importante que jugar", declara.

A continuación, el documento de HRF se centra en un recuento de las labores realizadas desde 2016 y hasta la actualidad. Desde la denuncia de situaciones de corrupción en países como Ángola y la escasa libertad de información en Corea del Norte, hasta las campañas que ha enarbolado para liberar a prisioneros políticos en países como Azerbaiján, Arabia Saudita, Kazajistán, Venezuela, Zimbabue y Cuba.

Cita el caso del artista opositor Danilo Maldonado, El Sexto, liberado por el régimen cubano tras dos meses de encierro por haber reaccionado en la calle ante la muerte de Fidel Castro.

"La solución del problema de las dictaduras no es algo que se puede realizar de manera efectiva a través de intervenciones militares o acciones gubernamentales, por más bien intencionadas que estas sean", valora HRF.

"Probablemente, tampoco se pueda solucionar el problema por arte de magia en el marco de una ONU en la que las dictaduras son incluso más activas que las democracias. Sin embargo, sí podemos dar pasos en la dirección correcta a través de una gran expansión de los programas de HRF, que se construya sobre nuestra experiencia de éxitos y notable impacto", considera.

Por último, la organización exhorta a la solidaridad y la ayuda, "sin la cual no podrían hacer lo que han venido haciendo" y con la que seguirán "haciendo juntos" en la lucha contra la tiranía a nivel global.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

DONDE ESTA LA PRENSA EXTRANJERA?