Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Opinión

Familia y libertad a propósito del Premio Oswaldo Payá

La casa de Oswaldo Payá, el líder político cubano que murió junto a Harold Cepero en condiciones no esclarecidas en el año 2012, tiene una sala pequeña. Una sala que corresponde con una vivienda de proporciones modestas, para una familia que en condiciones normales desarrolla su vida social y política en instituciones apropiadas, sin otra aspiración que la armonía familiar y el crecimiento sano de los hijos. No una sala con el tamaño adecuado para servir de escenario a la entrega, este miércoles 22 de febrero de 2017, del Premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida a Luis Almagro, secretario general de la OEA, y a Patricio Aylwin, expresidente chileno a quien se le otorgó con carácter póstumo.

La mención a Aylwin debería haberla recogido su hija Mariana. Debería, porque el Gobierno cubano impidió la entrada de ella y de Almagro al país, además de la de Felipe Calderón, expresidente mexicano, que fue nominado y había aceptado la invitación para participar de la ceremonia junto a otros invitados internacionales.

Igualmente, el Gobierno impidió la llegada de un número no precisado de miembros de la sociedad civil, ya fuera porque los detuvo directamente, como a Henry Constantín, o porque un cordón paramilitar ceñido en torno a la vivienda en el municipio habanero del Cerro les imposibilitó la llegada, como al periodista de Diario Las Américas Iván García.

Aun así, la acogedora habitación resultó insuficiente para recibir a los miembros de la sociedad civil que pudimos llegar, del cuerpo diplomático y de la prensa extranjera. Los asientos dispuestos inicialmente fueron recogidos, y durante todo el evento los presentes debimos permanecer en pie. Era un ejemplo locuaz de cómo merced al castrismo el espacio doméstico ha debido asumir las funciones propias de los espacios públicos, entre otras apropiaciones extrañas.

Las intervenciones de Rosa María Payá sobre la necesidad de libertad para Cuba, la lectura por Saylí Navarro de la carta escrita para la ocasión por Ofelia Acevedo, viuda de Oswaldo; las palabras de Iván Hernández Carrillo, único nominado que pudo estar en el evento, y la alocución filmada de Felipe Calderón a la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, resultaron magníficas para demostrar la competencia y madurez política de sus organizadores.

Las palabras de Rosa María afirmando que los premios no serán enviados a sus dueños, sino que serán guardados para entregárselos en esa misma sala en una Cuba libre, afirman un propósito que da a la pequeña habitación proporciones universales.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, tiene un enorme mérito por haber aceptado el premio y encarar la invitación de viajar a Cuba a recibirlo en una modesta sala del Cerro, sobre una silla antigua y gastada.

La OEA fue clave para apartar del conjunto de los gobiernos americanos al de Fidel Castro en la etapa más letal de su ejercicio político, aquella en que convirtió al país en el pasto de sus bestiales afanes. La separación se produjo luego de que el Gobierno democrático de Rómulo Betancourt rompiera relaciones con Cuba y promoviera su censura en la OEA por el carácter comunista del Gobierno de Fidel Castro y su aporte a la subversión del Gobierno venezolano. Algo semejante había promovido ya contra Rafael Leónidas Trujillo, el tirano de República Dominicana, y poco tiempo después la misma determinación demócrata lo llevó a romper relaciones diplomáticas con el Gobierno haitiano, encabezado entonces por François Duvalier.

Para Fidel Castro ser tratado como uno más de los jenízaros caribeños fue una afrenta que no estaba dispuesto a tolerar, lo que provocó que la animadversión contra la OEA trascendiera hasta nuestros días.

Que la casa del Cerro que acoge a la familia Payá sea el escenario de un evento de esta naturaleza honra a la familia cubana. Si en los últimos años se ha verificado alguna reanimación económica familiar, es precisamente por la habilitación del espacio doméstico para el ejercicio del comercio y la industria privados. Nada ha otorgado el castrismo a ese crecimiento que no sean obstáculos y ojeriza.

El éxito del evento organizado por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia evidencia que, junto a la capacidad de gestión e iniciativa económica, es en la familia cubana donde residen, con lozanía insospechada, el ansia y la voluntad de nuestra libertad política.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 18 ]

Imagen de Anónimo

Que importa cuantos estaban en el lugar. Cuantos hubieran querido y no los dejaron llegar? Empezando por las figuras internacionales que al regimen castrista no le importa vetar entrada y el impacto internacional que esto traiga.  Un cerco alrededor de la casa. Un cerco alrededor de la vida de cada cubano.  Asfixia total de la libertad.  Bravo Rosa Maria Paya.

Imagen de Lector de DDC

A la actividad asistieron diplomáticos, eso explica que hubo personas vestidas de traje. Hubiera sido correcto –tomando en  cuenta el nivel de los premiados– que el resto de los asistentes vistieran también formalmente, pero obviamente en la isla ello no es posible, por razones bien conocidas.Probablemente en el acto de entrega futura los participantes asistan mejor vestidos ya que será en una Cuba libre, aunque en esta foto los asistentes no se ven deslucidos, aún tomando en cuenta la tensión propia de todo reto al poder, que excluye detalles de elegancia por una siempre potencial agresión.Debo felicitar al autor por el buen gusto de enfocar su crónica poniendo como eje el espacio familiar. Ello, aparte de necesario es original, porque si algo ha sido políticamente olvidado es la participación de la familia cubana en la construcción de una sociedad civil en Cuba.

Imagen de Anónimo

El primero a la izquierda de la foto es Amador Blanco profesor académico que cumplió prisión por denunciar los crímenes de  stalin y el socialismo ....( Trump)

Imagen de Pedro Benitez

La consulta es para el pueblo y por el pueblo; Cuba Decide representa a todos los cubanos.

Imagen de Anónimo

16:11 Cet, ahora el unico en Cuba puede usar cuello y corbata es Raul Castro? A ese Punto de indigencia ha llegado la finca del general!?Por Dios! Pide perdon al altisimo...............

Imagen de Anónimo

El que esta en la segunda fila de cuello y corbata, despues iba a retratarse para el pasaporte??

Imagen de Anónimo

Tienen toda la razon los que dicen que con uno que haya asistido es suficiente!!!!!. Me pregunto yo, Por que entonces inflar el numero de asistentes???.

Imagen de Juan

20:08 CETCoño! Que bruto tu eres?  Si sigues bien la lectura el articulo mencionas que hubo un cerco policiaco para impedir la llegada de los invitados. Eres un socotroco. Tu no sabes leer a tu edad!

Imagen de Pedro Benitez

El cambio que promueve Cuba Decide es más que pacífico y democrático, la consulta al pueblo está perfectamente alineada con el pensamiento martiano.  

Imagen de Anónimo

NO TE PREOCUPES ROSA MARIA. HOY SON POCOS LOS QUE TE SIGUEN. PRONTO SERAN MILLONES...VIVA CUBA LIBRE.