Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:21 CET.
REPRESIÓN

Liberados dos periodistas independientes después de ocho días presos en Mayabeque

El periodista independiente Manuel Guerra Pérez, director del boletín Cimarrón de Mayabeque, y el editor de ese medio, Lisbey Lora, fueron puestos en libertad en la tarde noche de este lunes después de ocho días de detención, según informa Guerra Pérez a DIARIO DE CUBA.

"Yo fui liberado a las 7:30 de la noche y Lisbey Lora a las 3:00 de la tarde", dijo el director del Cimarrón de Mayabeque.

Según relató, antes de ser liberado fue trasladado de la unidad policial en la que se encontraba, en San José de las Lajas, a una estación del Capri, en Arroyo Naranjo, La Habana, donde agentes de la Seguridad del Estado le "levantaron un acta de ocupación de los medios". Cuatro horas después le permitieron irse.

"Los agentes de la Seguridad del Estado nos querían abrir una causa por impresos clandestinos", denunció. "Fui amenazado con una multa de hasta 1.500 pesos, pero al final fui liberado sin estos cargos", al igual que Lora, señaló Guerra.

Aseguró que desde el día del arresto, el 28 de noviembre, fue sometido a "cinco interrogatorios".

"El principal interés de los agentes de la Seguridad del Estado fueron los boletines que repartimos en Mayabeque", explicó.

Además, precisó que de los interrogatorios "dos fueron de madrugada".

"Me interrogaban agentes de la Seguridad del Estado y el jefe de la unidad del técnico de San José de las Lajas. Y fui amenazado varias veces de ser golpeado, aunque no llegaron a hacerlo", dijo.

"Los interrogatorios siempre eran sobre la base de nuestro trabajo en el ICLEP (Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa), sobre el boletín, sobre los periodistas, sobre los medios que tenemos. Hicieron mucho énfasis en nuestras fuentes de información", precisó. "Tenían el último boletín sobre la mesa".

"Nos dijeron que éramos investigados por repartir boletines 'clandestinos' a la población de forma gratuita. Boletines que no son clandestinos, pues salen las direcciones para localizarnos, los teléfonos de los medios, de dónde es cada periodista, las señas de nuestra sede en La Habana", declaró.

"Asumo que la detención fue porque somos periodistas del ICLEP, además del contexto de la muerte de Fidel Castro", precisó.

Guerra Pérez también denunció la confiscación de los medios que emplean para la elaboración de su boletín, que fueron sustraídos de su vivienda el pasado viernes 2 de diciembre y de lo que el periodista tuvo noticia al ver los equipos en la unidad del Capri. 

"Nos fueron confiscados por la Seguridad del Estado una impresora, una laptop y el teléfono del periodista Lisbey", detalló.

"No le devolvieron a Lisbey Lora ni siquiera su línea, le dijeron que tenía que sacarse otra en ETECSA", añadió Guerra Pérez.

"Se nos ha impedido verbalmente el paso a Mayabeque, pero no ha habido ningún papel oficial, fue todo verbal. Todas las amenazas fueron verbales", dijo.

"El ICLEP sigue y seguirá manteniendo su trabajo a pesar del acoso de los órganos de la Seguridad del Estado", concluyó Guerra Pérez.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.