Miércoles, 7 de Diciembre de 2016
17:23 CET.
REPRESIÓN

En huelga de hambre dos activistas presos en Guantánamo

Dos activistas presos en Guantánamo llevan varios días en huelga de hambre y uno de ellos ha sido hospitalizado como consecuencia de la protesta, informan fuentes de la oposición en esa provincia.

Miguel Ángel López Herrera lleva 32 días en huelga de hambre, alertó Yoannis Beltrán Gamboa, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en Guantánamo.

Misael Matos Gaínza, activista de Maisí, realiza una protesta similar desde el 15 de noviembre, dijo su esposa, la también disidente Onelia Gaínza Guzmán.

López Herrera comenzó su huelga el pasado 21 de octubre, cuando fue sancionado por el Tribunal Municipal de Guantánamo a un año de privación de libertad por impago de multas, explicó Beltrán Gamboa.

Esas multas "fueron puestas de manera arbitraria por las protestas pacíficas en reclamación principalmente de un empleo y de salarios dignos" que realizó López Herrera en lugares públicos entre 2015 y 2016, entre ellas una en el parque José Martí de Guantánamo, afirmó Beltrán Gamboa. "A estas protestas acudía con un cartel o vestido con un pullover que decía: 'Que aumenten los salarios'", precisó.

"En todas estas ocasiones la Policía lo detenía y lo llevaba a diversas unidades donde lo multaban con pagos entre 20 y 50 pesos cubanos", dijo el coordinador de la UNPACU.

En una ocasión, relató, López Herrera salió con una pancarta que rezaba: "Por mi derecho a mi trabajo".

El activista había sido excarcelado en marzo de 2009 y aseguraba sufrir hostigamiento del régimen y tener problemas para encontrar empleo, dijo Beltrán Gamboa.

"El pasado mes de octubre fue detenido en su casa y llevado al Tribunal Municipal donde le impusieron una sanción de un año de privación de libertad por el impago de las multas que llegaban ya a 200 pesos cubanos", confirmó a DIARIO DE CUBA Tamara Basulto Pérez, esposa de López Herrera.

Basulto Pérez, embarazada de ocho meses, dijo que ha acudido a reclamar "a la Fiscalía, a Atención a la Ciudadanía, al delegado del Ministerio del Interior (MININT), al jefe de la Policía (PNR), a la presidenta del Tribunal y a la sede del Partido Comunista en la provincia", pero nadie ha escuchado sus reclamos, aseguró.

López Herrera comenzó la huelga de hambre en una unidad policial de la ciudad de Guantánamo en la que permanecía detenido. "Diez días después fue trasladado desde allí al Hospital General Docente Doctor Agustino Neto, de Guantánamo, en el que lleva varios días con suero puesto", declaró Basulto Pérez.

Advirtió que su esposo "padece de insuficiencia renal, de la columna y es hipertenso".

"El régimen solo quiere hacer callar a López Herrera", dijo Beltrán Gamboa y responsabilizó "a la policía política, al general Raúl Castro y a los órganos de la Seguridad del Estado de cualquier cosa que le pueda pasar al expreso político".

Misael Matos Gaínza, por su parte, se encuentra en el Combinado de Guantánamo a la espera de un juicio por "un presunto delito de atentado por el que le piden tres años de privación de libertad", informó su esposa, la activista Onelia Gaínza Guzmán, a DIARIO DE CUBA.

Matos Gaínza "está vomitando sangre y no tiene atención médica", denunció su esposa. "Le han dado golpes, le niegan el agua", declaró. "Me han dejado verlo y lo tenían desnudo".

El opositor se encuentra preso desde el pasado 3 de septiembre. Ese día, alrededor de una decena de oficiales irrumpieron en su casa a las 6:30 de la mañana y se lo llevaron a él y a su esposa, según declaró ella.

"Oficiales de la policía del municipio de Maisí irrumpieron en la vivienda familiar y nos golpearon, y empujaron a los cuatro menores, incluida una adolescente de 15 años que está embarazada", dijo a DIARIO DE CUBA la activista de UNPACU.

"A él lo condujeron al cuartel de la policía política de Guantánamo, conocida como Operaciones", explicó Onelia Guzmán.

"El Gobierno cubano, como no puede amedrentarlo, como no puede quitarlo de su lucha no violenta, entonces está tratando de llevarlo nuevamente a prisión", señaló Marisa Conamo, activista de UNPACU en Guantánamo.

Onelia Gaínza Guzmán también ha sido acusada de presunto delito de atentado y le piden, al igual que a su marido, tres años de privación de libertad.

Mientras, Matos Gaínza se encuentra en prisión a la espera de un juicio que todavía no tiene fecha, según han informado varios miembros de UNPACU.

Comentarios [ 0 ]

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.