Sábado, 16 de Diciembre de 2017
07:08 CET.
Opinión

Huelgas de hambre contra terrorismo de Estado

Es turbador que 20 cubanos en huelga de hambre no constituyan un suceso capaz de alterar mínimamente el curso de la vida cotidiana en la Isla. Y es inaudito que no merezca titulares en la prensa nacional. Pero más que inaudito y turbador, resulta patético que la intelectualidad del país no presente ante el victimario, que es la dictadura castrista, ni siquiera una temblorosa petición de piedad, o un afectuoso llamado a la cordura, por no hablar ya de protesta o denuncia.

Desde niños, nos adoctrinaron en la escuela con el ejemplo de Julio Antonio Mella, fundador del primer partido comunista de Cuba, en especial respecto a la actitud que este mantuvo en una huelga de hambre, de 18 días, para protestar contra su encarcelamiento, que él consideraba injusto, durante la tiranía de Machado. No nos contaron muchas cosas, que debimos aprender por nuestra cuenta, ya de mayores. Por ejemplo, que por aquella huelga, Mella debió enfrentar un proceso roñoso y poco solidario del Partido Comunista, que lo separaría de sus filas por dos años; o que entre las causas que lo llevaron a prisión (injustamente según él) estaba la infracción de la ley que prohibía el uso de explosivos.

Pero lo que viene al caso ahora es que esa huelga protagonizada por Mella, en 1925, ha servido para aleccionar a varias generaciones de cubanos como muestra del heroísmo de un revolucionario que se vio impotente ante la impunidad de una dictadura opresora y que no encontró otra forma de enfrentarla sino exponiendo voluntariamente su cuerpo a los estragos del hambre.

Obviamente, los adoctrinadores no previeron la huelga de hambre que a lo largo, no de 18, sino de 86 días, iba a realizar Orlando Zapata Tamayo, sin que la tiranía de turno mostrase la menor compasión, ni siquiera ante la tragedia de su último suspiro. Mucho menos fueron capaces de prever el destino de los 17 cubanos pacíficos e inocentes que han muerto por esta misma causa durante el régimen fidelista. Y ni hablar de la más de 20 huelgas de hambre llevadas a cabo por Guillermo Fariñas, un héroe ante el que la figura de Mella palidece en extremo.

Se conoce que Mella pudo finalizar felizmente su huelga, vivo y saludable, y además satisfechas sus demandas, gracias al gran revuelo que ocasionara el caso en la prensa nacional e internacional, pero, sobre todo, gracias a la resonancia pública de la carta abierta que algunos de los más sobresalientes intelectuales cubanos dirigieron a Gerardo Machado. Incluso, hasta los propios padres del tirano se sumaron al reclamo popular por la liberación del huelguista.

Desde no pocos países latinoamericanos llegaron hasta Cuba las demandas de personalidades, gubernamentales o no, y en no pocos se organizaron manifestaciones populares frente a las representaciones diplomáticas del tirano Machado. Hasta que al fin a este no le quedaría otra alternativa que ceder ante la presión. La vergüenza o los escrúpulos o la compasión de muchas personas honradas consiguieron que Julio Antonio Mella le ganara aquel pulso a una tiranía abusadora y despiadada. Y es algo que siempre habrá que elogiar, por encima de las ideologías y las pasiones políticas. Parece ser, además, que ese tipo de movilización de solidaria decencia contra las infamias del poder era algo corriente en aquellos tiempos, tanto en Cuba como en cualquier otra parte de la región.

¿Qué debacle de la vergüenza y de la espiritualidad pudo tener lugar en nuestro continente, en el curso de unas cuantas décadas, para que el régimen cubano exhiba hoy su terrorismo de Estado como algo fútil que a casi nadie inquieta?

De lo que se trata no es de hacer comparaciones innecesarias entre los huelguistas de épocas pasadas y los actuales. Lo único que realmente poseemos los humanos, lo que nadie tiene derecho a quitarnos, es la vida. Así que donde quiera que haya una persona exponiendo la suya al enfrentarse, sola e indefensa, contra una fuerza todopoderosa y brutal, la indiferencia de las demás personas no será sino expresión de conducta incivilizada y cruel y aun cómplice.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 19 ]

Imagen de Anónimo

Mas de 50 años  aprendiendo OBLIGADAMENTE  a ser HIENAS  y el que no aprenda a ser INDOLENTE, DESPIADADO Y CRUÉL ..... LO DESTRUYEN...Pierde su (misero) trabajo, y sus familiares  pierden toda las "miseras" oportunidades  de ganarse el sustento.....Y NO SOLO EN CUBA   :  FIJENSE EN FACEBOOK   CUANTOS CUBANOS (?)  ENTRETENIENDO A LA GENTE CON LA POLITICA NORTEAMERICANA "hablando solo de Hilary  y de Trump  y de otros politicos norteamericanos  incluso de Hitler  PERO DE CUBA  NADA NADA NADA

Imagen de Anónimo

Julio Antonio Mella se convirtio en heroe nacional con aquella valiente huelga de hambre, pero en diciembre de 1925 Machado no era un dictador, sino un buen presidente, recien electo por el pueblo en las urnas. Fue dictador CUATRO anos despues cuando no quiso entregar la presidencia.Pero lo bueno de este articulo es que en efecto a la tirania castrista no le importan las huelgas de hambre y a los cubanos de la isla tampoco. Es muy triste. Fariñas es mas heroe que Julio Antonio Mella.

Imagen de Anónimo

Dice el autor: "Es turbador que 20 cubanos en huelga de hambre no constituyan un suceso capaz de alterar mínimamente el curso de la vida cotidiana en la Isla".Lo que si es perturbador es que casi todos los huelguistas no las culminan, o bien "por problemas familiares", o por temor a que "su salud se debilite". Curioso, eh???

Imagen de mariachi

Muy buen comentario José Hugo, gracias por la información, y por recordarnos que la tiranía de Machado por lo menos cedió ante las presiones internacionales e intelectuales ante el caso de Mella, que triste saber que 17 personas han muerto de esa causa con Fidel, nos da la medida que a el ni a los suyos les importa para nada la vida de los cubanos. 

Imagen de Anónimo

El autor afirma categóricamente que "...consiguieron que Julio Antonio Mella le ganara aquel pulso a una tiranía abusadora y despiadada". Lo cual dista mucho de la verdad histórica. Así que conviene precisar los hechos y cotejar las fechas. Mella se declaró en huelga de hambre, en diciembre de 1925, tras ser arrestado bajo cargos de poner una bomba en el teatro Payret que afortunadamente no llegó a explotar. Se trataba de una acusación al parecer bien fundada, pero negada de plano por el joven líder. Por otro lado,  en la fecha del fallido atentado terrorista atribuido a Mella y un compinche, Machado llevaba apenas siete meses en la Presidencia de la República. Con su lema de campaña "agua, caminos y escuelas" había ganado de calle las elecciones. Su Partido Liberal se impuso en las legislativas en toda la Isla, con excepción de la provincia de Pinar del Río. Machado era en diciembre de 1925 un legítimo presidente constitucional. Otra cosa es que luego derrochara su enorme capital político y se volviera un gobernante autoritario, llegando incluso a modificar la constitución para la prórroga de poderes de 1929. Lo cual se consideraba entonces tiranía, aunque hoy se llama socialismo del siglo XXI.---NIC

Imagen de Anónimo

JOSE HUGO SENTÍ EN MI ROSTRO EL CALOR DE LA VERGÜENZA Y EN MIS OJOS LAS LÁGRIMAS POR NO PODER HACER NADA ANTE TANTA INDIFERENCIA Y COMPLICIDAD, SOLO PEDIR A DIOS QUE COCO NO MUERA NI NINGÚN OTRO HERMANO NUESTRO Y TENER EN MI CORAZÓN LA CONVICCIÓN DE QUE ALGÚN DÍA MUCHOS PEDIRÁN PERDÓN AL PUEBLO DE CUBA SI ES QUE ESTO NOS PUEDE SERVIR DE CONSUELO 

Imagen de Anónimo

No tiene gran influencia lo que está haciendo Fariñas porque en Cuba no hay prensa libre ni radio ni televisión que le de peso al evento. El paquete ya es parte del paquete y en que momento escuchar radio marti si hay que pelear la papa en la calle en todo momento. Miren a Venezuela como distraen a la gentes con las colas y recortan los medios de comubicacion. El comunismo es algo que debía estar prohibido ojala y en la cuba de mañana el partido comunista esté prohibido.Fidel Castro usó la prensa libre para apoderarse del país y luego la suprimió. La prensa ejerce un papel decisivo en cualquier tipo de lucha. Pero que la gente tenga el estado mental adecuado para digerir esa prensa. Con el estómago vacío difícil que se piense correctamente. De ahí que Fariñas con el estómago vacío se esta convirtiendo en arquetipo.... un alma solitaria entre muchos hambrientos que bien valiera un análisis filosófico más profundo. No tienen ni armas ni voz.

Imagen de Anónimo

Qué debacle de la vergüenza y de la espiritualidad deben tener la intelectualidad oficialista cubana cuando no levanta ni un dedo para protestar y exigir a la dictadura que cesen los maltratos a la poblacion. Pero de quienes estamos hablando? de silviorodriguez, cacho, amauryperez y asi muchos otros que viven en la opulencia y de espaldas al sufrimiento de su propio pueblo!

Imagen de Anónimo

Los muertos no guian, son manipulados por los vivos.El Fantasma.

Imagen de Anónimo

"Es turbador que 20 cubanos en huelga de hambre no constituyan un suceso capaz de alterar mínimamente el curso de la vida cotidiana en la Isla."¿Y cómo la isla lo va a saber? ¿Por el NTV? ¿Leyendo DCC en Internet?