Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Represión

Abogada independiente recomienda a los activistas exigir a la Aduana resoluciones de decomiso

Activistas cubanos denuncian con frecuencia largos registros de sus pertenencias en los aeropuertos de la Isla al regresar de viajes al extranjero, también incautaciones por motivos poco claros.

En declaraciones a DIARIO DE CUBA, la abogada independiente Laritza Diversent recomendó exigir a los funcionarios de la Aduana una "Resolución de Decomiso" y un "Acta de Retención y Notificación".

La propia Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex, fue víctima el pasado fin de semana de la confiscación de los documentos Iniciativa Suma, Democracia es igualdad (publicación de ONU Mujeres, el Instituto Internacional de las Mujeres, de México, y otras organizaciones), y Win with women, strengthen political parties, del Instituto Nacional Demócrata de los Estados Unidos; además del libro Confessions of a Secret Latina: How I Fell Out of Love with Castro and in Love with the Cuban People, de Bárbara E. Joe.

Asimismo, las autoridades incautaron 168 ejemplares de Deberes y derechos, un folleto editado por Cubalex para asesorar a ciudadanos que acuden a su oficina en busca de ayuda legal sobre cómo defenderse ante registros, detenciones y arbitrariedades policiales y jurídicas.

Diversent dijo que estuvo detenida tres horas en las dependencias aduaneras. Añadió que las autoridades tomaron fotos de su equipaje y la interrogaron.

"De todas las preguntas que me hicieron contesté lo que entendí. Dije que a Estados Unidos había ido a Amnistía Internacional, a presentar un panel sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, y luego viajé a Washington a una audiencia de la Comisión de Interamericana de Derechos Humanos. Una de las cosas que denuncié fue el hostigamiento que la Seguridad del Estado y la Aduana ejercían sobre mí y sobre todos los activistas cubanos", declaró la abogada.

Un caso también reciente es el del activista y periodista independiente Boris González Arenas, a quien, al regresar de un viaje a España el pasado 1 de abril, los agentes de Aduana le decomisaron los libros El caso PM, cine, poder y censura, de Manuel Zayas y Orlando Jiménez Leal; Cuba hoy, analizando su pasado, imaginando su futuro, de Jorge I. Domínguez; Cuba en la era de Raúl Castro. Reformas económico-sociales y sus efectos, de Carmelo Mesa Lago; Vidas en vilo, la cultura cubanoamericana, de Gustavo Pérez Firmat; El poscastrismo y otros ensayos contrarrevolucionarios, con dedicatoria de su autor, Julián B. Sorel; Motivos de Anteo, política y nación en la historia intelectual de Cuba, de Rafael Rojas; tres ejemplares de Ideas en libertad, un conjunto de escritos dedicados a Mario Vargas Llosa, y Una nación para todos, raza, desigualdad y política en Cuba 1900-2000, de Alejandro de la Fuente

"El libro Sobre las revoluciones, de Nicolás Copérnico, no me fue decomisado gracias a que logré convencer a la empleada de Aduana de que había sido escrito en el siglo XVI, mucho antes de que nacieran Fidel o Raúl Castro, que eran los nombres que buscaba ella con especial énfasis", relató González Arenas en una declaración.

El activista había participado en España en la presentación de la campaña ciudadana #Otro18, dirigida a la modificación de las leyes electoral y de asociaciones cubanas, para "atemperarlas a las normas democráticas corrientes internacionalmente".

Diversent dijo que tras las incautaciones exigió la "Resolución de Decomiso" y un "Acta de Retención y Notificación". En ambos documentos la Aduana General debe poner la Disposición Legal bajo la cual justifica su acción, explicó la abogada.

La Resolución 5 de 1996 busca "reprimir el tráfico de publicaciones obscenas. Nos aplicaron los resuelvos primero y segundo, donde se habla de documentos 'contrarios a la moral y a las buenas costumbres' o que 'vayan a los intereses contrarios a la nación'. El tercer resuelvo dice que esos objetos van para el Ministerio del Interior", indicó Diversent.

Consideró que los activistas deben comenzar a exigir la resolución y el acta. "Las instituciones no pueden estar por encima de la Ley. Es una práctica que nosotros estamos permitiendo. Si no activamos el mecanismo no vamos a demostrar nunca que están violando nuestros derechos", dijo.

"Al número de resolución de decomiso a la hora de pasar al registro de control de resoluciones le pusieron las siglas CR (contrarrevolucionario) y mi maleta estaba marcada con las siglas DS (documentos subversivos), o sea, nos están estigmatizando constantemente", añadió Diversent.

El Acta de Retención y Notificación y la Resolución de Decomiso pueden servir "para que los activistas que sean atropellados en los trámites aduanales presenten demandas legales contra la Aduana", señaló.

Por su parte, González Arenas afirmó que ninguno de los libros que le fueron incautados "encaja en la noción de 'contrarios a la moral' ni 'contra los intereses generales de la nación'", a menos que las autoridades "hayan querido decir, 'intereses de los generales'".

El activista dirigió una reclamación a la Aduana para exigir que le sean devueltos los libros incautados. Son "testimonio del magnífico caudal de conocimiento y compromiso que nuestro país ha conseguido acumular en el exilio, y esenciales para el trabajo de los muchos que, desde aquí adentro, buscamos llevar a todos los rincones, entres tantas mentiras, 'la luz de la verdad'", dijo.

Los casos como los de Diversent y González Arenas son comunes. Días atrás el pastor bautista Mario Félix Lleonart denunció que le fueron incautados decenas de ejemplares de la Declaración Universal de Derechos Humanos, un documento que el régimen trata como "subversivo" y que incluso ha ordenado quemar en actos contra opositores como las Damas de Blanco.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Que bueno que el Minint y La Aduana de Cuba se esten interesando en leer todo esos libros.

Imagen de Anónimo

Con esta luchita contra Castro y este tumbaito llegaremos a 100 an'os de tirania.

Imagen de Anónimo

Dice Antonio Castro Soto del Valle que todo esto es mentira: no quitan nada en la aduana.El entro un juego de bastones de Golf de Titanio y fibras de carbon y no le cobraron nada. Y por el nuevo ancla para su 6to yate quien le cobro fue la aerolinea.El Mongo

Imagen de Anónimo

Me rio de los que piden que les den un acta de decomiso: ja, ja, ja. Aun mas, me rio mas alto: JA, JA, JA.Pues te daran el acta de decomiso si la pides, y a lo mejor hasta te van a quitar mas, y todo estara listado en el acta. Cuba es una dictadura y hacen lo que les da la gana.

Imagen de Anónimo

Yo recomiendo a TODO el mundo que exija constancia de confiscacion de cualquier cosa que le quiten en la aduana.  Yo tengo en mi poder el documento.

Imagen de Anónimo

Yo visite Cuba hace poco y la aduanda me decomiso un producto que en muchas ocasiones lleve con anterioridad. El asunto fue que cuando exigi al "medico" (digo medico porque no si es especialista en epidemiologia o algo asi), y su ayudante que revisan el equipaje, una constancia aquel hombre entro en COLERA! Me amenazo pero le pedi hablar con su jefe y al final me dio la constancia. Yo imagino que no hacen constancia para poder llevarse los productos a su casa despues. Aquel medico estaba fuera de control. PERO antes de mi revisaron un equipaje y delante de mi le dieron dinero, y paso lo que llevaba la otra persona, colocandole de inmediato un cunho que habia sido revisado y "no habia problemas".Es una corrupcion sucia!

Imagen de Plutarco Cuero

Je, je, je ... definitivamente en contra de los intereses de los generales de la nación ...