Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
15:47 CET.
Opinión

Entrar por la puerta de salida

Presento mis disculpas por anticipado, tanto a los miembros de la oposición pacífica en Cuba como a sus incondicionales de adentro y fuera de la Isla, no porque necesite congraciarme para suavizar mis objeciones, sino porque me simpatizan sinceramente (al menos varios entre ellos) y porque respeto su coraje personal y su valía como demócratas. Por las mismas razones es que me desconcierta esa obsesión por ser recibidos que manifiestan ante cada figura política más o menos prominente que visita el país.

Una vez más, ahora en vísperas del viaje de Obama, se vuelven a disparar los reclamos y las expectativas en tal sentido. Da la impresión de que nada es más importante para algunos de ellos que ser recibidos por el visitante. Y cuando digo nada, es nada, incluidas las acciones, tantas veces postergadas, para ganarse la simpatía y el apoyo popular.

No dudo que el principal propósito que les impulsa a querer reunirse con Obama sea el de intentar convencerle de que el régimen totalitarista de Cuba es irreformable, de manera que negociar con su élite al margen de los intereses de la gente de a pie, tan sufrida y humillada, significa prolongar la agonía de las víctimas otorgándole crédito al verdugo.

Pero, ¿acaso el presidente de la primera potencia mundial ignora esta realidad tan básica? Y puesto que no la ignora, ¿ha demostrado que le preocupe? Tal vez me equivoque, pero no creo que la tan esperada reunión con Barack Obama, o con cualquier otro, impulsará por sí sola la causa de la oposición interna, no mientras sus líderes no hayan conseguido conquistar las calles, que, según la consigna fascista, aún son de Fidel.

El principio es la mitad de todo, nos advirtió Pitágoras. Y para la oposición cubana el principio no es que se les reconozca internacionalmente. Incluso, no es solo conseguir que la gente identifique los preceptos y las actitudes que les ayudarán a manejar por sí misma su capital humano y a progresar por encima de las ataduras. También deben ser capaces de liderar tales búsquedas con sagacidad y tino. No basta con que asuman sus diferencias con la dictadura como cuestión personal o de grupos más o menos pequeños. No basta con el coraje de enfrentar a título individual la rabia de los represores. El principio es que busquen nuevos caminos para aumentar ostensiblemente la cifra de sus simpatizantes y que consigan que la población los respalde.

Que yo sepa, Aracelio Iglesias y tantos otros activistas políticos que arrastraban multitudes en tiempos anteriores al fidelismo, no reclamaron nunca ser recibidos por nadie más que aquellos pobres marginados a los que defendían contra los desmanes de otros malos gobiernos. Y a juzgar por lo que refrenda la historia, no necesitaron la menor aprobación desde el exterior para poner en aprietos a la dictadura de turno, igualmente legitimada por la Casa Banca y por otras cumbres de la política internacional. Es verdad que aquellos líderes populares, aunque también enfrentaron dictaduras, no tuvieron que vérselas con una dictadura totalitaria como la de hoy. Tampoco dudo que de haber contado con apoyo desde el exterior, les hubiese ido mucho mejor. Lo que quiero significar con el ejemplo es que para un líder o un activista político, lo primero es ser reconocido por aquellos a quienes se ha propuesto representar. Y de esa forma le será mucho más fácil después obtener crédito como su representante".

Me dirán que vivimos una nueva época y que en este mundo globalizado e interconectado, resulta justo que nuestros disidentes aspiren a un amplio reconocimiento internacional, pues ello dificulta la impunidad con que son neutralizados por parte de las fuerzas represivas del régimen. Es verdad, tal demanda es justa y necesaria, pero antes de asumirla como prioridad, sería inteligente que alcanzaran una determinada fuerza de convocatoria entre el pueblo que se han propuesto representar. Cuando lo hayan logrado, quizá ni siquiera tengan que pedírselo para que esas figuras se les acerquen. Pero ciertamente me parece un despropósito ese marcado interés que hoy muestran algunos opositores por ser recibidos, sea por Obama o por cualquier otro. Creo que están queriendo entrar por la puerta de salida.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

Jose Hugo, creo que le estás pidiendo peras a un cultivo de boniatos. No te entienden, piensan que la política es "jamón" (ya lo lei por ahi) o confunden el "principio" expuesto en una expresión de Pitágora, con un principio partidista o ideológico. Son precisamente esas razones por las que la oposición en Cuba no vale nada, solo sirve para especular políticamente y generar billetes, porque cultura y capacidad de liderazgo, no tienen. Muy bueno tu artículo. Te escribe un cubano que también se fue..

Imagen de Anónimo

En Cuba el principio no es la mitad del todo. El todo lo es el PCC, que hubiera mandado a Pitagoras a la UMAP por haber sido un pensador original. No es extraño que los opositores "no hayan conseguido conquistar las calles" o  no sean mas populares. Despues de mas de medio siglo de terror el pueblo, ai igual que los opositores, esperan mas que nada la llegada de un mesias. En mi opinion, este es un articulo con muy poca inspiracion.

Imagen de Anónimo

No se le pueden pedir aguacates a la mata de mango. Los opositores cubanos no cuentan con mucho apoyo en la sociedad cubana porque no hay libertad de expresión ni de reunión ni de asociación ni de huelga. Si hubiese todas esas libertades, los opositores podrían hablar por la televisión, comparecerían en la prensa, hablarían al público en mítines y la sociedad les conocería y juzgaría en contacto con ellos y sus palabras, si deberían creer en ellos y votarles en caso de haber elecciones libres. Pero como no es así, ¿cómo van a conocerles y comunicarse ellos con los demás? Al margen de ello, todo el mundo sabe que la oposición está penetrada por el régimen y eso provoca una serie de males que implican que ni los conozca mucha gente ni quieran conocerlos. A lo que se suma la persecución de cualquier actividad opositora e incluso de las amistades de estos (los opositores) y de las personas que simpaticen con ellos. Por tanto, me parece muy bien que reclamen reconocimiento, hablar con personas que visiten la Isla y todo lo deseable para una vida en democracia y libertad. Ojalá y comiencen a debatir con ellos en la televisión, incluyendo al partido comunista en los debates... se verían tantas cosas de todos los lados y sobre todo: opciones e ideas, además de obras.

Imagen de Juan

Creo que el autor cometió un error "light" muy pequeño. Él señalo todas las variantes del porque pero no entro en el porque los opositores no arrastran a mas personas a sus filas. Y estoy seguro que él lo sabes pero no lo escribió.Para tener poder de convocatoria hay que tener comunicación y movimiento libre y eso no lo tienen los disidentes. Lo primero que hacen la gestapo cubana es neutralizar esas dos operaciones para tener a los disidentes en hacke.

Imagen de Anónimo

El lograr reconocimiento internacional es importante para el movimiento opositor, pero más importante aún es lograr el reconocimiento interno de una población que no se siente motivada a seguirlos por no ver en ellos un liderazgo definido. Podrán ser reconocidos en el mundo entero por las más prominentes figuras, pero mientras no sean capaces de movilizar a los oprimidos en el país para defender juntos sus reivindicaciones, no cambiará la situación político-social en Cuba. En eso tiene responsabilidad la propia población, en la cual existen descerebrados capaces de gritar a toda voz ¡¡¡abajo los derechos humanos!!!

Imagen de Anónimo

En una sociedad democrática sería incuestionable la opinión de cada grupo político y los deseos que manifiesten. Por tanto, carece de justificación que se cuestione aquí el interés de los opositores cubanos por dialogar con los políticos extranjeros que pasen por Cuba. En democracia es sano que las personas de los distintos partidos políticos dialoguen con sus homólogos y para este articulista, estos opositores por haber sido convertidos en marginales por el régimen cubano son como entes que no debían dialogar con nadie por estar marginados. Acaso cuando un madatario extranjero va a Cuba no visita al Cardenal, a Fidel Castro, a Raúl Castro y al que le parezca. Pues cuando viaja a un país un opositor, un mandatario y demás a otro país, cada uno dialoga o manifiesta dialogar con el que le parezca, y eso es un barómetro del funcionamiento de la democracia en un país. Por ejemplo, Liliam Tintori, la esposa de Leopoldo López, que es la mujer de un opositor encarcelado, viaja a España y dialoga con todas las fuerzas políticas exeptuando a Podemos (comunistas) que no quieren dialogar con ella. Felipe González (exmandatario español) viaja a Venezuela y dialoga con distintos grupos de la oposición también. Los opositores políticos en Cuba por tanto, si desean dialogar con cualquiera, tienen razones justificadas para hacerlo, más que cualquier otro grupo: "para que les saquen de la marginalidad, hasta en los artículos de la prensa digital."

Imagen de Anónimo

Cada cual haciendo su propia interpretacion del articulo segun le pique o le sea conveniente. Si leyeron bien y no se dejan arrastrar por la perjuria, el autor solo esta diciendo que valora el trabajo de algunos opositores, no todo esta mal, que si es necesario ganarse el reconocimiento internacional pero primero teniendo una base amplia de simpatizantes en el pueblo que dicen representar. Esa es la unica forma de ganarse el reconocimiento sin pedirselo a nadie. No puede ser que una Mirian Leyva que no es lider de nadie sea tomada como una lider igual a Berta la de las damas de blanco. Que sean reconocidos los que de verdad se estan arriesgando a sumar pueblo, no los mojigangos que los han colado ahi para decirle si al abrazo Obama Raul.

Imagen de Anónimo

Para javier monzon velazques. Creo que peor ejemplo no pudiste haber escojido. Fijate si era jamon (como tu dices) ser disidente en la epoca de Jesus Menendez, que precisamente a el, no lo detuvieron en Manzanillo y lo deportaron a La habana o lo detuvieron y a las 24 horas lo liberaron como hace el regimen con los patriotas actuales; a Menendez le metieron un tiro en la cabeza y no paso nada de nada!!!. Jamon, verdad???.

Imagen de Anónimo

No se si el autor concuerde conmigo, o algunos otros aca, pero.. la necesidad de reconocimiento internacional es importantisima, pues todos sabemos el peso que pone encima de los disidentes el gobierno de los Castros. Un reconocimiento internacional siginifica un alivio para cualquiera de ellos que quieren disentir pacificamente, pero que el gobierno embilece y marca al estilo nazi fascista. No. Veo bien que se reunan con cuanta gente vaya a Cuba.

Imagen de Anónimo

Pesimo articulo. muestra entre lineas la verdadera intenci'on de desacreditar a la oposici'on. Despiste mayor es imposible.