Domingo, 17 de Diciembre de 2017
19:27 CET.
Opinión

El voleibol de los DDHH

En el voleibol, cada equipo busca que la pelota pique en el terreno del contrario. Lo mismo hace el Gobierno de Cuba con los derechos humanos: pasarlos a la cancha opuesta.

El diario Granma, órgano oficial del único partido político legalizado en el país, en su edición del jueves 3 de marzo, publicó una nota sobre la sesión del Consejo de Derechos Humanos correspondiente al miércoles 2, titulada "Cuba responde a Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU".

La respuesta de la delegación cubana, encabezada por Pedro Núñez Mosquera, director de Asuntos Multilaterales y del Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Internacionales (MINREX), estuvo dirigida a la intervención del Subsecretario de Estado de los Estados Unidos, Sr. Anthony Blinken, quien realizó críticas a varios países, entre ellos Venezuela, China, Rusia y… Cuba.

Sobre nuestro país, el subsecretario aseguró que durante su visita a la Isla, el presidente norteamericano Barack Obama enfatizará sobre la importancia de que el pueblo cubano sea libre de elegir a sus dirigentes, de expresar sus ideas y de que la sociedad civil pueda florecer. "Obviando [aclara la nota en Granma] que ya el pueblo cubano decidió libremente su destino el primero de enero de 1959".

Asumiendo que fue así, el pueblo cubano que "decidió libremente su destino" entonces estaba compuesto por los adultos de la época, que no tenían el derecho a decidir por quienes eran niños y quienes nacimos luego. Incluso si todos aquellos que vieron con beneplácito la victoria del Ejército Rebelde en 1959 hubiesen permanecido en el país y continuado creyendo en la llamada "revolución", una mayor parte importante del pueblo cubano no tuvo, ni tiene aún, la oportunidad de decidir su destino libremente.

Si la parte del pueblo cubano que no es partidaria del Gobierno fuese libre de expresar sus ideas, no se habrían producido los arrestos de las 75 personas encarceladas durante la llamada Primavera Negra, en 2003, en virtud del artículo 91 del Código Penal, o Ley 88, que establece que: "El que, en interés de un Estado extranjero, ejecute un hecho con el objeto de que sufra la independencia del Estado cubano o la integridad de su territorio, incurre en sanción de privación de libertad de diez a veinte años o muerte".

El caso de los 75 pareciera entrar en contradicción con el artículo 53 de la Constitución de Cuba, que reconoce a todos los cubanos "la libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la Sociedad Socialista". Pero "los fines de la Sociedad Socialista" suprimen la libertad y posibilitan que cualquier acción, manifestación o escrito fuera de esos fines, considerada por el Estado como peligrosa para su independencia e integridad, pueda ser sancionada con privación de libertad e incluso la muerte para su autor.

La mera existencia de semejante ley, sin necesidad de que vuelva a ser aplicada, constituye una amenaza y vulnera el derecho a las libertades de expresión y prensa.

Si grupos opositores como las Damas de Blanco sufren violencia verbal y física, por expresar su oposición, es innegable que se violan sus derechos humanos. Nuestro Gobierno podría alegar que se trata de la acción espontánea del "pueblo revolucionario". Pero incluso si abandonamos la convicción de que es el Gobierno quien convoca a las personas en sus centros de trabajo para realizar actos de repudio, tendríamos que acusar al Estado de no cumplir su obligación de garantizar el respeto a los derechos humanos de sus ciudadanos.

Durante el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU del 2013, varios Estados recomendaron al nuestro respetar, promover y proteger las libertades de expresión, asociación y reunión, y garantizar que los periodistas independientes y los defensores de derechos humanos no sean víctimas de intimidaciones, enjuiciamientos y detenciones arbitrarias. Han transcurrido tres años desde entonces y el Gobierno cubano no respeta, mucho menos promueve o protege las libertades de expresión, asociación y reunión. La intimidación a periodistas independientes y activistas de derechos humanos continúa.

El pueblo de Cuba ha sido privado de aquellas libertades que le garantizarían la posibilidad de decidir su destino. La existencia de un partido político único, que además es declarado en el artículo 5 de la Constitución como la fuerza rectora de toda la sociedad, que guía incluso al Estado, niega a los cubanos que no sean comunistas ni se sientan representados por el partido único el derecho de asociarse libre y legalmente en otros partidos políticos.

Lo ocurrido en las elecciones presidenciales de Argentina (más allá de que el pueblo haya acertado o no), las parlamentarias en Venezuela y el referéndum de Bolivia, demuestra que al Gobierno cubano le habría resultado imposible mantenerse en el poder durante todas estas décadas sin el control absoluto de los medios de comunicación, con oposición de partidos políticos legalizados que pudieran contender en elecciones libres.

El Estado cubano quizás cuenta con argumentos para rebatir todas las acusaciones de violación a los derechos humanos que se le imputen. Pero ya ha demostrado a través de los años que la mejor forma de defensa es atacar, colocar la lupa sobre las violaciones cometidas por otros.

La respuesta de Pedro Núñez Mosquera al Sr. Blinken fue recordarle "con fuerza" la discriminación racial y la violencia policial que tienen lugar en Estados Unidos, la tortura a los detenidos en la Base Naval de Guantánamo y por supuesto, el "bloqueo económico, comercial y financiero… que es la principal violación que se comete contra los derechos del pueblo cubano".

Las palabras de Núñez Mosquera hacen pensar que tenía en mente violaciones secundarias, menos graves que el "bloqueo", pero no las menciona ni dice quién las comete.

¿Tendremos que esperar los cubanos por el fin de las violaciones de derechos humanos en Estados Unidos para que nuestro Gobierno decida respetar los nuestros?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Yo no creo que haya que esperar tanto, porque ni en EEUU ni en el resto de este mundo se acabarán jamás las violaciones a los derechos humanos, simplemente porque todos somos humanos. Pero si puede dársele un plazo a la disidencia para acabar por lo menos con el gobierno actual.

Imagen de Anónimo

Que triste saber que cayó semejante maldición sobre Cuba!!!! Que triste y que odioso saber que somos los esclavos de Fidela la Moringuera!!!!

Imagen de Anónimo

Mira Raulito, para que te entren cagaleras. "La líder independentista de la oposición de Taiwán, Tsai Ing-wen, ganó el sábado las elecciones presidenciales". Si los yankis te obligan a doblar el cogote....con respecto a reunirse con La Oposición..... vete mirando en el espejo y veras reflejada a la China.....no la de Birán sino la de arroz con palito yo va a comé.

Imagen de Anónimo

Miren lo que les ha costado a todos esos blandengues el permitir movimientos de oposición en sus respectivos paises. Por eso nosotros, ni la puntica de una uñita. Cabilla con todos ellos. Aquí vamos a permanecer bien acomodados en el poder los Castros y toda nuestra prole, hasta que ñangue. Y le recomendamos a Ortega se mire en nuestro espejo, y siga metiendo cuchillo porque sino va abajo igual que sus vecinos.