Domingo, 17 de Diciembre de 2017
10:46 CET.
Opinión

¿Vino el Papa a Cuba?

Amontonados los últimos palos del altar desde el que el papa Francisco ofició la misa de la Plaza de la Revolución, en la Habana; corroborado un silencio que parece cómplice respecto de la situación de los derechos políticos en nuestro país; y expectantes aún por la suerte de Zaqueo Báez, Ismael Bonet y María Josefa Acón, que se acercaron al Papa para pedirle atención y hoy  sostienen una peligrosa huelga de hambre y sed contra su arresto por las autoridades castristas; cabe preguntarse: ¿vino el Papa a Cuba?

Caben ahora pocas dudas de que las declaraciones recientes del buen cardenal Ortega responden a una lectura minuciosa de las indicaciones que le llegan de su patria vaticana. Aquellas que cuestionaron la existencia de presos políticos en un país donde esa condición se encubre en la penalización exagerada de cualquier transacción en el mercado negro o la conversión de un grito en escándalo público; o las que convirtieron al movimiento de las Damas de Blanco en "mujeres que se visten de blanco"; hasta las que cuestionan, de una manera semejante a como lo hace el castrismo, los motivos de la oposición política, con suficiente astucia como para poder decir "no fue eso lo que dije" y haber dicho.

También podría ser a la inversa. Las omisiones del papa Francisco, asegurando que no conocía las detenciones masivas que el régimen de Raúl Castro realizaba en el pórtico mientras él oficiaba en el altar, obviando pedir la libertad de quienes se le acercaron pidiéndola y hoy resisten absteniéndose de comer en los calabozos fraguados por los mismo ingenieros de su púlpito, podrían estar inspiradas humildemente por el buen pastor de la Iglesia Católica cubana, el cardenal Jaime Ortega.

La Iglesia Católica en Cuba, menos comprometida que aquella que en la década del 60 demandó el mantenimiento de la libertad religiosa y a principio de los 90 redactó la Carta de los obispos, evita sin mucha elegancia el conflicto central de su país. El que se desarrolla entre una población que bordea la inexistencia y un puñado de jerarcas que no pueden retener en esta tierra ni siquiera a sus hijos.

No se puede ser cubano y extranjero si las dos condiciones están reñidas. La extranjera Iglesia desea mantener posiciones de relevancia institucional en una sociedad donde tal condición la administra una dictadura. El batacazo global del Papa, propiciando el acercamiento entre Cuba y EEUU, y recibiendo y siendo recibido por el dictador cubano Raúl Castro, son quizás victorias demasiado significativas como para desleírlas en demandas de ciudadanos locales.

Surgen entonces justificaciones como "visita pastoral" o "misión evangélica" y con eso se creen superadas las carencias, como si el amor de Dios no tuviera en los derechos humanos su doctrina más acabada.

Cada día que pasa sin que la Iglesia, cubana o extranjera, se pronuncie por la suerte que están corriendo los miembros de la UNPACU que se acercaron a Francisco, deshonra a aquellos seres humanos que tienen la extraordinaria tarea de propiciar la realización de la obra de Dios. Para los cubanos, conocida la infalibilidad del Papa para la doctrina católica, parece llegado el momento de decretar la infiabilidad respecto del compromiso que dice tener con la suerte de todos los naturales de esta tierra.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

El Papa es Comunista, o Socialista, le pagan bien devolviendoles las propiedades que le quitaron, todo es $.

Imagen de Anónimo

No se acercaron al Papa: aprovecharon el paso del Papa para montar un numerito que en cualquier lugar del mundo hubiera dado lugar a la reacción incluso más violenta que la policía. La gente se acerca al Papa con solo verlo pasar y tomar parte en la misa. Lo otro es espectáculo de circo, que como está prohibido por la ley, acarrea consecuencias.

Imagen de Anónimo

Estimado Boris, acuerdese que una cosa es el Papa, otra la Iglesia Catolica Cubana, otra la dictadura y o t r a muy distinta el pueblo de Cuba que no olvidara nunca esta traicion a sus legitimos reclamos de solidaridad ante tanta maldad e injusticia y muerte y opresion y cuando Cuba sea libre puede que hayan hecho.algunos templos mas pero no lo llenaran porque esos no representan la Doctrina de Cristo porque siempre la Iglesia Catolica tuvo  un discurso falso, engañoso mentiroso es una Institucion que solo usa a los pobres por eso el augue de cientos de religiones cristianas y la salida de millones del catolicismo. Ademas cuanto mas uno urga en La Palabra de Dios mas se da cuenta que no se corresponde con los dogmas de Jesus recuerden "Solo se llega al Padre a traves del Hijo" nada mas 

Imagen de Anónimo

Oremos.

Imagen de Anónimo

La verdad es que Bergoglio, como Papa, es un buen Jefe de Estado... (*)