Sábado, 16 de Diciembre de 2017
16:44 CET.
Represión

Un domingo con las Damas

El decimoséptimo domingo de represión contra las Damas de Blanco será recordado, quizás, por la eminente apertura de la embajada de EEUU en La Habana y por una performance que propuso el Foro por los Derechos y Libertades.

La rutina dominical es la siguiente: las Damas salen de la misa en Santa Rita a las 12pm, caminan por la Quinta Avenida unas cinco cuadras arriba y abajo con gladiolos y fotos de presos políticos en las manos. Gritan libertad y se reúnen en el parque Gandhi, al lado de la iglesia, para hacer un resumen semanal, donde dan noticias, denuncian represiones y se ofrecen ánimo. Entre la 1 y la 1:30pm terminan y bajan por 26 hasta la calle 3ra donde, bien lo saben, serán arrestadas violentamente. Así, cada semana.

Este último domingo, al terminar la reunión, el Foro invitó a usar máscaras de papel con la imagen de Obama. No todos participamos. Cada cual hablará con sus palabras. Mi justificación utópica para no llevar las  máscaras es el deseo de que Estados Unidos no sea más definitorio en el destino de Cuba, ni a favor ni en contra. Aspiración idílica quizás, pero es la mía. No la digo ahora por su interés como opinión sino porque quiero ver en el hecho de que hubiéramos marchado con las Damas hacia un arresto violento,  amén de la performance, la posibilidad de que exista un espacio público democrático en la Cuba real, con las diferencias que esto implica.

No anduvimos más de cien metros, de cualquier manera: al llegar a la esquina de 3ra y 26 ya nos esperaba un despliegue policial inmenso de guaguas, patrullas, motos… y una turba vestida de civil que salió por la derecha y se nos unió a todo galope. Tenían tipo delincuencial. No llegaban allí para gritar consignas, sino para reprimirnos y arrestarnos con violencia. Dicen que son paramilitares, policías disfrazados. Obviamente siguen órdenes que vienen de algún lugar y no es el pueblo: la gente del barrio miraba con curiosidad desde la distancia.

La turba nos rodeó por detrás; delante estaban las guaguas y la policía. Algunos nos habíamos quedado a la saga hablando algo con Berta Soler. Las Damas empezaron a gritar "Libertad", que es lo que dicen siempre —ni siquiera consignas contra el Gobierno— y lanzaron al aire las fotos de los presos.

Ya todo era confusión de cuerpos que se amontonan. De pronto un hombre vestido de civil está aplicando una llave de estrangulación a otro delante de nosotros y Berta Soler sale a auxiliarlo. Se abalanzan entonces sobre ella como para darle parecido tratamiento y Tania Bruguera y yo corremos a auxiliarla. La acción se detiene por un momento —evidentemente no quieren más la imagen de los brazos morados de Tania Bruguera dando vueltas por el mundo—.

En una fracción de segundo veo que a nuestro lado está el oficial "Javier", que es quien "atiende" a la artista, que la mira como decepcionado. No sé si iba arrestarnos él personalmente. Sé que Berta Soler sale en ese momento hacia la derecha. Yo camino unos pasos más hacia adelante, porque veía cómo arrastraban a las mujeres hacia la guagua, y ahí perdí de vista a todo el mundo: varios brazos paramilitares me halaron hacia la turba que se apiñaba frente a la puerta del vehículo, precisamente donde las policías introducían violentamente a las Damas, y otros brazos me señalaron dando voces de "a esa, a esa" ("esa" era yo) como con órdenes de detenerme.

Mientras más trataba de salir del espacio claustrofóbico, más me halaban. Alguien me inmoviliza por detrás agarrándome los brazos, alguien me tira del pelo, siempre por la espalda, alguien me clava las uñas en los costados, varias veces.

Quienes me arrestaron fueron gente vestida de civil. Ya no podía evitar el empuje hacia la puerta, donde todo era confusión compacta de azul y blanco arriba (de policías y Damas en remolino) y de rojo abajo, que es el color de los pulloveres que llevan los de la turba, y todo parecía una bandera. Al final —al parecer porque aquello estaba muy lleno—, me sacan del grupo y es sólo entonces cuando me entregan a una policía vestida como tal y me introducen en la segunda guagua.

Las Damas son admirables. Hay que verlas en acción para saber qué forma tiene la valentía; sobre todo cuando no hay público —o el público son las mismas policías que las reprimen—: muchas, después de esposadas, siguen gritando, sublevadas por el trato recibido. Si algún agente vestido de civil aparece con intenciones de callarlas, entonces hasta la señora encogida en aquel rincón, que no decía nada, despierta como picada y el agente al cabo se va.

Nadie sabe la cantidad de amenazas que las Damas reciben "¿No te advertí que no vinieras más?", le dice una militar disfrazada de civil a la Dama que yo tenía delante.

Una vez acomodadas todas y en espera de la orden de arrancar, el chofer de la guagua pone un reguetón a muy alto volumen, que quizás se use para silenciar las protestas o quizás, también, para crear una atmósfera de normalidad aturdida. Es un espectáculo tremendo porque de repente, con los primeros tonos de la canción, las policías empezaron a contorsionarse al ritmo de la música, como si estuvieran en una discoteca, en una transición grotesca —y sin embargo coherente— de la vulgaridad violenta a la jovial.

Así hicimos el viaje a Tarará: con el suplicio del "Wachineo" o Gente de Zona hasta el final.

Nos distribuyeron, en Tarará, en las mismas aulas que usábamos cuando niños y aquello era un campamento infantil,  ahora custodiadas por la policía. Allí deberíamos permanecer unas cuantas horas.

Al cabo me llamaron para interrogarme a una sala con cuatro militares. El que lideró el diálogo —vestido de civil— se identificó como el "capitán Rolando" de la unidad de Infanta y Manglar y quiso saber qué me llamó la atención de las Damas. Muchas cosas: por ejemplo, el apaleamiento que reciben cada domingo.

En un momento de la conversación me informa, coincidiendo con el Cardenal Ortega, que en Cuba no hay presos políticos. Le hablo entonces de Danilo Maldonado, "El Sexto", quien lleva siete meses preso por intentar (presuntamente) una performance con los nombres del presidente y del expresidente y dos cerditos. Entonces el capitán se pone semántico: Danilo "no es un preso político" sino alguien que ha "desacatado a la autoridad", y luego caótico: "¿Por qué no llamó a los cerdos Obama y Raúl? ¿Por qué no criticó a Obama en los Estados Unidos? Porque allá no se lo permitirían…" Ahí hablamos un poco de Fox News.

Yo tenía una pregunta para ellos: ¿Por qué apabullan todos los domingos a las Damas de Blanco? Curiosamente, se resistieron a responderla. A la quinta vez de formulada, ensayaron que las Damas creaban desorden público y que no las golpeaban, lo que pasaba era que ellas los provocaban con gritos y no dejándose arrestar arbitrariamente, como debería ser. Con todo cinismo, además, uno de los jóvenes militares me dijo en mi cara que era mentira que me habían tirado de pelos y brazos, o pellizcado.

Poniendo a un lado la lógica del esposo abusivo que profesan, me quedé con la impresión de que en verdad los militares no sabían la respuesta a esa pregunta. Ellos cumplen órdenes, no importa la violencia o la injusticia de su contenido. Como las Damas no existen en los "medios de información" oficiales, los cubanos no tenemos otra opción que la de siempre: asentir, no ver, no oír.

Las aulas policiales donde nos confinaron están divididas con cartón o un material muy fino por un lado. Cuando al final de la tarde comenzaron a "restituirnos" (i.e.: montarnos en las guaguas para dejarnos en algún lugar de nuestro municipio), sentimos una algarabía de gritos y muebles volcados en el cubículo anexo; la pared de cartón empezó a moverse como si estuvieran empujando a alguien contra ella… Quizás estuvieran "madurando" a una Dama.

Casualmente, vi correr hacia el lugar al militar que, con todo cinismo, intentara quitarme mi maltrato. Le grité, a ver qué me decía ahora de los golpes. No me hizo caso. Más mujeres policías se colocaron en la puerta de nuestro cubículo para resguardarlo. Algunas venían del aula de al lado y tenían el vapor de la violencia en ellas. Hablaron de Aliuska [Gómez], y de lo mal que se porta siempre con la policía. Quizás era ella quien gritaba. No lo supimos, desde luego. Como no sabemos en qué parará la represión de los domingos. Las Damas afirman que no dejarán de hacer lo que hacen, y el Gobierno, al parecer, tampoco… El viaje de regreso también fue con reguetón, pero ya las policías lucían agotadas.

Testimonios del decimoséptimo domingo de represión en La Habana

Unas 60 Damas de Blanco y 30 activistas de derechos humanos fueron arrestados este 9 de agosto.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

Al que hizo las máscaras hay que enseñarle una foto de Obama porque no se parece en nada

Imagen de Anónimo

Los castristas que no quisieron hablar en Panama aqui estan por una jabita como ratas atacando a las Damas de Blanco y creando confusionCuba no va ha salir adelante hasta que no se precese judicialmente a los Castros y todos sus secuaces.Castristas Asesinos, Abajo FidelMe Voy, en lo que seaMe voy, en lo que sea...

Imagen de Anónimo

Resulta ser que un grupo de mujeres fundadas por LAURA POLLÁN que después de rezar en una misa salían en silencio vestidas de blancos con gladiolos en las manos exigiendo la libertad de sus esposos u otro familiar preso en las prisiones castristas y ahora como mamarrachos salen con una careta en sus rostro del presidente de USA, mi última pregunta es ¿de esta forma es que estas “señoras” aspiran que una multitud se tire a la calle detrás de ellas pidiendo libertad y democracia para Cuba¿ Piensen, señores, piensen, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Yania, cito: “Mi justificación utópica para no llevar las máscara es el deseo de que EU, no sea más definitorio en el destino de Cuba”. Yo pienso ese caretazo a Obama es contraproducente, contradictorio y vulgar, aquí en Brasil cuando alguien se hace muy popular sea un político, un jurista, un artista, entre otros, el pueblo, en los carnavales, sale con caretas en homenaje a la persona en cuestión, no me cabe la menor duda que es Juez Sergio Moro que conduce el proceso de corrupción de la PETROBRAS contra corruptores, corruptores y operadores del esquema de corrupción será homenajeado por los brasileiros de esa forma en los próximos carnavales. Resulta ser que Obama es más popular en el interior de Cuba que Raúl Castro según una encuesta al respecto, pregunto, ¿Qué sentido tiene ese caretazo a Obama¿. Berta soler está diciendo a los vientos que no sabe si la van a invitar a la ceremonia de la inauguración oficial de la embajada de USA en la Habana, sigo preguntando, ¿Quién va a invitar a la cabecilla de un movimiento¿ que tiene la “osadía” de satanizar al presidente de la mayor economía mundial y comandante en jefe de la mayor potencia militar global, COMENTARIO de Esopo 1. 

Imagen de Anónimo

Caballero este es el mismo Castro que fusilo miles de cubanos en juicios sumarisimos populistas donde la chusma oportunista acusaba a cualquier ciudadano por odio, por envidia, por maldad o por congraciase con la mafia castrista.El expectro, la relacion de crimenes castristas es muy amplia, desde los fusilamientos hasta el maltrato de pencos ratones a mujeres en las calles de la Habana.Abajo Fidel!La justicia no te absolvera  

Imagen de Anónimo

La lucha contra la dictadura tiene que ser mas sutil e inteligente, en vez de gastar energía permitiendo que el regimen las estropee la lucha a de  concentrarse en llegando la pueblo, reclutando ir the casa en casa buscando apoyo y en silencio, organizar y provocar entonces el día que estén listo una demostración antigubernamental multitudinaria, han de crear la conciencia y reclutar jóvenes.  Alguien se pregunto donde esta la prensa. Señor en un mundo convulsivo como el de hoy usted cree que el mundo se va a paralizar por una nariz rota, el cubano esta soñando, al otro lado del mundo le arranca la cabeza a la gente y no sucede nada, mueren miles de personas en manos de ISIS incluyendo niños y no sucede absolutamente nada; sino buscan una estrategia diferente mas astuta de luchar perderán sus narices y nada conseguirán. El mundo de hoy esta siendo entrenado para no padecer antes los mas horribles eventos, para ello te ponen las imágenes que vemos en el medio oriente para que te acostumbre a digerir violencia y no te asombre mientras la cosa no sea contigo. Aprenda a pensar!

Imagen de Anónimo

Anónimo 11/8-1,31 pmUd no merece respuesta,porque no interpreta lo que digo.Si las damas de Blanco son tan violentamente reprimidas como es,que no se dejen ni tocar por los esbirros castristas,a Laura Pollan la asesinaron lentamente cuando le inocularon una enfermedad incurable.que no se dejen tocar,que griten y los acusen,no creas que no han existido casos de tocamientos intencionales,para con ello burlarse de ellas.cuando un banda de sicarios se sueltan a la calle a reprimir y aterrar a gente pacífica, utilizan cualquier método para denigrar y aprovecharase de la oportunidad      el boqbo alipio*'+

Imagen de Anónimo

Yo Bertha Soler le reparto pancartas a las damas de blanxo que digan.."abajo el impsrialismo yanky", "Cuba si, Yankis No". " Yankis Pa fuera a Cuba se respeta" y esperaria por las turbas y LA policia a ver q pasa. Interesante No???? 

Imagen de Anónimo

// Salvajismo contra inmadurez (FINAL) //Y el mayor problema no es que no saben actuar para producior los resultados que necesitamos,  es que ahora posiblemente ni Yania se entera de lo que estoy tratando de explicarles y *hasta ahora los dirigentes de la "oposición" ni se disponen a meditar sobre lo que digo y menos a querer conversar sobre el tema*.  Así seguirán muy mal, ellos Y CUBA.>>>>>> Ricardo E. Trelles  RTrelles@bellsouth.net 

Imagen de Anónimo

// Salvajismo contra inmadurez //Imaginaba que lo que sucedía durante todas estas sesiones de "las marchas" era así como ahora ralatan en algún detalle. Según lo entiendo no son más que un enfrentamiento absurdo de salvajismo contra inmadurez. Lo que hace el régimen es terrible y repudiable, lo que hacen los "opositores" es prueba de desconocimiento e incapacidad política sumamente preocupante.La lucha contra la fuerza del régimen NO ES CON CONTRAFUERZA. Nada de fajarse con los agentes, nada de tirarse en el piso. Ni siquiera hay que ponerse a gritar, hay  hablarle con aplomo y argumentos contundentes,  a todos pero sobre todo a los que parezcan ser dirigentes entre los represores.Si el plan típico es ser llevado contra la voluntad de uno a Tarará a tener "una conversación", pues uno se deja llevar, muy civilizadamente, y luego se aprovecha la conversación, no para agredir verbalmente sino PARA DEJAR PENSANDO Y PROCUPADOS a los agentes, aunque, claro, no puedan admitirlo en el momento.(sigue)