Jueves, 29 de Septiembre de 2016
01:28 CEST.
Teatro

La espectacularidad de lo real

Se suele considerar que lo inmediato expresa mejor la realidad, es más funcional y por tanto más útil socialmente. La supuesta inferioridad estética de lo cotidiano halla en el teatro playback toda la riqueza de mediaciones que modelan el significado expresivo, si por expresión entendemos más que la simple ilustración de lo existente o la "traducción" de ciertas representaciones sobre la vida.

Simplificar lo complejo no deja de ser una atractiva coartada del "sentido común". Sin embargo, la relación de sentido que debe ser descubierta y en cierto modo producida por el que interpreta, en teatro playback, dadas las referencias establecidas por el espectador, impone la realidad al sujetoque la asume y la recrea en una poética de la exaltación, del contagio, en la que no importa el distanciamiento estético y sí la diversidad, la alteridad. Casi no hay ambigüedad en los gestos de los intérpretes, lo que ayuda a una lectura literal de lo allí contado.

Ailer González, directora artística de Estado de Sats, es una de las pioneras del teatro playback en Cuba y recién ha terminado un taller de cuatro días con integrantes de las Damas de Blanco.

Tenía entendido que eras artista plástica, ¿cuándo comenzaste esta modalidad artística que tanto se parece al teatro espontáneo?

El teatro playback, inspirado en el sicodrama, el teatro espontáneo y la narración oral de las culturas indígenas, fue creado en los 70 en Estados Unidos por el profesor universitario Jonathan Fox y su esposa Jo Salas, músico terapeuta. Estudié pintura pero creo soy más bien una hacedora, una buscadora, y en ese desandar me encontré un día con el teatro playback.

Participé varias semanas de unos talleres introductorios y de avanzada con profesores norteamericanos que estuvieron enseñándolo en La Habana. Al terminar los talleres algunos practicantes decidimos continuar encontrándonos y formamos una compañía de teatro playback a la que nombramos Cuerpo Adentro, en la que me desempeñé como actriz y conductora de 2005 a 2011.

¿Cuántos talleres has realizado hasta la fecha? ¿Qué te propones con ellos? ¿Cuáles los resultados hasta ahora alcanzados? Cuéntame un poco la experiencia con las Damas de Blanco.

He participado y organizado ya varios talleres, incluidos los impartidos mientras estaba en la Compañía durante el proyecto Playback por Cuba, que estaba enfocado en trasmitir el teatro playback a través de talleres y funciones por diferentes provincias del país, sobre todo a adolescentes y jóvenes de esas provincias que padecen tanta precariedad cultural.

Muchos de esos jóvenes llegaron con serios problemas de incomunicación o de elecciones personales que lograron canalizar en esos días de taller.

Uno de los propósitos es promover este tipo de forma teatral bastante desconocida en Cuba y al mismo tiempo ofrecer desde el arte una herramienta que puede resultar útil en una sociedad desarticulada y desesperanzada como la que hoy vivimos, realidad de la que no escapa la oposición que también necesita a su vez nuevas maneras de comunicarse, de crear vínculos con su entorno y de tener a mano otros recursos liberadores. Por eso me interesé por compartir con las Damas de Blanco.

He observado todo el potencial y el valor de esas mujeres y su necesidad de crecimiento. Lo han demostrado en este taller en el que compartieron sus historias más íntimas y dolorosas, creando lazos más fuertes de comunicación y afecto entre ellas. Han ampliado sus posibilidades de expresión, de creatividad, trabajaron la espontaneidad haciéndose conscientes de todas las posibilidades de sus cuerpos. Creo ha sido una experiencia reveladora para ellas, fíjate si es así que quieren continuarla. Yo estoy simplemente muy agradecida por la posibilidad de compartir mis experiencias y conocimiento con mujeres de tanto valor.

¿Cuál ha sido el mayor logro, tanto en el orden personal como en el social?

En el orden personal el playback potencia nuestros sentidos, nuestra consciencia e intuición, nos ayuda a contarnos, a narrarnos y eso de alguna manera nos ubica, nos permite entendernos. En lo social articula, crea comunidad y conexiones. El teatro playback es en sí mismo liberador, artístico y sanador, ofrece un espacio donde las personas pueden contar sus historias y ser escuchadas. Imagina si podría llegar a tener un impacto en Cuba donde la dictadura ha silenciado y pretendido borrar tanta historia y memoria colectivas. El dolor de la nación cubana es grande, el contarlo, el ser escuchados y reconocidos puede comenzar a hacer que de algún modo drene. En ese sentido el teatro playback podría ayudar a resanar, a equilibrar. Lo que se pinta será un proceso arduo: reconstruir una nación devastada y rota.

¿Te gustaría tener un grupo donde desarrollar aspectos poco tenidos en cuenta hasta ahora?

En Cuba algunas compañías teatrales practican o incorporan variantes del teatro playback, aun así es bastante desconocido. He pensado a veces en crear una compañía propia, pero sé que no es fácil sostener un grupo al que prácticamente debes dedicarte por completo y actualmente tengo grandes responsabilidades con Estado de Sats, así que lo que puedo hacer, de momento, es promover y apoyar cualquier iniciativa que surja, como ha sucedido luego de este Taller con las Damas de Blanco. Las muchachas quieren continuar entrenando y ofreciendo pequeñas funciones y las ayudaré en ese empeño, pero serán ellas las "directoras" de su propio proyecto. Quizás en un futuro cercano, en una Cuba sin los Castro, por supuesto, pueda concebirse una escuela de teatro playback y veamos renacer compañías por doquier. Por ahora, no creo que los dictadores actuales lo permitan, tratándose de un arte liberador y crítico y que trabaja con algo que ellos desprecian: la voz y las historias de la gente.

 

Poética de la identidad, el teatro playback centra su atención en una cotidianidad cuyos sobresaltos, tensiones y atractivos privilegian el testimonio, lo documental y la inmediatez como vías más auténticas para expresar una épica siempre sorprendente e insólita. La radicalidad ética de muchas de las historias contadas y por contar, su espíritu cuestionador de la inercia, el acomodamiento, el formalismo, la burocracia, la doble moral y el sinsentido de una sociedad donde la persona es un número más, sin otro rasgo diferenciador que su adhesión incondicional a las orientaciones "de los distintos niveles", potencian la crítica y la participación.

Del entusiasta colectivo que acaba de terminar su primer taller y realizar sus primeras actuaciones para un grupo de íntimos, esperamos más obras en un futuro. Y seguro las veremos.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

No entiendo qué es exactamente el teatro playback. ¿En qué se diferencia del tradicional o de la improvisación? ¿Tiene diálogo o es una especie de coreografía? Gracias.

Imagen de Anónimo

El Ballet de la Sociedad Civil!!!!!

A lo que hemos llegado.

Imagen de Anónimo

La SoCiedad Civil y la disidencia se han convertido en viajeros y celebridades de la cultura.

jijijijijiji QUE JOIDOS ESTAMOS!!!

Imagen de Anónimo

Estos son disidentes?

Imagen de Anónimo

maravillosa labor ! Felicidades Ailer!