Sábado, 24 de Septiembre de 2016
22:18 CEST.
Opinión

No torturarás

Debió ser un mandamiento. El artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, suscrita por todos los Estados miembros de la ONU, lo afirma tajantemente: "Nadie será sometido a tortura o a tratamientos o castigos crueles, inhumanos o degradantes". Punto.

Todo esto, claro, lo escribo a propósito de las acusaciones contra la CIA por el uso de torturas para lograr información capaz de desvelar las conspiraciones y planes de los terroristas. Estados Unidos había sido sorprendido por las terribles acciones de los islamistas radicales de Al Qaeda que habían dejado cerca de 3.000 cadáveres en las calles de Nueva York y Washington.

George W. Bush y los servicios de inteligencia norteamericanos querían averiguar quiénes era sus enemigos, qué planes tenían y cuándo pensaban golpear nuevamente. En Washington estaban, a un tiempo, asustados y deseosos de venganza. De alguna manera, esa también era la ansiosa actitud del conjunto de la sociedad.

La tarea resultaba dificilísima. Esta vez los enemigos eran árabes de una docena de orígenes diferentes —con predomino saudí, egipcio y yemenita—, afganos, iraníes, chechenos y otros adversarios aún más exóticos desde la perspectiva norteamericana. Todos estaban unidos por el islam y por el odio a EEUU y a Israel, pero se trata de un monstruo con mil cabezas.

Aparentemente, el modo más directo de comenzar a desenredar la madeja era obtener información de los prisioneros y por eso los torturaron. Pero, primero, ¿existía total certeza de la culpabilidad de todos los prisioneros? Y, segundo, si no los sometían a un "tercer grado", ¿cómo se lograba esa colaboración? Ni siquiera resultaba útil amenazarlos con la ejecución ordenada por los tribunales porque el martirologio era un objetivo personal de todos ellos. Era la puerta de entrada al paraíso. Es muy difícil enfrentarse a un enemigo deseoso de morir.

La investigación era muy confusa. Todo conducía a la perplejidad: las lenguas en las que hablaban, los factores culturales, las motivaciones religiosas, la geografía. Cuando estudiaron la biografía de Mohamed Atta, el cabecilla suicida que dirigió los aviones contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, encontraron a un joven egipcio educado en Hamburgo —era arquitecto urbanista—, profundamente piadoso, que actuaba por convicciones ideológicas. Muchos de los terroristas respondían a un perfil parecido.

Hasta ahí las justificaciones que se escuchan ante las denuncias de torturas, pero estas, francamente, no sirven excesivamente. Hay tres factores mucho más importantes que las circunstancias en las que se encontraba Estados Unidos, en ese momento bajo el shock del ataque terrorista.

En primer lugar, está la ley. Estados Unidos es un país de leyes. Si la Quinta Enmienda y los tratados internacionales suscritos por EEUU, son contrarios a la utilización de la tortura, nadie tiene el derecho a recurrir a ella y el presidente no puede ordenar esa práctica.

El presidente o el Congreso pueden tratar de cambiar las reglas, pero no están autorizados a violarlas. Esto no es un prurito leguleyo sino una medida esencial de protección. Si uno o varios de los poderes públicos puede saltarse a su antojo la legislación, los fundamentos republicanos quedan demolidos.

En segundo lugar, están los valores. Una sociedad es o debe ser una comunidad vinculada por los principios, además de por las reglas. En EEUU, supuestamente, prevalecen los valores que consagran la compasión y el respeto a la integridad de los individuos. Uno espera del fascismo, del nazismo o del comunismo, que todo lo justifican en función de sus sangrientas utopías, que recurran a la tortura, pero no de una democracia liberal.

Y, por último, queda la melancólica convicción de que las confesiones obtenidas mediante torturas y malos tratos no suelen reflejar la verdad. Las actas inquisitoriales, levantadas al calor de las hogueras, dan cuenta de las historias más absurdas relacionadas con la hechicería: comercio carnal con el diablo, visiones de animales mitológicos, vuelos a bordo de escobas.

En los siglos XVI y XVII, solo en Europa, más de 100.000 personas, casi todas mujeres, fueron cruelmente torturadas para arrancarles las más peregrinas declaraciones. Confesaban cualquier cosa con tal de que terminara el tormento.

La democracia liberal no puede comportarse como los enemigos de la libertad. ¿Que aumentan los riesgos y los sacrificios? Probablemente, pero ese es el precio de vivir en sociedades libres y siempre hay que estar dispuestos a pagarlo.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Noticia de hoy (ABC.es):

"Mas de 100 niños muertos en un ataque taliban contra una escuela de Pakistan"

Los talibanes tras el ataque: "Queremos que sientan dolor"

Imagen de Anónimo

Camilo, a esos  yihadista se les elimina por todos los medios a nuestro alcance -- y pruebas sobran desde el 2009 a la facha -- pero eso no implica que ahora hay que comenzar a hacer decapitaciones hacen como ellos. Te falta mucho por aprender de como funcionan y se defienden las democracias, pero realmente no creo que tengas capacidad para entenderlo.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Esta noticia es de hoy:

"El grupo yihadista Estado Islámico (EI) decapitó este domingo a 19 agentes de la Policía iraquí en la provincia de Al Anbar, el oeste de Irak, informó a Efe una fuente de seguridad.

Según la fuente, los asesinatos se produjeron en la zona de Al Wafaa, al suroeste de Ramadi, capital de Al Anbar, un territorio que fue arrebatado ayer por los yihadistas a las fuerzas de seguridad".

"Cuidemos los derechos humanos de los yihadistas!"

Imagen de Anónimo

Camilo tu sabes cuantos han matado Los yumas en Este mundo en nombre d la democracia

Imagen de Anónimo

Camilo J Marcos, si es cierto Obama no elimino personalmente a Bin Laden, pero asumio el risgo politico y diplomatico de llevar a cabo la operacion que si hubiera sido un fracaso todos los que consideran que tuvo ningun merito en ella, lo hubieran declarado el unico culpable. Ademas, cualquiera medianamente informado, y que no sea un fanatico, sabe que desde que Obama llegó a la presidencia dio la orden que habia que localizarlo -- bajo Bush, con toturas incluidas, no "se pudo" y su captura habia pasado a ser un tema sin importancia segun palabras expresas de este -- exigio que se hicera y se lo logró a poco mas de dos años de haber asumido la presidencia, mientras que Bush, repito, con torturas incluidas  no pudo lograrlo en siete años. 

Por mi parte coincido plenamente con lo expuesto por Montaner y hago mias sus palabras: "La democracia liberal no puede comportarse como los enemigos de la libertad." El que no entienda esto es que aun no ha aprendido -- y quizas nunca lo haga -- a vivir en democracia

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Anónimo - 14 Dic 2014 - 1:48 pm.: No jodas, chico, asi que "Obama elimino a Bin Laden?" Tu no has tenido acceso a esa historia? Desde cuando se estaba trabajando en la ubicacion de Bin Laden? El merito de Obama fue haber aprobado la operacion. Y eso, probablemente, lo hubiera hecho cualquier presidente. Pero quienes disenaron la operacion desde el principio, fueron los oficiales de la CIA. Por otra parte, comparar a la CIA con el G 2 cubano, me parece, cuando menos, un exabrupto.  Pero entiendo a quienes piensan distinto. Lo cierto es que alrededor del 80 % de los latinoamericanos, son antinorteamericanos. Y probablemente ese es el mismo porcentaje de anti-imperialistas entre los hombres nuevos cubanos, que la revolucion creo con delectacion de artista. 

Imagen de Manuel

Tanto que historicamente se ha acusado al gobierno de Cuba de torturar y poner a los EUA como ejemplo de Libertad y respeto a los Derechos Humanos...,?y ahora que?.

Imagen de Anónimo

Estoy de acuedo con CAM, no podemos caer tan bajo como los de la Seguridad de Estado de Cuba donde no predomina la ley y decide 1 solo hombre. Al final, a Bin Laden lo  elimino Obama despues de tantos anos.

Imagen de Anónimo

Discrepo con CAM y sólo estaría de acuerdo con su piedad por los terroristas, si algún familiar suyo (inocentes civiles como los 3000 que murieron en los atentados del 9 de septiembre del 2001, que no fueron solo a las Torres Gemelas) hubiera muerto asesinado por esos salvajes (no importa la religión a la que pertenezcan). Un ejemplo similar: Aquellos que se oponen tajantemente a la pena de muerte, sólo y soólo si es un familiar suyo la víctima  y me dice que se opone le diria que es un "santo". Yo no, yo soy un ser humano y me conduelo por las victimas y no por los victimarios.

Hasta ahora en todos los casos he escuchado decirles: Se hizo justicia. A mi estas hipocrecias -y Dios sabe que admiro a CAM por su inteligencia- literarias bucólicas no me convencen. Pero así nos va, atacandonos a nosotros mismos dentro de EEUU, mientras los terroristas una y otra vez se salen con las suyas aprovechandose de nuestra transparencia. Un terrorista 'profundamente piadoso' es un oxímoron y siendo CAM un escritor de larga experiencia deberia saberlo.

Imagen de Anónimo

Yo digo que no se debe torturar a un ser humano.... como digo que hay personas que con su comportamiendo reniegan de su condicion humana y no tienen por tanto que ser tratados como tales. No tengo el mas minimo remordimiento en torturar si fuese necesario a alguien que aboga claramente por matar a cualquiera que el considere "infidel" sin distincion de edad ni de genero pues para mi una persona asi dejo de ser humana por pura eleccion. Que no exija entonces que se le trate como tal.

Eso si, coincido plenamente con el autor en que la validez practica de la tortura como metodo de obtencion de informacion confiable es, cuando menos, cuestionable.