Consejo de Derechos Humanos

Activistas venezolanos y cubanos piden a la ONU investigar muertes de estudiantes y arrestos de disidentes

Activistas venezolanos y cubanos cabildeaban el miércoles en Naciones Unidas para que se investiguen decenas de muertes de estudiantes que protestaron en Caracas y el encarcelamiento de disidentes cubanos, informa Reuters.

Los dos países latinoamericanos son miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que tiene 47 integrantes.

"Venimos a Ginebra a pedir a la ONU que envíe una misión a Venezuela para evaluar los casos de violaciones a los derechos humanos de que han sido víctimas estudiantes", dijo Eusebio Costa, presidente del movimiento de estudiantes de la Universidad Católica Santa Rosa, en una rueda de prensa.

Argumentó que aún hay 117 estudiantes detenidos, algunos en prisiones militares de alta seguridad, tras cuatro meses de protestas en la potencia petrolera.

Cuarenta y dos personas, incluyendo estudiantes, han muerto en las jornadas de protestas.

El Gobierno venezolano dice que las manifestaciones son la fachada de una conspiración estadounidense para derrocar a Nicolás Maduro, el sucesor del fallecido Hugo Chávez.

El Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió el 10 de junio que Caracas dé acceso a investigadores independientes de ONU.

Hasta ahora, no hay un país que haya presentado una resolución sobre Venezuela o Cuba a la sesión de tres semanas del Consejo, que termina el 27 de junio.

El estudiante venezolano Alejandro Suárez Teppa, miembro de la directiva de Juventud Activa Venezuela Unida, dijo que presenció como se le disparó a estudiantes en un campamento que fue atacado la noche del 8 de mayo.

"Colocaron armas y drogas en el campamento y dólares estadounidenses para indicar que fueron financiados por potencias extranjeras", dijo a periodistas, a quienes comentó que fue golpeado y mantenido en aislamiento por 72 horas.

Partidarios del Gobierno venezolano e incluso algunos opositores han criticado a los manifestantes por bloquear las calles y enfrentarse violentamente a la policía.

Activistas cubanos, respaldados por grupos como UN Watch, denunciaron los recientes arrestos del opositor Jorge Luis García Pérez (Antúnez), quien estuvo 17 años en prisión, y su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera.

Unas 1.000 personas son detenidas mensualmente y luego liberadas tras unas horas o días en prisión por sus actividades políticas, dijeron los disidentes cubanos.