Represión

El sindicalista en huelga de hambre Vladimir Morera, golpeado por exigir una visita de su familia

El preso político en huelga de hambre Vladimir Morera Bacallao, quien desde hace semanas se encuentra en una sala aislada del hospital Arnaldo Milián Castro, de Villa Clara, fue golpeado el viernes por los oficiales encargados de su custodia tras exigir comunicación con su familia.

"Lo golpearon, lo esposaron a la cama lo tuvieron así todo el día", dijo su hermana, Vilma Morera Bacallao. "Él exige visita de su familia, una entrevista médica con su familia" y acceso a un teléfono "para poder hablar con nosotros" de su situación, añadió la mujer.

Vladimir Morera detuvo su huelga de hambre el 20 de marzo, cuando llevaba 68 días sin ingerir alimentos, después de que la policía política le pidiera que abandonara "esa posición de fuerza" para poder resolver su situación, informó a DIARIO DE CUBA el sindicalista independiente Iván Hernández Carrillo.

Pero "no cumplieron con su palabra y la retomó" el 26 de marzo, añadió el opositor, exprisionero del Grupo de los 75.

La familia de Morera Bacallao ha denunciado que la Seguridad del Estado impide a los médicos que lo atienden dar información sobre su estado.

El activista fue condenado en noviembre pasado a ocho años de cárcel bajo cargos de "desorden público, atentado, desacato y daños", tras un acto de repudio organizado por el régimen frente a la casa del también sindicalista Jorge Ramírez Calderón, sentenciado en el mismo juicio a cuatro años de cárcel.