Sábado, 16 de Diciembre de 2017
23:48 CET.
Consejo de Derechos Humanos de la ONU

La candidatura de Jean Ziegler a la ONU: una afrenta al pueblo cubano

Imaginemos un instante lo que es pasar la niñez bajo una dictadura, perteneciendo a una familia de disidentes, una familia perseguida y vigilada noche y día. Imaginemos también que, antes incluso de alcanzar la adolescencia, a usted le ha tocado ver seres queridos llevados a calabozos inmundos, permaneciendo allí meses eternos, cuando no años infinitos, por haber cometido el crimen imperdonable de protestar contra la tiranía o tan solo de rehusar colaborar con la barbarie.

Imaginemos que en tales circunstancias, usted se entera de que en el exterior de ese infierno, en tierras donde impera el juego democrático y la libertad de expresión, alguien afirma batirse por la justicia, paseándose por los escenarios de televisión para impartir lecciones de moral, pero al mismo tiempo defiende dictaduras execrables, encontrándoles circunstancias atenuantes e incluso virtudes inauditas.

En ese caso, cabe formular una pregunta: ¿qué sentimiento debería inspirar un personaje de semejante calaña?

Es justamente por solidaridad hacia los disidentes de dictaduras de todo tipo, y hacia sus hijos, padres o cónyuges, que es imposible manifestar otra cosa que repugnancia moral por un ciudadano suizo, militante político y sociólogo de formación, que no ha escatimado elogios en favor de los peores déspotas de este mundo siempre y cuando los mismos puedan ser catalogados de "progresistas", "tercermundistas" o "antiimperialistas".

Ornados con esas etiquetas supuestamente tan prestigiosas que pueden justificar los crímenes más abominables, los Mengistu, Mugabe, Castro, Gadafi, Gbagbo y otros más se beneficiaron por largo tiempo de la defensa cómplice del personaje que nos ocupa.

Ese ciudadano suizo, cuya candidatura acaba de ser propuesta por las autoridades de su país al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, se llama Jean Ziegler.

Un Jean Ziegler que, a pesar del fiasco absoluto del régimen castrista, a pesar de los 500 mil cubanos que, según el censo de la ONG Freedom House, han pasado por motivos políticos por las cárceles y salas de tortura de la Isla, a pesar del hostigamiento permanente infligido a las Damas en Blanco, a pesar de los arrestos recurrentes a que son sometidos los disidentes, a pesar de los cubanos que han preferido morir en huelga de hambre antes que seguir viviendo hacinados en cárceles atroces cumpliendo condenas injustificables, a pesar de la confesión del propio Fidel Castro de que el socialismo no funciona ni siquiera en Cuba, a pesar de la constatación del propio Raúl Castro de que la economía cubana se encuentra al borde del precipicio sin poderle atribuir tal situación al cantaleado embargo, un Jean Ziegler, repito, que calificó en febrero de 2011 de "explosión de luz" al régimen culpable de toda esa ignominia.

Se trata del mismo Jean Ziegler que, durante un viaje a Cuba realizado en 2007 como relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, se negó a recibir a un grupo de disidentes que le pidieron audiencia para tratar, no más, la situación de los derechos humanos en Cuba.

De ahí que, muy justificadamente, la ONG UN Watch advierte que, de ser nombrado Jean Ziegler en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el régimen castrista habrá de utilizarlo para diseminar su propaganda y sus mentiras.[1]

Y es que Jean Ziegler ha dado muestras de una flexibilidad ética contestable al cambiar convenientemente de chaqueta, por ejemplo, con respecto a Muammar Gadafi después de una larga amistad sin ningún tipo de crítica u objeción.

Numerosas fueron en efecto las veces en que el personaje de marras expresó su simpatía y apoyo al guía de la "república de masas". Pero más tarde, demasiado tarde, cuando gracias a la ira popular las cosas empezaron a cambiar en Libia, cuando Gadafi era ya un cadáver político, el mismo Jean Ziegler no tuvo el menor sonrojo al declarar que, si él hubiese sabido, jamás hubiera estrechado la mano de Gadafi.

Ziegler argüía pues que él ignoraba que Gadafi fuese un asesino de su pueblo…

Pero, ¿en qué planeta de la ofuscación mental o del cinismo descarado había vivido Jean Ziegler para desconocer tan flagrante realidad? ¿Acaso no conocía el vínculo, divulgado por la prensa y los medios de comunicación del mundo entero, entre el atentado terrorista de Lockerbie y el régimen de su amigo libio? En sus viajes a la "república de masas", ¿cómo pudo no darse cuenta de que la única opinión permitida era la sostenida por el verdugo del pueblo libio? ¿Acaso jamás se preguntó qué suerte corrían en ese infierno aquellos que se desviaban de los cánones impuestos por el monstruo de Trípoli?

Un intelectual que hubiese defendido así a Pinochet, ¿hubiera podido salirse con las suyas, como lo hizo el Jean Ziegler amigo de Gadafi, declarando simplemente que, si él hubiera sabido, jamás le habría estrechado la mano al dictador chileno?

No tiene nada de sorprendente que 45 ONG reclamasen en 2011 una investigación sobre los vínculos entre Jean Ziegler y Muammar Gadafi.

Y es ese personaje moralmente descalificado que las autoridades suizas —obedeciendo a espurias consideraciones diplomáticas— están proponiendo para ocupar una función en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El día en que la historia de nuestra época se escriba al margen de las componendas de cancillerías, y con la lucidez que el tiempo suele otorgar, el eventual nombramiento de Jean Ziegler resaltaría como una mácula vergonzosa en la honorable trayectoria de la democracia helvética.


El presente artículo es la versión ajustada y actualizada de un artículo publicado por el mismo autor en francés en febrero de 2012 (“Jean Ziegler, l’ami des crapules tiers-mondistes”, Contrepoints, 14-02-2012).

[1] “How Cuba will use UNHRC nominee Jean Ziegler to spread lies, propaganda”, UN Watch, 19-08-2013.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 20 Ago 2013 - 8:31 pm.Ustedes los del UCI no pierden la oportunidad de escribir un para de boberías como las suyas. Ya, ya, pero Ziegler no razón en ningún planteamiento porqu no ha hecho ninguno, sencillamente colabora y es cómplice de cuanto dictador le de la mano.–––– Amadeus.

Imagen de Anónimo

Hipeocritasy oportunistas que saben la verdad pero la callan y contribuyen a mantener la infamia.

Imagen de javier monzon velazques

Realmente da pena ver como algunos funcionarios de distint organismos de la ONU, son tan complacientes con las tiranias; estamos acostumbrados a ver desfilar por la tv cubana a varios de estos personajillos cantando alabanzas al gobierno.

Imagen de Anónimo

Este tipejo 'esconde' algo determinante en su 'personalidad' y actuaciones que al momento no está claro... pero DEBE investigarse.NO es de 'gratis' NI por 'altruismo confuso ' que este malandro internacional actua así; repito que tiene algo MUY podrido en su 'closet'..... que debe ser identificado y expuesto a la LUZ de la VERDAD.....LINEA RECTA

Imagen de Anónimo

Al anónimo de la 9:44pm. No, es Ziegler mismo quien se descalifica por haber sostenido todos los déspotas "tercer-mundistas". No sólo Castro, sino también Qadafi, Mugabe, Gabgbo, Saddam Hussein, Mengistu y tantos más.

Imagen de Anónimo

Vean su biografia en Wikepedia donde aparece que fue chofer personal del Che, cuando este estuvo en Ginebra en 194, aparte de otas gemitas... 

Imagen de Anónimo

Q absurdo ,cuba es el pais mas importante del mundo y pq este señor tiene una opinion diferente a lá nuestra,lo desclasificamos y pronto no sirve para nada,q comemierda somos

Imagen de Anónimo

Al anónimo de las 8:31pm. A Pinochet lo atacaron igualmente. Y no por ello él tenía razón. Lo defiendes por ello? Y si no, por qué un doble rasero?

Imagen de Anónimo

Excelente artículo. Felicidades al sr. Fiallo. 

Imagen de Anónimo

ya veremos al Zieguel, proclamar a la tirania castrista como ejemplo ante el mundo del respeto a los derechos humanos......asi va el mundo, el tirano moviendo fichas a su favor. y nosotros os que sufrimos en carne propia los abusos del regimen, tener que quedarnos con los brazos cruzados.....abajo Zieguel y todos los lamebotas castristas del planeta tierra.