Sábado, 16 de Diciembre de 2017
23:34 CET.
Opinión

Un contrasentido tras otro

La reciente mención hecha por el vicepresidente del Gobierno cubano y jefe de la Comisión para la Implementación y Desarrollo de las reformas económicas, durante la inauguración del VII Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), de crear un sitio web para publicar las políticas y normas jurídicas de sus "reformas económicas" y facilitar el entendimiento de las medidas, va por el camino del rímel y las cremas antiarrugas.

La expulsión de la prensa extranjera del acto donde se anunció la creación de dicho sitio web confirma el contrasentido, ya que este ha sido desarrollado supuestamente para "informar" a una población sin acceso a internet, lo que desde le asegura un fracaso rotundo.

Para la inmensa mayoría de la población cubana acceder a la red de redes continúa siendo una fantasía, aun cuando se anuncie la ampliación a 118 sitios para brindar este servicio, que se ofrecerá al astronómico precio de 4.50 CUC (equivalente a 5.40$) por hora de conexión, un precio que muy pocos cubanos en la isla podrán pagar.

La anunciada apertura es otra farsa. La mayor parte de estos 118 sitios ya existían —la mayoría solamente con acceso público a una "internet" interna, cerrada al exterior o filtrada, y con acceso siempre monitoreado por funcionarios "a pie de ordenador"— y habían ido cerrándose a discreción para los nacionales, en el afán por incomunicarles. Ahora reabren sus puerta para esquilmar a la población (básicamente a aquellos que reciben remesas del exterior), a sabiendas de que este es un negocio rentable dada la abundante diáspora: dos millones de potenciales clientes solo entre cubanos y sus descendientes son un mercado apetecible, potenciado por la necesidad de información de una población que ve un resquicio por el que asomarse al mundo real.

El aprovechamiento de una fractura social creada por el propio régimen para lucrar de ella es una conducta condenable en cualquier gobierno del mundo y una práctica deleznable, pero el régimen cubano la muestra cínicamente como un síntoma de apertura, lo que significa una tácita aceptación del saqueo de la nación.

América Latina no es un buen lugar para las comunicaciones de manera general, pero en la región, Cuba ocupa el primer lugar en el precio por hora de conexión a internet: 5.40$. El minuto de conexión telefónica (sin hablar ya de la calidad del servicio o su uso para censurar y espiar) cuesta 79.9 centavos de dólar en un país donde el salario medio es de 18 dólares mensuales.

El Gobierno, en consonancia con la resolución del Consejo de Derechos Humanos que establece que el derecho de acceso a internet "debe garantizarse y ser protegido por todos los países", debería, además de ofrecer el libre acceso a las comunicaciones, establecer precios justos para estos servicios, en equilibrio con las posibilidades y necesidades reales de los ciudadanos.

Debería además iniciar un camino de reformas radicales, que superen el absurdo concepto de apartheid que condena y retrotrae nuestra nación a escenarios ya superados por la inmensa mayoría de los países. La vaguedad de este comportamiento solo puede entenderse en el contexto de una casta política que aspira a controlar todos los resortes sociales, y va soltando aquí o recogiendo allí según las circunstancias. La guía su finalidad última, que no es otra que mantener un poder que dura ya más de medio siglo; una idea tan extemporal como extravagante, que solo asegurará a los cubanos un futuro de sombría continuidad en el aislamiento.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Allá los tontos útiles que envían dinero para comer y se los gastan dándole al Gobierno Totalitario de Cuba para que puedan acceder a lo que el Gobierno llama Internet, pero no pueden acceder libremente a toda la internet o sea otra forma más de sacar dinero para seguir en el Poder.

Imagen de Anónimo

Un dia dije que la prensa extranjera esta acomodada en Cuba, en La Hasbana y para que no los lancen  fuera de Cuba, solo rebotan las noticias ya hechas y aunque digan 'algo" contra el gobierno este, no se moleste mucho. Porque si no es asi, por que la prensa no sale de La Habana y se va a las provincias y municipios a buscar alli en la miseria del pueblo , las verdaderas noticias que pueden ayudar a los cubanos a denunciar al gobierno realmente??. La disidencia hace denuncias y la prensa extranjera ni se ocupa de reafirmarlas

Imagen de Anónimo

¿Y no se podrá ver por la Intranet castrista, la punto cu, o sea esa internet sata que le llega a los médicos y otros profesionales? Creo yo que sería así, aunq tampoco sé bien.

Imagen de Anónimo

Hasta que la Prensa Extranjera no deje de apoyar al gobieno de los Castro, seguirán estas cosas típicas de países bananeros. Lo que pasa es que están muy cómodos en sus jeepones y con sus sueldos de gerentes de multinacionales para que escriban algo que les moleste a los Castro.Dónde está la Prensa Extranjera acreditada en la Habana? Qué hace, más allá de "rebotar" noticias banales? Quienes son para ocultar y proteger a una dictadura?