Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
18:59 CET.
Sociedad

Nace en Villa Clara el Instituto Patmos del Libro y el Saber Cristianos

Religiosos de diferentes confesiones presentaron este sábado en Villa Clara el Instituto Patmos del Libro y el Saber Cristianos, un proyecto independiente que pretende ser un foro de discusión abierto, sobre temas que van desde el creacionismo y el aborto hasta el pluripartidismo.

La presentación se hizo coincidir con el aniversario 74 de la Iglesia Bautista de Taguayabón. Su pastor, Mario Félix Lleonart, habló con DIARIO DE CUBA sobre los primeros pasos del Instituto.

¿Cómo surgió la idea, qué persiguen con el Instituto Patmos?

El objetivo del Instituto es congregar esencialmente a teólogos, porque en Cuba el quehacer teológico es prácticamente cero. Hay muchas iglesias de diferentes confesiones cristianas, pero Teología se hace en espacios muy reducidos. Más bien leemos como podemos porque también hay escasez de la bibliografía. En Cuba el quehacer teológico se detuvo en el tiempo en el año 59, como tantas otras cosas, y nosotros creemos que aquí también se puede hacer Teología.

No queremos encerrarnos en una urna de cristal, porque lo otro que sucede es que alguna gente entiende por Teología algo que, de alguna manera, da la espalda a la sociedad, te enclaustra. Sin embargo, una de las vertientes o variantes de la Teología contemporánea es la Teología Política, que es precisamente todo lo contrario.

O sea, a la luz de una sana Teología nosotros estamos abiertos al diálogo con la sociedad, y no solo eso, creemos que desde los presupuestos teológicos podemos cambiar también la sociedad, hacerla más abierta y plural.

Con tal objetivo, el Instituto Patmos no solamente acogería a personas que realizan quehacer teológico, sino que será un foro de debate, un espacio donde interactuaríamos con otros entes de la sociedad, con personas de cualquier especialidad.

En nuestra sociedad ha imperado un solo pensamiento. Desde arriba se ha dicho lo que la gente debe pensar, lo que la gente debe creer. Nosotros estamos queriendo demostrar que en Cuba existe diversidad de pensamiento, diversidad de ideología.

Y queremos hacerlo desde abajo. Queremos demostrar que los foros, los debates se pueden hacer desde instituciones plenamente independientes que forman parte de la sociedad civil, sin ningún tipo de auspicio ni convocatoria por parte del Estado que era el que lo convocaba todo hasta el momento.

Nuestro plan es celebrar los debates una vez al mes.

¿Cuál sería el primer tema de discusión?

Tenemos pensado realizar, en el espacio del seminario teológico Bautista de Santa Clara y en coauspicio con éste, el primer foro de Patmos, que tendría como tema el polémico debate sobre si la vida nació en la tierra por evolución o por creación. Queremos tener en él a personas que sean especialistas, tanto un evolucionista como un creacionista ateísta o un creacionista teísta.

Que estas personas puedan exponer sus puntos de vista y que luego todo el público pueda debatir, pueda hacer preguntas, pero en un clima de diálogo, en un clima donde la gente pueda percibir bien que se están discutiendo temas en Cuba que antes eran temas tabú, de los que antes no se hablaba y que hay diferentes perspectivas en la sociedad.

En una sociedad como la nuestra el pensamiento impuesto durante mucho tiempo era el evolucionista ateísta. Nosotros hoy vemos que en Cuba hay ideas muy diversas y que hablando de este tema hay múltiples posiciones.

Y no solamente se pretende en este foro exponer esas posiciones, sino dar un marco adecuado para que la gente pueda comprender lo que significa una sociedad plural donde las personas pueden convivir teniendo pensamientos diferentes y que esto no impide tratarnos con seriedad y con respeto.

Por supuesto, para ese debate, que queremos realizar a finales de febrero, están invitados no solo personas del ámbito religioso, sino también del ámbito social e incluso, para las posiciones de evolucionistas ateístas, hay profesores de la universidad que se están involucrando en este sentido. Ya estamos haciendo gestiones para la composición del panel, buscando personas de alto nivel que puedan participar junto a gente de diferentes ámbitos de la sociedad.

¿Todos los temas en los debates de Patmos tendrán un componente religioso? ¿Cuál es la perspectiva?

No necesariamente. Una cosmovisión cristiana saludable está abierta a hablar de cualquier tema. Bien mirado, cualquier tema se pueden enfocar desde un punto de vista religioso. Podemos hablar de cualquier asunto y, como explicaba anteriormente, una de las perspectivas de la Teología actual es la Teología Política.

Esto nos pone a reflexionar acerca de la sociedad; desde los postulados teológicos, intentar cambiar para bien la sociedad, hacer que sea una sociedad donde haya diálogo, donde haya interacción entre las personas aunque piensen diferente.

Los integrantes del Instituto Patmos, en principio, seremos teólogos, pero abiertos a cualquier tema y tal vez en un futuro se integren personas que no sean propiamente teólogos, pueden ser sociólogos y demás.

¿Qué otros temas tienen previsto debatir?

Hay temas éticos que son en este momento de gran debate en el mundo entero. El aborto, por ejemplo, es uno de ellos y seguramente va a ser uno de los temas que se discutirán posteriormente.

Es un asunto polémico. En ese foro tendremos personas que son pro abortistas, personas que son pro vida, porque en Cuba tenemos también todas esas posiciones. Expondrían sus argumentos y luego trataríamos de debatir y hacer preguntas. El aborto será un tema obligado.

Por supuesto habrá otros temas también candentes. Por ejemplo cómo la sociedad debe estar abierta a la existencia de diferentes pensamientos e ideologías y, por qué no, de partidos políticos.

¿Cómo piensan difundir el trabajo de Patmos?

Esa es una parte importante de lo que estamos soñando para el Instituto Patmos. Estamos pensando en tres publicaciones. Una de ellas es un boletín de dos páginas, una especie de volante mensual que promueve el foro que se celebre en el mes, así como lo que nos proponemos en el Instituto.

Esa es la publicación más sencilla, se llama Redención y su primer número se lanzó coincidiendo con la presentación de Patmos.

Las otras dos publicaciones son más ambiciosas. Tenemos planeado lanzar el Magazine Cristiano de Análisis, donde pensamos convocar a teólogos de todo el país y de cualquier confesión religiosa, siempre y cuando lo que escriban sea abierto y de ninguna manera fundamentalista, exclusivista, sino totalmente inclusivo y en diálogo.

Queremos ayudar a que se desarrolle la Teología en Cuba porque, como decía, tenemos muy pocos espacios para esto. Entonces, el Magazine Cristiano de Análisis sería una revista teológica, aunque eso no significa que esté cerrada a otros temas.

Además queremos hacer otra publicación donde no solo participen teólogos, sino también escritores, una publicación de pensamiento. Hemos pensado en llamarla La gaceta cubana del Atlántico.

Quizás el nombre parezca un poco rimbombante, pero ya tenemos en el país La Gaceta de Cuba, La Gaceta del Caribe y hemos pensado que también puede existir La Gaceta Cubana del Atlántico.

Lo del Atlántico apunta a promover los valores occidentales, porque Cuba, aunque algunos se nieguen a reconocerlo, pertenece a occidente.

La revista estará dedicada al pensamiento social, político y en ella podrán participar personas de cualquier índole, tanto oficialistas como independientes.

Esas serían las publicaciones impresas y digitales. Tenemos además un proyecto audiovisual. Cada foro sería grabado y lo promoveríamos dentro de la Isla en DVDs; pero también soñamos, igual que hace Estado de SATS —que para nosotros es un ícono en Cuba— crear un sitio en YouTube, un canal nuestro donde difundiríamos, además de los foros, documentales.

Ya tenemos un audiovisual de 10 minutos que ha sido una investigación en Santa Clara sobre personas marginales, que cada vez pululan más en la ciudad.

¿Quienes han participado en la creación de Patmos?

En el núcleo gestor somos siete teólogos de diferentes confesiones. Participamos dos bautistas y también personas que pertenecen a la Iglesia Vétero Católica, otros que pertenecen a la Iglesia Evangélica Independiente y a la Iglesia Católica.

Entre ellos están los reverendos Félix Ramos Castilla y Ricardo Santiago Medina, y la misionera Yoaxis Marcheco Suárez.

Pensamos que con el tiempo otras personas puedan involucrarse sin importar la confesión religiosa, siempre y cuando estén volcadas en el quehacer teológico y abiertas al diálogo.

Por ahora funcionamos sin jerarquías. Estamos cansados de eso. Nuestras instituciones religiosas están muy jerarquizadas y el Estado cubano se aprovecha de ello y presiona a las iglesias.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.