Lunes, 18 de Diciembre de 2017
09:34 CET.
Derechos Humanos

Human Rights Watch critica la represión en Cuba y el abuso de poder en Venezuela

Archivado en

Human Rights Watch (HRW) considera que Cuba se mantiene como el país más represivo de América Latina, que el Gobierno venezolano de Hugo Chávez abusa de su poder y que la impunidad sigue reinando México, según su informe anual de 2012 divulgado este jueves, reporta la AFP.

La organización estadounidense, que se mostró también preocupada por la disminución de la independencia judicial en Ecuador, saludó en cambio avances en Argentina y Brasil el año pasado en cuanto a las violaciones de derechos humanos cometidas bajo las dictaduras militares.

"Cuba sigue siendo el único país de América Latina donde se reprimen casi todas las formas de disenso político", indicó el reporte, que acusó al Gobierno de Raúl Castro de recurrir a "detenciones arbitrarias por períodos breves, golpizas, actos de repudio, restricciones de viaje y exilio forzado".

La Habana liberó entre 2010 y 2011 a decenas de presos políticos enviándolos al exilio, pero no puso fin a los juicios a puerta cerrada ni las detenciones sin cargos contra disidentes, lamentó.

La organización tomó nota de la nueva ley migratoria que entró en vigor este mes y que permite a los cubanos viajar al exterior si disponen de un pasaporte, pero sus "disposiciones vagas y amplias" podrían utilizarse "para continuar denegando el derecho a viajar a personas críticas", consideró.

Caracas "intimida y censura"

En cuanto a Venezuela, blanco frecuente de los informes de HRW, la organización afirmó que bajo el gobierno de Chávez, "la acumulación de poder en el ejecutivo y el deterioro de las garantías de derechos humanos han permitido que el gobierno intimide, censure y enjuicie" a sus críticos.

Chávez "y sus partidarios han abusado de su poder en una gran variedad de casos que han afectado al poder judicial, los medios de comunicación y defensores de derechos humanos", afirmó.

Un punto de especial preocupación es la violencia en las cárceles venezolanas, que son de "las más violentas de América Latina", dijo el reporte, divulgado poco después de una revuelta en la cárcel de Uribana (noroeste) que el viernes pasado dejó 58 muertos.

Los Gobiernos de Cuba y de Venezuela descalifican rutinariamente los informes de la organización estadounidense.

Otro país que destacó el informe fue México, donde HRW denunció violaciones de derechos humanos de militares en el contexto de la guerra contra los cárteles de la droga, que quedan sin castigo por la impunidad reinante.

"Casi ninguno de estos abusos se investiga adecuadamente, y esto ha exacerbado el clima de violencia", indicó.

El informe reprodujo cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, que entre 2007 y 2012 recibió 7.350 denuncias de abusos militares.

Defensores de derechos humanos y periodistas siguen siendo blanco de amenazas y agresiones tanto del crimen organizado como de las fuerzas de seguridad, sin que el gobierno les brinde protección adecuada, agregó HRW.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que asumió en diciembre, ha prometido enfocarse en disminuir la violencia derivada de la lucha entre bandas del crimen organizado y operativos para combatirlas.

Unas 70.000 personas murieron durante la administración de Felipe Calderón (2006-2012) a manos de las bandas criminales.

En Ecuador, el gobierno de Rafael Correa "ha socavado la libertad de prensa" con persecuciones judiciales contra periodistas y dueños de medios, mientras la independencia judicial se ha visto comprometida por "la injerencia" del Ejecutivo en la designación y destitución de jueces, dijo HRW.

En Bolivia, el Gobierno de Evo Morales usó el año pasado una ley contra expresiones racistas para "perseguir penalmente a medios privados y periodistas".

Los avances "significativos" en los juicios contra militares argentinos que cometieron abusos durante los regímenes militares y las medidas tomadas por Brasil para abordar los crímenes durante la dictadura fueron saludadas como progresos de la región por HRW.

Asimismo, la organización se congratuló por las negociaciones de paz iniciadas el año pasado por el gobierno de Colombia y las FARC como "la primera oportunidad" para acabar con medio siglo de conflicto armado.

Críticas a las detenciones de emigrantes y la pena de muerte en EE UU

En cuanto a Estados Unidos, Human Rights Watch denunció que encarcela a más personas que cualquier otro país del mundo y criticó las detenciones de inmigrantes no peligrosos, la aplicación de la pena de muerte y "prácticas abusivas" contra prisioneros en la base naval de Guantánamo, reportó EFE.

Las víctimas de abusos en Estados Unidos suelen ser grupos "vulnerables" como los inmigrantes, las minorías raciales y étnicas, los niños, los ancianos, los pobres y los presos, dijo HRW.

Señaló que la población carcelaria del país en 2010 era de 1,6 millones de personas, la tasa de encarcelamiento per cápita más alta del mundo, con 500 reclusos por cada 100.000 habitantes.

"La pena de muerte, las condenas a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional para menores de edad, y el confinamiento solitario son habituales y se caracterizan a menudo por las disparidades raciales", subrayó HRW.

Además, un número creciente de inmigrantes está en centros de detención pese a que muchos "no plantean ningún peligro ni riesgo de fuga", agregó.

Advirtió que se ha registrado un aumento "drástico" en los procesos penales federales por el ingreso y reingreso ilegal en el país.

De hecho, "volver a entrar ilegalmente en el país es el delito federal más enjuiciado en la actualidad", dijo la organización.

En el año fiscal 2012, Estados Unidos registró el número "histórico" de 396.906 deportaciones, y los procesos penales por infracciones migratorias, junto con un aumento de detenciones, han alimentado un sistema de más de 250 centros de detenciones, señaló HRW.

El informe destacó que el Gobierno del presidente Barack Obama "ha continuado algunas prácticas abusivas" en su lucha antiterrorista, incluyendo las detenciones sin cargos en el centro penal en su base naval en Guantánamo (Cuba), y juicios ante comisiones militares "que sufren deficiencias fundamentales".

Como en años anteriores, HRW condenó que Estados Unidos continúe la práctica de la pena de muerte y otros castigos "excesivos". En la actualidad, 17 estados y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, han abolido la pena de muerte, pero otros 33 estados la mantienen.

HRW destacó asimismo las disparidades raciales en el acceso a la justicia, al anotar la presencia "desproporcionada" de las minorías en las cárceles: según cifras oficiales, cerca del 3,1% de los negros, 1,3% de los latinos y el 0,5% de los blancos están tras las rejas.

El documento denunció que cerca de 2.600 delincuentes menores de edad purgan cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, si bien hubo avances en 2012 para abolir esta práctica entre ese grupo poblacional.

Por otra parte, HRW dijo que "cientos de miles de niños trabajan en labores agrícolas" en Estados Unidos, en parte porque una ley federal de 1938 los exime de los requisitos de edad mínima y jornada laboral máxima que se aplica a los demás niños trabajadores.

La mayoría de los niños trabajadores agrícolas son latinos, suelen trabajar diez o más horas diarias y corren mayor riesgo de intoxicación por plaguicidas, lesiones y discapacidades permanentes, entre otros problemas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.