Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Derechos Humanos

Nuestro objetivo: el fin de la dictadura

Archivado en

El último debate celebrado en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados en Madrid, el 15 de junio de 2011, sobre la situación de la dictadura en la República de Cuba, con el secretario de Estado Sr. Yañez Barnuevo en representación del gobierno español, ha dado lugar a diversas reacciones en la Isla que claramente indican que su desarrollo y contenido han sido analizados por la dictadura.

El Arzobispado de la Habana y Laura Pollán, de las Damas de Blanco, contestaron a la valoración política hecha por mí en aquel debate de la actuación, también política, de Jaime Ortega, tanto en el proceso de destierro de los expresos políticos y sus familiares como su comportamiento posterior con ellos y por supuesto mi crítica a su reciente viaje a Bruselas, en donde coincide con los dictadores al pedir que se levante la Posición Común.

Creo que es bueno que se sepa que yo personalmente, desde mi escaño, y mi partido, el Partido Popular, no vamos a distraernos del objetivo que guía nuestra política con Cuba y que en resumen pretende, desde Europa, reclamar a los políticos, a los partidos y a las instituciones europeas, compañía, protección y ayuda para los cubanos que desde  dentro y desde fuera de Cuba trabajan por las libertades y los derechos humanos en esa Isla que sufre una dictadura desde hace más de 50 años.

Es curioso que en todas las reacciones a aquel debate, desde Cuba no se haya hecho mención a las reclamaciones políticas que yo formulaba al gobierno español para que este trasladara la gobierno cubano. Por ello parece en este diálogo indirecto que debo aprovechar la ocasión para formular desde Europa y desde la democracia española una serie de demandas a la dictadura de Cuba que me gustaría fueran contestadas. 

Así en primer lugar, le reclamo el fin de toda política de represión contra los opositores que en Cuba reclaman libertad y respeto a los derechos humanos, discrepan de la dictadura y piden un sistema democrático para su país.

Creo también que ha llegado el momento por agotamiento del modelo político-social y económico que en Cuba se respete por parte de su gobierno, además de los derechos humanos, la libertad de opinión, de creación y de divulgación, para a través de su ejercicio hacer posible que el pueblo cubano, mediante el diálogo, pueda alcanzar una democracia plena, con espacio para todos.

También quiero insistir y de forma muy concreta en que si la dictadura quiere dar muestra de cambios políticos sustanciales, además de las peticiones antes señaladas, debe favorecer que un equipo internacional de profesionales analice y emita juicio de las causas de la muerte de Juan Wilfredo Soto García, reclamación esta que conoce la dictadura cubana mediante un escrito firmado por un grupo de destacados opositores.

Estas líneas pueden entenderse como una reafirmación de mi compromiso político con los derechos humanos y las libertades en Cuba, y con los cubanos que de forma pacífica trabajan por ello.

Los dictadores pueden tener claro que no es el momento de dejarnos distraer de nuestro objetivo principal: el fin de la dictadura.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.