Martes, 26 de Marzo de 2019
Última actualización: 02:09 CET
Béisbol: Serie Nacional

La hora de los Leñadores

Antesalista tunero. (CUBADEBATE)

A punto de mate han puesto los Leñadores de Las Tunas la final de la pelota cubana. Con sendas victorias en casa, ante una fanaticada que ha desbordado los graderíos, han inclinado la balanza de los favoritismos, al parecer, definitivamente.

Aunque aún falta camino por recorrer —las acciones se trasladan a partir de hoy a la ciudad naranja—, el equipo tunero que hemos visto sobre el terreno de juego ha dejado poco margen a las dudas y a los vaticinios vacilantes.

¿Por qué podemos afirmar que ha llegado la hora de los Leñadores tras 40 años de espera? ¿Qué elementos los hacen lucir como una maquinaria invencible sobre la grama? ¿Cuáles son los factores que han influido y que serán determinantes para alcanzar el título de campeón de la Serie Nacional?

Aquí dejamos los puntos que acuñan la tesis de que estamos en presencia del mejor equipo que ha representado a Las Tunas en toda la historia.

Poderosa ofensiva: A través de los años, los Leñadores se han caracterizado por sus bates calientes; sin embargo, rara vez han combinado la fuerza y el tacto, la capacidad para producir hacia todas las bandas del terreno, y sobre todo, la oportunidad con que lo hacen, presentando varios hombres con porcentajes superiores a .300 con corredores en posición anotadora, incluso uno (Danel Castro) cerca de .500.

Excelentes abridores: Los leñadores cuentan con tres abridores de lujo (Yoanny YeraErlis Casanova, y Dariel Góngora), dominantes, de brazos fuertes, y capaces de aguantar mucho en los partidos.

Relevistas confiables: La experiencia de Yoalkis Cruz, el ímpetu de Yadian Martínez, y la sapiencia de Yudier Rodríguez, parecen suficientes en una serie corta para cerrar los finales de los partidos con efectividad.

Liderazgo en sus filas: Varios hombres en la alineación regular son capaces de levantar las banderas del suelo en situaciones claves, con prestigio y experiencia para estos momentos.

Buen directorPablo Civil ha demostrado por segundo año consecutivo su capacidad para elaborar buenas estrategias de juego, y para mantener unido y motivado al conjunto, sobre las bases de la disciplina y el espíritu de victoria.

Gran afición: Contar con una buena fanaticada que los sigue y los apoya en todo momento ha sido crucial para un equipo victorioso.

Dominio de los aspectos fundamentales del juego: Roban bases, tocan la bola con efectividad, y poseen buena mecánica defensiva.

Estado mental positivo: Nunca antes un equipo tunero ha desplegado tanta fuerza psicológica, reponiéndose con facilidad de los momentos malos y revirtiendo marcadores adversos.

Excelente forma física: A pesar de haberse jugado casi 100 partidos, los Leñadores mantienen altos los niveles de rendimientos y no tienen lesiones importantes.

Son los actuales subcampeones nacionales: Estuvieron presentes en la final de la temporada pasada, lo que les permite trabajar sobre los errores cometidos.

Vistos estos puntos, ¿podrá alguien dudar que estamos ante unos favoritos indiscutibles? ¿Se atreve algún fanático a negar que se acerca la hora de los Leñadores?