Domingo, 21 de Abril de 2019
Última actualización: 16:35 CEST
Béisbol: Serie Nacional

Pelota cubana, ¿un paraíso para los bateadores?

Jugador de los Leñadores de Las Tunas. (CUBA TV)

La Serie Nacional de Béisbol cubana ha vencido el primer tercio de la segunda fase y la ofensiva sigue robándose los titulares.

Después de una etapa clasificatoria donde los guarismos ofensivos estuvieron altos y los bateadores de los 16 conjuntos participantes se aprovecharon del desnivel que provoca esa masividad en una isla tan pequeña —conectando 6.580 imparables en 23.374 turnos oficiales al home-plate (281 AVE)—, contra todo pronóstico, en este capítulo, donde supuestamente están concentradas las calidades, las cosas no han sido diferentes.

Una vez reunidos los mejores lanzadores del momento en solo seis equipos, los aficionados pensaron que sería posible alcanzar un equilibrio en esa eterna lucha picher-bateador, pero una vez han quedado decepcionados.

Muchas deudas tiene el béisbol cubano con sus lanzadores. La emigración constante ha roto la pirámide deportiva de desarrollo, obligando a muchachos jóvenes a "quemar etapas" y ocupar responsabilidades en niveles superiores, para los que aún no están preparados. A esto se suman los arcaicos sistemas de entrenamiento y la falta de recursos, una constante que golpea duro en todas las áreas deportivas del país.

La ausencia de lanzadores de velocidades altas, la falta de comando, el mal pensamiento táctico y la poca variedad de lanzamientos, han dejado desnudos a los serpentineros en el box, provocando barrajes ofensivos y creando falsos conceptos sobre poderosas toleterías cubanas, que luego son silenciadas en eventos internacionales. Las 4.68 carreras limpias permitidas cada nueve entradas de actuación (411 CL en 790 EL) y los 350 boletos regalados (6.75 por partido) hablan por sí solos.

En esta segunda etapa se está promediando ya para 304 de average colectivo (3.163-964), esto representa un total de 21.42 incogibles por partido, incluidos 207 extrabases (4.6 por juego).

Cinco bateadores andan compilando para encima de la increíble marca de 400: Jefferson Delgado (404), Ariel Sánchez (404), César Prieto (424), Dennis Laza (439) y Orlando Acebey (493), y ¡nueve! están ahora mismo con averages superiores a los 350.

La pelota cubana se ha convertido en un paraíso para los bateadores, cada día es más difícil hacer comparaciones con atletas de otras épocas para medir calidades e impactos. Las glorias deportivas han quedado en desventaja.

Se habla de nuevas estructuras en el béisbol cubano en próximas ediciones, pero el problema real es otro mucho más complejo. De momento, seguiremos nadando en aguas donde las estadísticas están infladas, camuflando el verdadero nivel de nuestra pelota actual, dando vítores por nuestros equipos favoritos, amnésicos y eufóricos.

TABLA DE POSICIONES

EQUIPOS

GANADOS

PERDIDOS

 DIF

RACHA

Las Tunas

20

10

-

P2

Ciego de Ávila

16

14

4

P1

Villa Clara

16

14

4

G1

Sancti Spíritus

16

14

4

G2

Industriales

14

16

6

P1

Holguín

 8

22

12

G1