Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:10 CET
voleibol

El voleibolista Lázaro Fundora será el primer cubano que integre un club de Serbia

Lázaro Fundora. (WORLD OF VOLLEY)

Lázaro Fundora, hasta hace pocos años atacador auxiliar del equipo Cuba, acaba de firmar con el Vojvodina Novi Sad, campeón vigente de la Liga de Voleibol de Serbia, para las próximas tres temporadas.

"Estoy muy feliz por ser parte del mejor equipo de voleibol de Serbia", expresó el jugador en declaraciones recogidas por el sitio World of Volley.

Fundora, de 25 años, es un atacador con la fuerza característica del voleibolista latino y que a la vez se convierte en el primer cubano que expandirá su talento hasta la liga de Serbia.

"El equipo tiene jugadores jóvenes y de calidad. Espero dar lo mejor de mí para ayudar con las metas del conjunto", agregó el nuevo fichaje.

La página señala que, con Fundora, los amantes del voleibol en Serbia tendrán la oportunidad de disfrutar de un estilo único que aportará a la competición local un atractivo nuevo.

En 2015, mientras representaba a la selección nacional de Cuba, Fundora sufrió una lesión en el menisco que lo apartó del alto rendimiento durante un año.

Fundora nació en 1994 y jugó para el equipo de La Habana antes de entrar a la plantilla del equipo mayor.

El equipo del Novi Sad se decantó por él cuando lo vio jugar en la Liga Mundial de la FIVA, en 2012.

"Este equipo es como una familia para mí. El equipo es muy joven y con jugadores calificados", añadió Fundora.

Cuba ha padecido una sangría perenne entre sus figuras del voleibol durante la presente década. En noviembre de 2017, Volleymob se refería a lo mortífero que podría resultar un "dream team" integrado por cubanos que juegan en ligas extranjeras, mayormente europeas.

Figuras como Wilfredo León, Yoandy Leal, Osmany Juantorena, Robertlandy Simón, Isbel Mesa, Raydel Hierrezuelo, Ángel Dennis, Leonel Marshall, Fernando Hernández, Michael Sánchez, Oriol Camejo, por solo mencionar los más conocidos, llevan años jugando en el exterior.

La mayoría salió de Cuba solicitando su baja del equipo nacional.

Robertlandy Simón, por ejemplo, juega en el Sada/Cruzeiro de Brasil, donde cobra alrededor de un millón por temporada: uno de los voleibolistas mejor pagados del mundo.

Archivado en