Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 11:44 CET
Emigración

Un exentrenador cubano de judo vive en la calle en Madrid

Abel Moya Reyes entre Ana Rosa Zamora y su hijo. (A. R. ZAMORA / FACEBOOK)

El exentrenador cubano de judo Abel Moya Reyes lleva más de un año pidiendo limosnas en Madrid, sin poder regresar a la Isla y sin que las autoridades españolas resuelvan su situación legal.

Moya Reyes, de 46 años, fue encontrado en la Puerta del Sol madrileña por la cubana Ana Rosa Zamora, residente en Portugal, quien divulgó el caso a través de un grupo de Facebook y pidió ayuda para el exentrenador.

Duerme "en la calle, pasando hambre, yo le compré comida, le dimos dinero y ropa. Él no quiere dinero, no quería aceptar, solo pide comer. Por favor, vamos a ayudar a este hombre. Quiere regresar para Cuba y Cuba no le da entrada", escribió Zamora, profesora de danzas latinas en Portugal.

"Los que se puedan acercar a la plaza Puerta del Sol y que puedan dar comida Abel Moyas Reyes, ayúdenlo, por favor", insistió.

Junto a siete deportistas, Moya Reyes se quedó en España en mayo de 2017. Era técnico del equipo nacional de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA).

A mediados de junio de ese año, el periodista Nelson Rubio, residente en Miami, conversó con él también en la Puerta del Sol.

Moya Reyes relató entonces a Rubio que, al igual que los deportistas, estuvo 17 días en un centro migratorio a la espera de que las autoridades españolas decidieran entre el asilo político y la repatriación. Madrid les negó el asilo y el Gobierno cubano no los aceptó de vuelta. Desde entonces, el exentrenador estaría viviendo en la calle.

Para salir de Cuba "tuvimos que jugárnosla", dijo Moya Reyes a Rubio, refiriéndose a que sobornaron a funcionarios para simular una salida a una competición.

Las autoridades cubanas castigan con hasta ocho años sin poder entrar a la Isla a deportistas de élite, médicos y otros profesionales de interés para el Gobierno, que aprovechan competencias en el exterior o "misiones" de trabajo para abandonar la Isla.

Archivado en