Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 01:52 CET
Mundial de Fútbol: Rusia 2018

La tecnología y la suerte se alían con Francia y castigan a Australia

El equipo francés durane el partido. (MARCA)

Sin brillo pero eficaz, la selección de Francia arrancó este sábado la Copa del Mundo de Rusia 2018 con una ajustada victoria sobre Australia (2-1), ayudada por la tecnología —se pitó el primer penalti con VAR (videoarbitraje) en un Mundial— y la fortuna, reporta EFE.

Se cumplieron los pronósticos en Kazán y Didier Deschamps, pese a ser poco amigo de las revoluciones, movió de arriba a abajo el 11 de su equipo, apostando por la juventud y por el tridente arriba formado por Griezmann, Mbappé y Dembélé.

Tolisso le ganó finalmente la partida a Matuidi para intentar aportar una dosis de creatividad en un centro del campo con mucho músculo, con Pogba y el infatigable Kanté como pareja en la línea de volantes.

El equipo galo salió de inicio con una media de edad de 24,5 años —solo tres de los 11 futbolistas superaban los 25 años, Griezmann, Lloris y Kanté—, el combinado más joven alineado nunca por un seleccionador francés en un Mundial desde su inicio en 1930.

Tampoco hubo sorpresas en la Australia de Bert van Marwijk, que dejó de lado la defensa de tres de su predecesor en el cargo, Ange Postecoglou, e intentó hacerle partido a Francia con un clásico 4-4-2, sólido en la retaguardia, aguantando atrás y esperando algún milagro de Nabbout, muy solo arriba.

Arrancó en tromba Francia, y al primer minuto Mbappé ya había probado a Ryan con un disparo a bocajarro desde dentro del área. La tempranera ocasión no fue un presagio de lo que se venía, ya que los hombres de Deschams se diluyeron en la maraña defensiva formada por Van Marwijk.

Con Griezmann apagado y Dembélé en otro de sus días malos, solo Mbappé intentaba cazar algún balón a la espalda de los centrales, Milligan y Sainsbury. Las ausencias de Sidibé y Mendy en los laterales —fueron titulares los reconvertidos Pavard y Hernandez— hicieron que el juego "Bleu" se concentrara, sin éxito, por el centro.

Si Francia fue de más a menos, Australia fue de menos a más. Fueron los liderados por un gran Mooy, los que gozaron de la mejor ocasión de los primeros 45 minutos, cuando un centro del "10" lo tocó Tolisso y a punto estuvo de introducirlo en su propia portería.

Los de Van Marwijk consiguieron el primero de sus objetivos: anular a Francia y llegar con vida al descanso (0-0).

La segunda mitad fue otra historia, con más ritmo de ambos conjuntos y participación destacada de la tecnología, que se alió con galos y castigó a una Australia valiente.

El VAR, el árbitro asistente de vídeo, entró por la puerta grande en Rusia y, en el minuto 58, ayudó a pitar un penalti por falta de Risdon sobre Griezmann que el colegiado había pasado por alto poco antes. No falló el "Principito", que engañó a un Ryan que hizo la estatua en la portería.

La alegría en el campamento francés duró poco. Tres minutos exactamente, el tiempo que tardó el árbitro en pitar otro penalti. Esta vez sin ayuda del VAR, ya que la acción de Umtiti fue más que clara. El defensa del Barcelona, en otra de sus desconexiones, levantó inexplicablemente la mano en un centro de Mooy y desvió su trayectoria. Penalti que no falló Jedinak para desatar la locura entre los australianos.

Movió entonces el banquillo Deschamps y desarmó su tridente ofensivo para dar entrada a Giroud y a Fekir por Griezmann y Dembele, respectivamente. Tampoco mejoró Francia, pero la fortuna se alió con ellos y de la nada sacó oro.

En el minuto 80, cuando el partido parecía encaminado al empate, una triangulación en el balcón del área acabó con un semi-remate de Pogba que tocó en Behich y cruzó la cal —el tanto lo dio la tecnología de línea de gol— para darle a Francia sus primeros tres puntos en Rusia.