Jueves, 20 de Junio de 2019
Última actualización: 19:25 CEST
Serie Especial de Béisbol

Comenzó la cuenta regresiva

Un juego de béisbol en Cuba. (MEDIUM.COM)

Sentados estamos esperando a que de un momento a otro mejoren las estadísticas en la Serie Especial de Béisbol, cosa que debe suceder, según los especialistas y técnicos que están a cargo de dicho "entrenamiento".

Lo cierto es que ya estamos en cuenta regresiva, y la necia ¿competencia? está ya en el último mes del agotador calendario. Sin embargo, esa luz al final del túnel, ese renacer de los lanzadores y esa técnica aprendida con "los más modernos métodos de la actualidad", no se ven por ningún lugar, por más que escarbemos en números y por más atención que le pongamos a los desolados partidos.

Alcanzar la forma deportiva óptima, que ya tenían los jugadores y perdieron no se sabe dónde, parece ser el cuento de nunca acabar. Los juegos Centroamericanos y del Caribe están cada vez más cerca, amenazando orgullos nacionales, palabras empeñadas, y quizás cómodos asientos en climatizadas oficinas.

Tomándole la palabra a los directivos a cargo, vamos a olvidarnos del pasado, de un golpe vamos a borrar todas las estadísticas, y a creernos que todo esto ha sido un mal necesario.

Pero esta semana se celebraron cuatro partidos y los lanzadores continúan su agonía. En 70 sufridas entradas aceptaron 43 carreras limpias (5,52 PCL), números que delatan la crisis en la que andamos sumidos. Además, la falta de control sigue siendo una epidemia: 31 hombres recibieron boletos durante el fin de semana, casi ocho por partido.

Mientras tanto, los bates confunden a los aficionados. Esta semana se conectaron 79 indiscutibles en 277 veces al bate (.285) y se anotaron más de 10 carreras por partido.

Las preguntas son simples: ¿Cuánto tiempo más hay que jugar y entrenar para exhibir una forma física aceptable y una técnica acorde con las calidades de los jugadores? ¿Mejoraran las estadísticas la semana que viene? ¿Es posible albergar esa esperanza? ¿Habrá valido la pena todo esto?

El tiempo se acaba. Nos vemos en el estadio.