Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:51 CET
BÉISBOL

Granma vapulea a Las Tunas 11-5 en el quinto juego de la final beisbolera

Partido entre Granma y Las Tunas. (CUBADEBATE)

Con Raúl González vestido de jonronero, Granma le pasó por arriba 11-5 a Las Tunas en el quinto partido de la gran final del béisbol cubano y se situó a un triunfo de revalidar el título nacional, informó la oficial Prensa Latina.

Los campeones defensores perdieron los dos primeros partidos del match por la corona, pero tomaron su nivel y lograron revertir la situación con sendas victorias en los duelos tres, cuatro y cinco, todos en su cuartel general, el parque Mártires de Barbados de Bayamo.

El choque del jueves quedó prácticamente decidido en el primer tercio, reflejo fiel del pobre talento existente en el área del pitcheo abridor en el país.

Las acciones llegaron igualadas 1-1 al tercer capítulo, cuando Granma puso mucha tierra de por medio al fabricar un interminable rally de siete carreras, coronado por cuadrangular con bases llenas de Raúl González, quien se encuentra inmerso en su quinta final consecutiva.

En el ramillete influyeron un boleto, dos pelotazos y tres sencillos, además del panorámico jonrón por la franja izquierda del estadio.

A esas alturas del partido ya habían desfilado cuatro lanzadores de Las Tunas, incluido el inefectivo abridor Yoelkis Cruz, quien se quedó sin balas para los playoff tras liderar el departamento de juegos ganados en la campaña regular, con 14.

González volvió a llevarse las cercas del jardín izquierdo en el quinto inning, sin corredores en base, para poner el cotejo 9-1. Era su tercer cuadrangular en la gran final.

Cuando todo parecía definido, Las Tunas reaccionó en el principio del sexto inning, al explotar ruidosamente al abridor rival Ulfrido García, quien llegó a tirar 95 millas por hora.

Entonces, los Leñadores marcaron cuatro rayas con dos boletos y cinco hits, incluido el doblete de dos carreras de Yunieski Larduet.

El rally pudo ser mayor, pero, con bases llenas y un out, el relevista Yosber Zulueta ponchó al cuarto bate Yosvani Alarcón y dominó a Alexander Ayala para clausurar el inning.

Con el duelo 9-5 se arribó al último tercio del partido.

Los Leñadores volvieron a la carga en el séptimo episodio, al llenar las bases con un out, momento en el cual salió Zulueta del montículo y en su lugar entró el derecho Raidel Martínez, el as del relevo de los Alazanes.

Martínez, en conteo de dos strikes y una bola, dominó a Larduet en rodado por segunda base, que sirvió para jugada de doble-play, con la cual cerró el inning sin carreras y permitió a los campeones conservar la ventaja de cuatro.

De acuerdo con el reporte de PL, después de eso todo transcurrió sin sobresaltos y Granma aseguró la victoria para ponerse al frente en la gran final por 3-2.

Incluso, en el octavo rollo, los granmenses se dieron el lujo de marcar otras dos anotaciones por bambinazo con un hombre en base de Yordan Manduley, a lo profundo del bosque izquierdo, para sellar el marcador 11-5 definitivo.

Sin duda, González se robó el show con su descomunal performance de sencillo, doblete y dos jonrones en cuatro veces al bate, con cinco carreras empujadas y dos anotadas.

Ulfrido García se llevó el crédito de la victoria, al "caminar" cinco entradas y un tercio, con diez hits admitidos y cinco carreras soportadas, además de repartir cuatro ponches y regalar dos boletos.

Martínez salvó el encuentro, con brillante faena de dos entradas y dos tercios en blanco.

Con este resultado, Granma logró su tercer triunfo consecutivo, todos en casa, y quedó a solo uno de alzar el trofeo de campeón por segunda temporada al hilo, ambas con Carlos Martí en funciones de manager y Alfredo Despaigne como superestrella.

Este viernes será día de descanso y traslado hacia los predios de los Leñadores; y el sábado estos equipos dirimirán el sexto partido de la serie, pactada al mejor de siete.

En ese choque, el lanzador de los tuneros será el derecho Yariel Rodríguez, mientras por Granma todavía no hay nadie designado oficialmente para tirar las serpentinas.