Jueves, 23 de Noviembre de 2017
18:48 CET.
Opinión

¿Quién es Gurriel?

Los peloteros Liván Moinelo y Alfredo Despaigne militan en el equipo Fukuoka Softbank Hawks, de la liga japonesa, y según artículo aparecido en el periódico Granma, están a un paso de la gloria. Felicidades, pues, para ambos.

Lo que no tiene explicación es que la prensa nacional no mencione a Yuliesky Gurriel, quien acaba de ganar un anillo de Serie Mundial en las Grandes Ligas norteamericanas.

La prensa oficial pretende ningunear a Gurriel, como si con eso lo pudiera borrar de la mente y el corazón de los aficionados, que lo consideran un héroe deportivo tan cubano como los que juegan en Japón. Los números de Gurriel en su primer año completo en Grandes Ligas son de respeto; en la temporada regular tuvo un rendimiento de .299 como promedio al bate, 18 jonrones y 75 carreras impulsadas. En la postemporada, su promedio de bateo fue de 304, con dos jonrones y ocho empujadas.

Honrar honra, dice el proverbio, y se hacen a sí mismos un magro favor quienes se niegan a honrar el nombre de Yuliesky Gurriel, como antes hicieron con Aroldis Chapman, Orlando "El Duque" Hernández, Kendrys Morales y otros que han lucido y aún lucen sus habilidades en las Mayores.

No es que a esos jóvenes les interese mucho o poco el tratamiento que reciben de la prensa castrista, pero a los cubanos que todavía preferimos la pelota al futbol y que sufrimos cuando el equipo Cuba pierde con países que aprendieron a jugar pelota el otro día, sí nos da tristeza que por caprichos de la politización de todas las esferas de nuestras vidas, incluyendo el deporte, a un cubano laureado en el país donde se inventó el béisbol, se le niegue un espacio, siquiera un mínimo comentario en la prensa nacional.

Las bajas pasiones se enseñorean de la sociedad cubana al punto de que se repudie como un enemigo del sistema a un simple deportista que escogió probarse con los mejores del mundo. Víctimas de este ninguneo oficial han sido boxeadores, atletas, futbolistas y todo aquel que decidió en un momento de su carrera tener una vida más plena, sin tener que volver a la patria "con el escudo o sobre el escudo", aprovechando los pocos años de vida útil como atleta para ahorrar y vivir una vida digna una vez llegado el obligado retiro, y no convertirse en un ser frustrado, tal vez alcoholizado y residente en tugurios hasta que le llegue la muerte, como un desconocido más.

Quienes no permiten que los periodistas deportivos de la Isla cubran los éxitos de los deportistas radicados en el exterior, pasarán por la vida con muchas penas y ninguna gloria; sin embargo, cuando se hable de las series mundiales de las Ligas Mayores, esta del 2017 será recordada por los amantes del béisbol de toda Cuba por lo reñida que estuvo, y por estar representada la Isla en los dos equipos enfrentados, a través de Yasiel Puig, con los Dodgers de Los Ángeles, y Yulieski Gurriel con los Astros de Houston.

Espirituanos e industrialistas se disputarán el haber tenido a Gurriel en sus filas porque es nuestro, de toda Cuba, aunque una casta de funcionarios ruines no lo quiera aceptar.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

El periodista mencionó algunos de los que ganaron anillo de Serie Mundial. La pena es que la prensa cubana por órdenes y capricho del gobierno haga caso omiso de las excelentes actuaciones de peloteros y otros grandes cubanos que dejan en alto el nobre de la patria en el mundo.Se creen dueños de las personas y sus destinos? 

Imagen de Anónimo

Es una pena que periodistas como este ignoren que Yasmani Grandal es también cubano y, como Puig, participó en la Serie Mundial con los Dodgers.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.