Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 09:06 CET
Béisbol

Periodista oficialista critica la exclusión de Michel Enríquez de la Serie Nacional y el manejo de los contratos en el extranjero

El antesalista pinero Michel Enríquez. (ISLAVISIÓN)

La periodista oficialista Yuliet Calaña ha criticado en el sitio en internet de Islavisión, la televisora de Isla de la Juventud, la exclusión del antesalista Michel Enríquez del equipo que jugará en la próxima Serie Nacional.

La "indisciplina" de Enríquez, según publicaron en los últimos días sitios en internet especializados en béisbol y confirma la propia Calaña, ha sido conseguir por su cuenta un contrato en la Liga Mexicana.

"Ni siquiera en 2007 cuando se supo que sería sancionado por haber agredido a un árbitro nos invadió tanta tristeza. En aquel entonces nos preguntábamos: ¿Cómo un hombre de la talla de Michel pudo hacer eso? Ahora nos preguntamos: ¿Cómo a un hombre de la talla de Michel pudieron hacerle esto?", dice Calaña en su texto.

Destaca la fe de los pineros de Enríquez y señala que el pelotero "se la ha ganado a rendimiento, liderazgo, entrega, humildad, sentido de pertenencia y valores humanos dentro y fuera del terreno de pelota".

Critica "la omnipotencia con la cual la Comisión Nacional de Béisbol realiza las contrataciones de los peloteros cubanos en el extranjero".

"Ellos eligen a quién contratan, dónde y por cuánto dinero y los contratados no tienen derecho a réplica, a negociaciones, a un 'quítame esto o ponme esto otro en el contrato', que sería lo más normal en estos casos. Solo tienen dos opciones: o lo toman o lo dejan; y por supuesto que lo toman, pues siempre será más que lo que reciben acá", argumenta.

"Si un jugador deja de ser de interés para la Comisión en estas contrataciones por su edad o por lo que sea, y puede conseguirse con sus propios esfuerzos un contrato mejor que el que le gestiona esta entidad, y continúa con la misma disposición para defender la camiseta de su terruño en la Serie Nacional, queda excluido", añade.

"Si fuéramos así de radicales para combatir las indisciplinas, abusos de poder, inmovilismos, mentes obtusas, oportunismos, desidias, ineficiencias y una larga lista de males que circundan hoy a nuestro pasatiempo nacional, el béisbol cubano fuera más disfrutable, o al menos, no tan sufrible", fustiga.

La periodista pide que, si se va "a hablar de dineros" se hable "de todos los dineros".

"Por ejemplo, de los 20 millones que le ofrecieron alguna vez para que abandonara el equipo Cuba —hasta un programa Tras la Huella hicieron con eso— o del que sale de su bolsillo frecuentemente para apoyar el béisbol pinero en la base, que subsiste, como en casi todo el país, por altruismos como este de Michel y por el sacrificio de padres y entrenadores", señala.

"Lo he visto cuando los niños le dan una pelota para que se la firme entregarles la pluma y pedirle un autógrafo a ellos de vuelta. Cuando Michel empuja la carrera del gane para los Piratas luce un hombre muy feliz, pero he sido testigo de que lo es más cuando un montón de pequeñines agradecidos por los bates, pelotas, trajes, guantes que les trae de sus viajes, se abalanzan sobre él como un avispero", asegura.

Recuerda que Enríquez es "el tercer pelotero de mayor average histórico en el béisbol cubano, recordista de hits para una temporada, recordista de dobles en nuestras Series Nacionales, campeón panamericano, centroamericano, intercontinental, mundial, olímpico, y subcampeón del Clásico de 2006".

Calaña asegura que Enríquez, de 38 años y apodado Super 12, pensaba retirarse después de la temporada que empieza en agosto.

"Este iba a ser mi último año con los Piratas, me iba a retirar después y lo iba a informar en el momento indicado, pero si ellos quieren que sea de esta forma, pues así será", dijo el pelotero, según cita la periodista, quien se declara "cargada de indignación, de desilusión" por "la injusticia y la ingratitud".

La coyuntura en que al parecer se producirá el retiro "me escupe a la cara la evidencia de un mundo dividido en dos: los Michel, que aman y fundan; y los mata Michel, que podrían llamarse también mata sueños, mata hombres, mata pueblos, mata hombres que son pueblos", lamenta Calaña.

La decisión de las autoridades del béisbol ha provocado numerosas críticas.

"La Comisión Nacional de Beisbol se sintió excluida, no pudo tocar ni un dólar de los pocos que seguramente le pagaron al antiguo capitán, y responde con algo que saben hacer muy bien (…) Lo multiplican por cero", escribió Boris Cabrera en Swin Competo.

"Valen más los estatutos polvorientos, el orgullo estúpido y la verborrea estéril. No importa la voz del pueblo, a Higinio Vélez y a Yosvany Aragón no le quita el sueño un barco pinero a la deriva y una isla entera dolida, envuelta en el estupor de sus directivas", agregó.

"Se hace cada día más evidente que los peloteros cubanos necesitan un sindicato, un ente independiente de la directiva que vele realmente por sus intereses", opinó por su parte Reynaldo Cruz en Universo Beisbolero.

"Los jugadores no tienen derecho alguno de discutir las características del campeonato, la cantidad de juegos o los horarios de los mismos, como tampoco lo tienen de exigir mejores condiciones de trabajo o de negociar las pautas de sus contratos. Lo mismo sucede con los fichajes al exterior, que obligan a los peloteros a firmar con el equipo y por la cantidad que la FCB (Federación Cubana de Béisbol) haya pactado a sus espaldas o en su presencia sin un poder de decir 'no' o realizar otras exigencias", apuntó.

"Los federativos velan por los intereses del organismo que dirigen  — luego de velar por los suyos propios —  y ni los equipos ni los jugadores tienen derecho a reclamar nada que haya sido dictaminado por ellos, porque sencillamente no existe un procedimiento legal para hacerlo", enfatizó.

8 comentarios

Imagen de Anónimo

Y esa periodista de dónde salió? Pobre niña no se ha enterado de dónde vive. Y el otro despistao pidiendo un sindicato; aquello hay que demolerlo y hacerlo de nuevo, ya el béisbol ha sido desterrado de la identidad nacional...acaso esos periodistas no se han enterado?

Imagen de Anónimo

Ahora grita Viva Fidel, Michel Enriquez, tú que protestaste porque compatriotas tuyos que juegan en las Grandes Ligas pudieran integrar el Cuba. porque claro si tú has sido fiel y revolucionario, como te van a excluir. Las miserias humanas se pagan caro, serás otra basura que tira la dictadura al cajón del olvido. Es cuestión de tiempo. Espero que después de todo el jaleo que hay, te vuelvan a incluir en tu querida Serie Nacional, ah y no te olvides de pedirle permiso a tus amos antes de salir del país y gestionar un contrato, eso se hace con la Comisión Michel, que no se te olvide.

Imagen de Anónimo

Ese pelotero que ahora es víctima le cayó a batazos a un árbitro, brazo fracturado,y en otro país era expulsión para siempre.

Imagen de Anónimo

Triste realidad la de Cuba. La enfermeras social y política de querer controlarlo todo. La absurda y aberrante ley del embudo donde todo tiene que ser para el estado y nada para el pueblo y los ciudadanos. La corrupción que lo aniquila todo. La barbarie de una oligarquía militar. Un país destruido y sin esperanzas de que llegue La Luz. Un país destruido por 400 000 cubanos afincados en el poder dictatorial y mirando para otros lados. 

Imagen de Anónimo

El régimen es víctima de su propias trampa. No quería "pelota esclava", pero ahora que la quiere es para el régimen que controla con quién y cómo,el pelotero es un cero a la izquierda.  

Imagen de Anónimo

Esa es la mierda creada en cuba,nada funciona,ni los valores del ser humano,fuacata pusch

Imagen de Anónimo

Muy buen artículo periodístico el de esta pinera. Cuba necesita muchos artículos como este lleno de valor y de críticas contra ese estamento militar que lo quiere controlar todo. Absolutamente todo en esa isla de Cuba. 

Imagen de Anónimo

¡¡¡Sindicato!!!,¡¡¡ Mas gente a vivir del sudor y sacrificio de los peloteros!!!,diganme que sindicato ha defendido un trabajador en Cuba,////el bobo alipio*+

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.