Viernes, 19 de Enero de 2018
19:54 CET.
NATACIÓN

Nadadores cubanos se despiden del Mundial en Budapest con una pobre actuación

Una pobre actuación tuvieron los tres nadadores cubanos que participaron en el XVII Campeonato Mundial de Deportes Acuáticos con sede hasta el 30 de julio en Budapest, Hungría, publicó la edición digital del estatal Jit.

El librista Hanser García, que ha bajado de los 49 en sus mejores momentos, cronometró en los 100 metros 49 segundos y 33 centésimas para ubicarse en el escalón número 30. El atleta había estado dos años fuera del deporte y retornó en septiembre de 2016.

En la clasificación logró un noveno puesto en doce series celebradas, a 1,36 segundos del ganador en esa ronda, el australiano Cameron McEvoy (48.12), séptimo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, y quien en la final en Budapest  quedó en cuarto lugar con 47.92.

Los medallistas de oro, plata y bronce en esta prueba fueron los estadounidenses Remel C. Dressel (47.17) y Nathan Adrian (47.87), bronce en Río de Janeiro, y el francés Mehdy Metella (47.89), respectivamente.

El mariposista Lázaro Vergara, el primero en lanzarse a la pileta, terminó en el puesto 38. Quedó por debajo de su mejor marca personal (2:00.04) al parar los relojes en 2:03.19 minutos en los 200 metros, octavo en su heat. El cubano no aparece inscrito en los 100m mariposa.

La presea dorada fue para el sudafricano Chad le Clos (1:53.33), cuarto olímpico; la plata para el húngaro Laszlo Cseh (1:53.72), séptimo en Río, y el bronce correspondió al japonés Daiya Seto (1:54.21), quinto en la cita brasileña.

Por su parte el jovencito Luis Vega marcó 2:08.91 minutos en los 200 metros combinado individual para concluir en la plaza 40 entre los 44 concursantes. Su mejor registro es de 2:07.92.

En esta especialidad escaló lo más alto del podio el estadounidense Chase Kalisz (1:55.56), escoltado por el nipón Kosuke Hagino (1:56.01), subcampeón en Río, y el chino Shun Wang (1:56.28), bronce olímpico.

Con estos resultados, las autoridades deportivas en la Isla reducen las ya limitadas posibilidades a las especialidades acuáticas en la Isla.

A partir del venidero curso escolar, tras el cierre del devastado Centro de Alto Rendimiento Marcelo Salado, los nadadores tendrán que trasladar sus actividades hacia el Complejo de Piscinas Baraguá, en la Villa Panamericana, que está siendo reparado desde abril y cuyas obras los propios obreros dudan de que estén terminadas a tiempo. 

Lo que queda del Marcelo Salado cierra sus puertas

Los deportes acuáticos serán trasladados a la Villa Panamericana, donde el Complejo de Piscinas Baraguá está en reparaciones.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.