Jueves, 13 de Diciembre de 2018
Última actualización: 20:13 CET
Béisbol de Grandes Ligas: La tanda cubana

Un paréntesis coreano

Público en el estadio de Jamsil, en Seúl. (NENO DÍAZ)

El sábado pasado no hubo ningún cubiche en el estadio Jamsil, de Seúl, en el partido entre los Osos de Doosan y las Águilas de Hanwha. De hecho, no hay cubiches en toda la Liga Profesional de Béisbol de Corea, en la que compiten diez equipos. Pero da igual. Porque lo de menos allí es lo que pasa en el terreno.

Claro que hay diferencias entre Asia y América: las dimensiones del campo se miden en metros y no en pies, los lanzamientos en kilómetros por hora y no en millas, los bullpens están junto a los banquillos, al final de la quinta entrada los suplentes salen y calientan en el terreno, etc… Pero lo verdaderamente reseñable, lo de anjá, ocurre en las gradas, donde un pandemonio sin fin se instala desde el primero hasta el noveno inning.

Aquello es el acabose, aquello es el agárrate-de-la-brocha-que-me-llevo-la-escalera. Porque lo que sucede allí no pasa en ningún otro lugar del mundo de las bolas y los strikes.

Pongamos la lupa, encendamos el foco: los cánticos, ininterrumpidos, se oyen desde las afueras del parque, desde las rampas de acceso, donde empieza la fiesta. En las gradas, la afición local copa la banda de primera, teñida el pasado sábado por el blanco de los seguidores del Doosan, mientras enfrente se acomoda la marea naranja de los eufóricos aficionados del Hanwha.

Cada hueste cuenta con sus cheerleaders—que a diferencia de en las Grandes Ligas no detienen nunca sus coreografías—, y su maestro de ceremonias, versiones de aquel PSY cuyo Gangnam Style enloqueció al mundo hace unos años. Cada hueste tiene sus bombos, sus platillos, sus cañones de serpentinas, sus cánticos, sus murumacas, y un frenesí interminable que ya quisieran para su gente los ñángaras de La Habana o el malhumorado Kim Jong-un.

Un sencillo que no llega ni a los jardines despierta en Corea el mismo nivel de decibelios que un jonrón con las bases llenas en las Mayores. Los del Doosan ganaban 17 a 1 en el principio del noveno y la afición del Hanwha cantaba y animaba a los suyos como si el partido anduviera empatado. Anocheció. La gente encendió las linternas de los celulares, y el estadio fue invadido por una plaga de cocuyos danzantes. Deslumbrados, el Neno y sus compadres, A.R y S.P., se demoraron tanto en comerse el pollo frito que los pantalones se les mancharon de grasa. Dio igual. Ganaron los Osos y no perdió nadie. Ni siquiera las Águilas.

Lejos de allí, qué más.

En las Mayores, lo más destacado fueron los cuatro ponches que le recetaron a Yoan Moncada (de 5-1, 4K, .111) los pitchers de los Cachorros de Jon Jay (de 4-4, .304), derrotados a la postre por las Medias Blancas del indícime y de "Pito" Abreu (de 4-2, 2B, RBI, K, .298), 3 por 1.

Valió también la pena el primer jonrón de J. D. Martínez (de 5-1, HR, 3RBI, K, .300) con las Serpientes, que mordieron a los Bravos, 10 por 2; y el jonrón de Grandal (de 4-1, HR, RBI, R, 2K, .272) y el buen partido de Puig (de 3-2, R, .250), que cogió una dificilísima con el bote lleno, en el gane de los Dodgers a los Mellizos, 6 a 4.

Las notas raras, para cerrar, fueron los tres ponches de Nolan Arenado (de 4-0, .311) en la derrota de sus Rockies ante los Cardenales, 8 a 2; la noche en blanco de Eric Hosmer (de 5-0, K, .311) en el triunfo de sus Reales sobre los Tigres de "Candelita" Iglesias (de 5-0, .260) y Álex Ávila (de 5-1, 2RBI, 3K, .280), 5 a 3; y el desajuste al plato de Yonder Alonso (de 3-0, K, .264), que continúa en caída libre con sus Atléticos, derrotados por los Azulejos (minus Kendrys Morales), 4 a 2.

Hubo más, pero no hay espacio ni tiempo.

Recogiendo el bate y las pelotas

En resumen: Las palmas de la jornada para las aficiones de los Osos de Doosan y de las Águilas de Hanwha.

En total: Un tipo llamado Kim Sun Bin es el que más batea en la KBO, con .383 de promedio, uno llamado Choi Jeong el que más jonrones da (34), y un tal Choi Hyoung Woo el que más impulsa, con 85. Park Se Woong es el que mejor lanza (2.80 PCL), y el dominicano Héctor Noesi el que más juegos gana, con 14. Kudos para todos ellos.

Nos vimos ayer, nos veremos mañana.


Liga Nacional

Este: Washington (59-38), Atlanta (47-51), NY Mets (46-51), Miami (45-52), Filadelfia (34-63) Centro: Milwaukee (53-48), Chicago Cubs (51-47), Pittsburgh (50-50), San Luis (48-51), Cincinnati (41-58) Oeste: LA Dodgers (69-31), Arizona (57-42), Colorado (58-43), San Diego (43-56), San Francisco (38-63).

Liga Americana

Este: Boston (55-46), NY Yankees (51-46), Tampa (51-49), Baltimore (48-51), Toronto (45-54) Centro: Cleveland (52-45), Kansas (51-47), Minnesota (49-49), Detroit (45-53), Chicago White Sox (39-57) Oeste: Houston (66-33), LA Angels (50-51), Seattle (49-51), Texas (48-51), Oakland (44-55).

Fiesta en el estadio Jamsil, de Seúl

Los aficionados de los Osos de Doosan celebran durante un partido ante las Águilas de Hanwha en Seúl.

3 comentarios

Imagen de Anónimo

Que felices se ven los coreanos del sur y tan triste y opacos los del norte, en constantes marchas y mitines para adorar- a la cañona- a su estúpido y guerrerista presidente.

Imagen de Anónimo

El Neno es el caballo de Atila. Lo mismo nos habla de la MLB que de la liga coreana, y como quiera, nos alegra el día.

Imagen de Anónimo

El Neno de turista cará. Disfruta mi brother, bebe que la vida es breve

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.